La tecnología ‘invade’ el deporte del fútbol

La International Association Football Board (IAFB) anunció en su última reunión ‘el mayor cambio de sus reglas de juego’ para la próxima temporada. Desde su primera versión, en 1863, las Reglas de Juego han sufrido periódicas modificaciones y siempre han sido muy moderadas, en línea con el fuerte arraigo por la tradición que siempre ha tenido el fútbol.

La IFAB ha aprobado 96 cambios en total, que atienden demandas del propio juego y aquellos que lo practican. La gran mayoría responden a la simplificación del propio texto de las reglas y de su estructura, si bien, el más destacable es el que abre la puerta al uso del vídeo por el equipo arbitral para tomar decisiones sobre acciones durante el desarrollo del juego.

El fútbol ha sido, aún lo es, un deporte muy cerrado al uso de la tecnología, especialmente en que se refiere a la labor del árbitro durante el partido: hasta el año 2000 no se empezaron a usar sistemas de intercomunicación durante el partido (en la final del mundial de Alemania, en 2006, el árbitro expulsó a Zidane por una acción que no pudo ver y le comunicó el cuarto árbitro); en 2012 aparecieron los primeros sistemas homologados por la Fédération Internationale de Football Association (FIFA) para determinar si un balón traspasó o no la línea de gol (polémicas que se arrastran desde la final del mundial de 1966). Otros ejemplos son los dispositivos para obtener datos sobre el rendimiento de los deportistas y su posterior análisis, o nuevos materiales aplicados en los equipamientos e instalaciones.

A pesar de ello y a diferencia con otros deportes, el uso del vídeo para poder analizar situaciones de juego y tomar decisiones se ha resistido. Hasta ahora. No obstante, la IFAB y la FIFA mantienen importantes cautelas, y es que solamente se estudiará usar el análisis de vídeo en cuatro casos: determinar si el traspasó la línea de gol, si el árbitro confundió la identidad de un jugador, en expulsiones y en penales. Y por ahora solo modo prueba.

Uno de los grandes argumentos (oficiales) en contra del uso del vídeo ha sido que el desarrollo del juego, su continuidad, no se viera penalizada. El otro gran argumento (populista en este caso) ha sido la capacidad de que los organizadores de las diferentes competiciones pudieran condicionar las actuaciones arbitrales y con ello los resultados de los partidos y de los torneos.

Sin entrar a valorar las diferentes argumentaciones, sí que es necesario resaltar un aspecto importante y que condiciona el uso del vídeo, y es la subjetividad de las Reglas de Juego en algunos aspectos. El uso de las manos, o la sanción disciplinaria (amonestaciones y expulsiones) en función de la fuerza con la que un jugador cometa determinadas infracciones, son ejemplos que el nuevo texto de las reglas conserva. Muchos debates se generan en torno a estas situaciones, potenciados además porque son acciones habituales y numerosas durante un partido.

Un ejemplo de ello: dictan las reglas que un jugador deberá ser sancionado por tocar el balón con la mano o el brazo (salvo el portero dentro de su área de penal) si lo hace de forma voluntaria. Pero, ¿qué es una acción voluntaria? ¿Cómo se puede diferenciar a ciencia cierta la acción voluntaria de la involuntaria? ¿Cómo saber si el jugador pudo o no controlar su comportamiento? Los matices son muchas veces tan sutiles que es muy difícil de saberlo.

Hasta ahora, las herramientas de que dispone el árbitro son su experiencia, el entrenamiento, el nivel de preparación y concentración y la claridad de ideas. Con todo ello le es más fácil aproximarse a la decisión correcta, teniendo en cuenta que está llamado a evaluar comportamientos basados en procesos mentales condicionados por contextos altamente competitivos, en los que se reconoce y se prima ‘el ganar’, casi cómo sea, sobre todo lo demás.

Está por ver en qué medida ayudará al árbitro el uso del vídeo en la toma decisiones, cómo se altera el desarrollo de un partido y en qué medida el balance resulta positivo para el espectáculo y es aceptado. El árbitro tendrá más información para tomar decisiones, el nivel de acierto aumentará, pero, al menos de momento, siempre habrá hueco para la interpretación y, en consecuencia, para la disparidad de criterios. Aún ajustándose siempre al texto y a la filosofía de las reglas del juego*.

uso de la tecnologia en el futbol

Así pues, la adaptación del fútbol al entorno actual y su apertura al uso del vídeo es un paso importante, pero habrá que mantener las debidas cautelas y ver si cumplirá con las expectativas de jugadores, técnicos y aficionados. Probablemente no lo haga, al menos a corto plazo, pues las modificaciones son previsoras y se reservan el uso del vídeo para casos objetivos, o fácilmente objetivables. Pase lo que pase, a favor o en contra, seguirán existiendo los intensos e interminables debates en torno a si debió de ser expulsión o no, o si la mano fue voluntaria y el árbitro debió de pitar un tiro penal o no.

*son esenciales para entender la filosofía de las Reglas de Juego y el objetivo de su actualización permanente: hacer del fútbol un deporte universal, capaz de ser practicado por cualquiera independientemente de su edad, sexo, categoría, procedencia, ya sea a nivel profesional o amateur, en competición internacional o en el patio de un colegio; y proteger la esencia del juego, la componente más emocional, la que mueve a las masas, y que no es otra que el ‘gol’.

Te propongo un reto: visualiza estas jugadas y decide si fueron acciones voluntarias o no, esto es, falta o no falta.

Ejemplo 1:

Ejemplo 2:

Ejemplo 3:

Ejemplo 4:

Es muy posible que contestar a estas preguntas te ayude:

  • ¿Se dirige la mano o el brazo claramente al balón o es el balón el que va hacia la mano o brazo?
  • ¿Provoca el jugador que el balón contacte con su brazo?
  • ¿Trata el jugador de impedir que el balón pase ocupando espacios con sus brazos o moviéndolos de forma antinatural?
  • ¿Tiene el jugador posibilidad de quitar el brazo o la mano para que el balón no lo golpee?
  • ¿Y de mantener o poner el brazo para que el balón contacte con éste?
  • ¿Es la acción tan rápida que es muy difícil que el jugador pueda reaccionar conscientemente?

Nota: para decidir si tocar el balón con la mano o el brazo es falta, solamente hay que valorar la voluntariedad de la acción y no las consecuencias que pudiese tener, como por ejemplo si se evita que un jugador se haga con el balón, o incluso si el balón entraba o no en la portería.

  1. #7
    David

    Si se invirtiera en cámaras de TV especificas para este fin el 10% de lo que genera el fútbol. Se podría ver con seguridad total en menos de 0,5 seg. cualquiera de los 4 ejemplos en la pantalla gigante, en 3D y desde 15 ángulos. Para eso el arbitro tendría una tarjeta negra que sacaría en las dudas importantes (fueras de juego, teatro al tirarse (lo cual debiera ser roja directa y expulsión de 4 partidos), penaltis, etc... ¡Pero hombre!, eso también conllevaría el fin de los amaños, el privilegio de los clubs ricos, las tertulias y los cabreos de semanas por los arbitrajes, sería demasiado DEPORTE con mayusculas, sería poco humano. Sigamos así, sigamos dejandonos engañar con pan y circo. Ja,ja,ja, gracias a esto no os dais cuenta de los miles de millones de euros que perdemos gracias al sistema corrupto de los políticos. ¡Viva el furbor!.

  2. #6
    Manuel Diaz

    Que la tecnología vídeo llegue al fútbol favorece a los árbitros. Quita falsas conspiraciones de periodistas y periódicos que insinúan cosas tan graves como villa ratos (sin pruebas)

  3. #5
    Marta

    Yo sí que estoy a favor de que la tecnología entre hasta el fondo de este deporte. Se evitarían muchas situaciones y discusiones ligadas a la compra-venta de partidos y/o posibles amaños. Sería más deporte y menos teatro como lo es en la actualidad y sobre todo primaría el buen fútbol y no las "pillerías"

  4. #4
    Miguel Alvarez

    ¿Sirve el vídeo para decidir esta clase de jugadas?, ¿puede un vídeo delimitar la voluntariedad de una acción?, ¿estamos dispuestos a que los partidos duren dos o tres horas como en la NBA?...no se yo si el vídeo es una buena solución para el aficionado...de hecho como jugador amateur y como aficionado, soy partidario de llevar el vídeo al fútbol con mucha cautela. ¡Muchísimas gracias por este genial articulo, Rafa!

  5. #3
    D. Fernández

    El fútbol es el deporte más universal que existe, y lo es porque es simple, sin pausas y muy fácil de entender. Si la tecnología es capaz de optimizarlo SIN complicarlo, será bienvenida. En el tema del vídeo yo no daría a la tecnología más poder que al árbitro como si pasa en el tenis, aunque si estaría a favor de utilizar una reclamación por equipo para que el árbitro pudiera usarlo como apoyo.

  6. #2
    Manolo Diez

    La tecnología en el arbitraje sólo tiene sentido si cumple uno de estos dos requisitos: 1. Ayuda a mejorar la interpretación del árbitro (el caso del vídeo) o 2. discierne cualquier clase de duda en una jugada conflictiva (chip en el balón para los goles fantasma). Sin embargo si el uso de la tecnología ralentiza el juego o como bien comenta Rafa, hace perder la emoción, soy partidario de no implantarla

  7. #1
    Luis Gómez

    Viendo el reto, la verdad es que ni con vídeo hay manera de determinar si es mano o no en los ejemplos 1 y 4. Aunque para mí sólo es mano clara en el ejemplo 2. No tengo nada claro que la tecnología sea tan buena para este deporte, creo que a más número de jugadores, menos aporta la tecnología al arbitraje; por eso en Tenis, Baloncesto o en las carreras si se ve más la utilidad de la tecnología vídeo, pero es mi opinión. ¡Gran artículo!

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top