¿Qué valora la generación Z de las redes sociales?

Ya hace tiempo que se aceptó la consolidación de la estrecha relación entre los jóvenes y las redes sociales. Ésta tuvo su inicio con un boom de excesivo uso y publicación de todo detalle expreso de las actividades diarias de uno.

Aún así, hoy en día es puesta en cuestión esta lealtad hacia redes tales como Facebook, ya que su decadencia puede estar en marcha. Los millennials pierden el interés o la confianza en la publicación de cierta información, que puede ser usada en su contra. Ello supondría una común concienciación sobre cómo puede repercutir negativamente esta apertura de la vida privada en internet, por ejemplo, en su futuro profesional. El modo más sencillo hoy en día de saber de los hábitos de uno, es ojear sus redes sociales. Por otro lado, se puede haber reaprendido el interés en mantener cierta intimidad, ya que se han puesto en evidencia las latentes desventajas de una vida cuestionada y analizada por la masa.

El efecto boomerang de las redes sociales en la generación Z

Por estos motivos entre otros, existe cierta búsqueda de autenticidad, podríamos decir, por parte de dicha generación Z, en el reflejo viral de su persona. Aunque, por supuesto, debemos tener en cuenta la otra cara de la moneda: justamente el anterior (y aún presente, en cierto porcentaje) descuido de la privacidad, ha llevado a compartir información personal que nunca podrá ser borrada de nuestro perfil, o de nuestro historial.

Hoy en día se especula sobre la trayectoria de nuestro día a día y, por tanto, se desvelan dos unidades en una misma persona o, similarmente, lo que llamamos las dos facetas en un mismo cuerpo: la real y la viral. En la misma comunicación y diálogo entre ellas es donde podemos ver el problema de la identificación. Se crean, entonces, perfiles falsos, y personalidades imaginarias, hecho que resultaba incluso atractivo para las nuevas generaciones, a causa de su atributo de novedad.

Pero, finalmente, lo que está sucediendo en el entorno de la generación Z, es el efecto boomerang: la privacidad pasa de ser algo entregado, descompuesto, a algo querido y apreciado, e incluso buscado.

  1. #6
    Elisa Escobedo

    Encuentro fascinante que se vuelva a valorar la privacidad, cuando pensábamos que ya sería cosa del pasado con la evolución generacional. Felicidades Valeria!

  2. #5
    Daniel Vallejo

    Yo no lo veo así. Para mí el futuro sobresale de ese efecto boomerang. No hay barreras y no existe la privacidad. La humanidad debe aprender y concienciarse de que eso de la privacidad es un mito. ¡Pero si hasta estos jóvenes que se preocupan por ella usan whatsapp para escribir lo que sea sin saber que whatsapp es de facebook y que facebook usa esos datos!

  3. #4
    Valeria

    Esperemos que así sea, y que realmente el cuidado de la privacidad de todos se consolide. ¡Muchas gracias!

  4. #3
    Miguel Alvarez

    Creo que los de la generación Z valoran su privacidad mucho más de lo que generaciones precedentes dicen hacer con la suya propia. ¡Muy buen post Valeria!

  5. #2
    Marian

    Totalmente de acuerdo.

  6. #1
    Jose Antonio

    Antes con cada invento éramos cautos. Las generaciones jóvenes prueban cada novedad y sólo tras un largo uso empiezan a limitar esos usos. Lo del nativo digital y su "preparación innata" para las nuevas tecnologías es chorrada. La realidad es que por mucha tecnología nueva, el cerebro humano no cambia. Y e ahí que entre jóvenes se genere ese efecto boomerang, que es el que nosotros teníamos tras una mala noche deseando la privacidad. Por desgracia para el ser humano, la huella digital elimina para siempre mucha de nuestra privacidad...

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top