El ghosting o cómo bajar a por tabaco 2.0

el fenómeno del ghosting

Conoces a otra persona a través de Tinder, Grindr, Facebook o cualquier otra aplicación. Tenéis varias citas, algún café, un paseo, alguna cena o copa, y quizás algún encuentro pasional. Pasan los días y todo parece perfecto, has encontrado a una persona ideal. Sin embargo, un día y sin previo aviso, esta persona no responde a tus mensajes, ni emails, ni llamadas. Ni siquiera a un último y desesperado sms. Te quedas sin saber qué hacer y con cierta sensación de cachorrito abandonado. Enhorabuena, acabas de ser “ghostead@”.

Lo que antes era algo raro y para lo que usábamos expresiones como “bajar a por tabaco”, “tomar las de Villadiego” o “despedirse a la francesa”, ahora es una práctica en auge. Tanto es así que el término “ghosting” ha sido incluído recientemente en el diccionario Collins y en varios diccionarios urbanos. El “ghosting” hace referencia a terminar una relación de repente, desaparecer y sobre todo dejar de contestar a través de ningún medio habitual: llamadas, mensajes, redes sociales, etc.

¿A qué se debe su auge?

El ghosting es mucho más probable al inicio de una relación, básicamente cuando estás conociendo a otra persona de la que tienes poca información y con la que no tienes ningún tipo de vinculación. Como es previsible, el auge del ghosting va en paralelo al uso masivo de las redes sociales.

Cuando todo lo que sabemos de la otra persona es un nombre de usuario, un perfil o un número de teléfono, es mucho más fácil desaparecer. Si la otra persona puede llamar a nuestro trabajo para comprobar que no nos ha atropellado un camión mientras hacíamos running o llamar al amigo común que nos presentó para ver qué ha pasado, el ghosting no es una opción inteligente.

Por otra parte, es de justicia reconocer que el aumento del uso del ghosting también se debe a que es tremendamente práctico. Con sólo omitir un par de pulsaciones en una pantalla táctil, nos ahorramos ese café tan engorroso en el que se repetirán las consabidas y manoseadas frases de “no eres tú, soy yo”, “ahora no estoy preparad@ para llevar una relación” o “me pareces una persona genial, pero no quiero hacerte daño –sic-”

Pero, ¿ En qué diablos piensa la persona que hace ghosting?

Tendemos a argumentar que la persona que practica el ghosting debería tener problemas de empatía, pobres habilidades de comunicación y altas dosis de irresponsabilidad y egoísmo, aderezadas con una falta de ética y moralidad terribles. Incluso podríamos pensar que esta conducta es propia de perfiles antisociales. Pero hasta la fecha no hay ningún estudio que lo demuestre.

Lo que sí es cierto, es que quien pratica el ghosting debe pensar que sin cadáver no hay delito y que es mucho más fácil desaparecer que dar ninguna explicación absurda y/o incómoda de por qué no quieres seguir viendo a alguien a quien apenas conoces. Por otra parte, sin cadáver el duelo también es más largo y doloroso, pero quizás esto tampoco importe. La inmediatez inherente a la sociedad actual y al uso de la tecnología unida a la inmensa oferta disponible en las redes sociales, hace que la sustitución pueda ser tremedamente rápida. Las personas pasan a ser cosificadas y pueden ser bienes de consumo. Y ya sabemos qué ocurre con los bienes de consumo una vez que han cumplido su función.

Y ¿cómo te sientes cuando descubres que has sido víctima del ghosting?

Pues la primera sensación suele ser de incredulidad y se amplían los márgenes tolerables para recibir la respuesta. Posteriormente se puede pensar que a la persona le ha sido imposible responder o incluso preocuparse porque haya podido tener algún problema.

Cuando por fin se asume la situación, la sensación puede ser de perplejidad e incomprensión. ¿Pero realmente esto está ocurriendo? ¿Pero porqué está actuando así? Y finalmente aparecerá la rabia, la tristeza y sobre todo un tremendo golpe a tu autoestima.

Quizás para quien ha sufrido el ghosting, lo más doloroso sea aceptar que para la otra persona tiene tan poco valor que ni siquiera ha merecido un explicación.

Pero a veces hay que tener cuidado con lo que se desea, ya que en un atisbo de compasión, nuestro amado/a partenaire podría contratar por un módico precio a un operador/a que rompiera la relación en su lugar y nos llamara para decirnos que nuestra relación ha terminado y que si queremos podemos preguntarle por las razones que la otra persona ha señalado. En The Breakup Shop ofrecen llamadas explicativas, mails, envío de flores con tarjeta, e incluso el envío de libros o chocolates para encajar mejor el golpe. Están tan sensibilizado con su trabajo que uno de sus lemas es: “¿Qué es peor que ser abandonado con una llamada telefónica? Un mensaje de texto. Demuéstrale que de verdad no te importa”

Y tú, ¿Qué opinas del ghosting? Porque a bien seguro nunca lo has practicado ni lo practicarás, ¿verdad?

  1. #11
    Paco Cano

    Hoy tenía pensado hacer ghosting y no iba a opinar, pero después de lo leído no me ha parecido buena idea. ¡GENIAL ARTÍCULO!

  2. #10
    Sergio

    Me encanta este artículo, podría estar horas contando anécdotas :-) Estoy de acuerdo en que hay niveles, pero, cómo se llama a la persona que lo practica en el 100% de las ocasiones? Os digo que existen, y que lo único que buscan es una relación basada en el ciberespacio, sin pasar al mundo real. Hay nombre para eso? Si no hay se lo pongo yo: acomplejado!

  3. #9
    Juan

    No es por defender a quien practica el ghosting, pero conocer a alguien sentado en el sofá de tu casa en un entorno cómodo y agradable puede que lleve a acomodar la relación a esos términos y que en cuanto ya no se quiera más o haya aparecido algo nuevo ( y ni siquiera tiene por que ser mejor) se cambie a lo siguiente sin siquiera mencionarselo al posible afectado. Quizá sea uno de los precios a pagar por no tener un cara a cara durante el primer contacto a la hora de conocer a una persona. Esto puede generar una sensación en el rechazador de no necesitar comunicar sus intenciones debido a lo impersonal de la relación existente.

  4. #8
    makertan

    No es sólo ghostear, es también el pre-ghosteo y el miedo al ghosteo. Un ejemplo de pre-ghosteo sería tener una cita en Tinder, pasar y ver a la persona con la que quedaste desde la distancia y enviar un "estoy malo y no puedo quedar, lo siento", un ejemplo de miedo al ghosteo sería no ser tu mismo ni decir las cosas como las piensas por miedo a que se acabe el único nexo de unión con la otra persona, sea éste el facebook, o el propio whatsapp

  5. #7
    Ghosteador

    Lamento lo que te ha pasado @Gosteada, hay mucha persona que ghostea pero no tiene clase para hacerlo de la forma adecuada. Yo en mi caso siempre dejo claro tras la primera cita que no quiero compromiso y no dejo pie a que lo haya. Realmente el que mal ghostea es realmente un/a cobarde. Saludos

  6. #6
    Gosteada

    No se si reir o llorar. No se si investigar o dejarlo pasar, solo se que al hoy leer esto porque ha caído en mis manos por casualidad, y digo casualidad por decir algo, porque creo que todo pasa por algo... total!! que me acabo de dar cuenta que he sido víctima de esto que llaman gosting y que jamás había escuchado decir. Pero mientras escribo y una mezcla de rabia y dolor recorren mi cuerpo, vuelvo a leer este artículo y no puedo dejar de esbozar una sonrisa.... Gracias R.S. por pasarme este artículo.

  7. #5
    Julián López

    Una muestra más de hasta qué punto en esta maldita economía de la atención estamos necesitados de amor y estamos aterrados ante la posibilidad de perder cualquier contacto humano.

  8. #4
    Jaime

    Es genial! Gracias por este artículo! Sinceramente creo que en este caso, la tecnología sólo ayuda a salir al cobarde que todos llevamos dentro.

  9. #3
    Chaba

    Genial artículo! Para mi el ghosting es consecuencia de un exceso de opciones... hay tanto donde elegir y tan a la mano que siempre te queda la duda si has elegido lo mejor... y con las mismas vuelves a echar un vistazo para ver que te estás perdiendo. ;) Juro que nunca lo he practicado ni lo practicare, soy una old fashion woman: me gusta el cortejo, el esfuerzo y la conquista! :) Beso a tod@s!

  10. #2
    Anónimo

    La verdad es que el articulo esta muy bien escrito... Por otro lado, esto del ghosting no es una practica que haya aparecido con las nuevas tecnologías, esto ocurre mucho antes de que apareciesen los ordenadores. Conocer a alguien en un garito/bar/club/disco, entablar una relación de un día o varios días y desaparecer sin dejar rastro. Antes era mas dificil que te localizasen, ya que no había email, móviles, redes sociales, etc, asi que las posibilidades de desaparecer eran mayores.... ;-)

  11. #1
    Victoria

    Jajajaja; es buenísimo!!! Ya espero la segunda parte tipo: Remedios caseros para superar el ghosting.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top