Cuando el acoso escolar continua en las redes sociales

Ahora que ha empezado el curso para todos, peques y menos peques, se llenan los telediarios de noticias hablando del acoso escolar. Cuando era pequeña, llegaba a casa y le comentaba a mi madre, al borde de la lágrima y totalmente hundida, que, porque la niña guay del colegio había dicho que no me hablara nadie, nadie me hablaba. Mi madre se sonreía y me decía: “Cariño, eso no son problemas” y seguía con sus cosas. Aunque ahora que soy madre entiendo que mi madre tenía otros “problemas” más graves que solucionar – somos 3 hermanos y mi padre trabajaba hasta bien entrada la noche -, en aquel momento me decía a mí misma que, cuando tuviera un hijo, no iba a olvidar cómo me había sentido yo en esas situaciones.

A mis 38 años y con un adolescente de 16 a mi verita, puedo decir que he cumplido mi promesa. Cuando mi heredero llega a casa contrariado, nervioso y sin ganas de volver a clase porque le ha tocado ser el blanco de las burlas esa semana, me siento con él y le escucho hasta que se queda tranquilo. Raro es el día en que no venga con algo suyo o que le hayan hecho a algún compañero. Tremendo: ley de vida, pero no por ello menos doloroso.

¿Por qué cuento esto? Porque con las nuevas tecnologías en general y las redes sociales en particular, el acoso ha dejado de ser algo de niños para llegar a puntos sin retorno. Niños que han crecido, y bajo el salvoconducto que da un avatar falso, han vuelto a sentar cátedra, sin ningún tipo de misericordia ni sentimientos, sobre quién puede o no decir algo y quién, diga lo que diga, sufrirá la ira y la frustración de este tipo de personas en forma de insultos, vejaciones y humillaciones. Siempre en grupo, eso sí, no vaya a ser que en un cara a cara te pongan la misma coloradita.

Puedo entender – que no compartir – que un niño que aún no ha formado su personalidad sea cruel con el resto de sus compañeros, debido a que su nombre rima con algo gracioso, porque lleva gafas, ortodoncia, está un poquito pasado de peso… lo que todos hemos sufrido en algún momento. Pero se me escapa totalmente la razón que lleva a personas hechas y derechas, con puestos incluso de responsabilidad, a destrozar a una persona vía red social por el simple hecho de que le caigas mal o, simplemente, porque tienes una opinión distinta. ¿Cómo te atreves a opinar distinto a ellos? ¡Qué democracia ni qué democracia!

Así como en ‘House’ todos los pacientes mienten, en las redes sociales se trata más de aparentar que de mostrar

Lo mejor en estos casos es, valga la redundancia, no hacer caso – dos no riñen si uno no quiere – y el botón del BLOCK, algo tan fantástico como necesario cuando tu interlocutor ni quiere ni sabe entrar en razones. Haz que tu paso por las redes sociales sea bloquear y cantar ;)

Ven por mí Mork, yo soy Atreyu

En realidad, sé que detrás de todo este comportamiento violento y desproporcionado hay grandes inseguridades, dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. Pocos de estos acosadores superarían aquellas pruebas que Atreyu tuvo que sufrir para llegar al Oráculo de la verdad, enfrentándose a sí mismo y a sus miedos sin tener que echarle la culpa a alguien. Cierto que Atreyu “sólo” se enfrentaba a la Nada en forma de lobo hiperhormonado que medía 3 veces él y nosotros, en cambio, tenemos que lidiar con ni se sabe quién detrás de una pantalla, sin la ayuda del Comepiedras o la maravillosa Emperatriz Infantil.

Hay vacío existencial en la vida de estas personas, que la llenan como el Joker de Batman, buscando cada mañana una víctima con la que descargar su ira por el simple placer de ver el mundo arder. ¡Pobres diablos…! Cuidado, no todo es como parece ser: así como en ‘House’ todos los pacientes mienten, en las redes sociales se trata más de aparentar que de mostrar y esto se convierte en un arma de doble filo porque, querido acosador y acosadora digital, lo que tú no sabes es que a tu ya pasadísima mayoría de edad este comportamiento genera burlas y todo tipo de comentarios hacia tu persona por vía interna, mientras a tu cara te dan FAV o RT y te dicen lo mucho que molas…Todo un espejismo.

Bienvenidos a la ambigüedad de las redes sociales, donde nunca sabrás si te siguen porque les gustas o para hacer pantallazos y reírse a tus espaldas. ¿Eres acosado o acosador? ¿Estás seguro?

You know nothing, Jon Snow.

  1. #6
    Paco Cano

    El tema de hoy nos invita a los padres a ser más conscientes de esta realidad, a vivir pendientes de las señales que puedan mostrar este problema en nuestros hijos y a educarlos. Ningún niño ni adolescente debe pasar por esto.

  2. #5
    Miguel Alvarez

    El acoso escolar. He visto a otros sufrirlo, y si, los niños son crueles y mucha de la culpa la tiene la propia sociedad que discrimina desde pequeños al que tiene zapatillas de marca del que no las tiene, al que muestra como referencia al cánon de belleza y desprecia implícitamente al que no es "tan bello como los estándares marcan". Y tanta culpa puede tener un padre que no escucha a su hijo, como otros padres, amigos etc. que escuchamos a chavales profesar palabras como "gordo", "pringado", soltando carcajadas o en el fútbol en lugar de fomentar y explicar desde la infancia lo que implica el Bullying y acosos similares. Decía Dostoevsky que "el grado de civilización de una sociedad se mide por sus cárceles", yo creo que hay que empezar a medir el grado de civilización por lo que pasa en los patios de colegio. ¡Gran reflexión Elisa!

  3. #4
    Eli

    Vaya historia la tuya D30 y muchísimas gracias por compartirla con nosotros, es muy muy dura pero, por desgracia, real como la vida misma. Intento hacer lo que me dices, apoyando a mi hijo porque para ser honesta, en los centros cuando vas a quejarte no te hacen mucho caso hasta que es demasiado tarde. No tengo la solución a los maltratos y acosos pero sé que un número de teléfono no es suficiente, se trata de educación cíviva y valores que brilla por su ausencia hoy en día. Un beso

  4. #3
    D30

    Sufrí acoso escolar en dos cursos durante mi paso por el instituto,la primera vez en 1ª de BUP y la segunda cuando repetía 2ª. El año que entré al instituto fue una experiencia tremenda para mí porque había pasado ocho años con los mismo compañeros de clase.Salvo dos personas,el resto eran desconocidos y no sabía cómo tratar con ellos. Imagina una clase con cuarenta y dos adolescentes en el año 1993. ¡Y ahora se quejan los profesores con 25-30 alumnos! Todo empezó a las dos semanas,cuando hice referencia,de una manera muy inocente, a mis buenas notas de octavo curso en una clase de dibujo técnico.Al cabecilla de unos cuantos chicos le sentó mal y movilizó a sus esbirros para hacerme la vida imposible. El porqué es algo que se me escapa a día de hoy,con treinta y siete años. Insultos en la clase y el recreo,puñetazos y patadas al salir del aula (esperaban en el pasillo en cuanto tocaba el timbre y no tenía escapatoria) ; incluso me persiguieron dos días la mitad de mi camino a casa para tirarme piedras (pasó de castaño oscuro cuando un compañero me ofreció refugio en su portal para que me dejaran en paz.Su madre tuvo que llamar a la mía a casa para venir a buscarme),etc. Mis padres recurrieron a mis primos mayores y a varios jugadores del equipo de fútbol del barrio,todos ellos del mismo instituto.Con esos guardaespaldas,con tres y cuatro años más que nosotros,no se atrevieron a tocarme un pelo. El martirio tocó a su fin cuando se quedó el abusón sin el apoyo de su tropa y le di un ultimatum, "me das una paliza tú solo o me dejas en paz". Me dejó en paz. ¡Menos mal! ¿Intervino algún profesor del centro? No,ninguno,eran "cosas de los chavales". Dos años después,repetí 2º y me tocó en la clase con más alumnos problemáticos.Era habitual la presencia de dos o tres en cada clase,pero se pusieron de acuerdo,ya que se conocían de los años anteriores,para coincidir veinte en la misma aula (con las mismas asignaturas optativas). ¡Fuimos 46 almas ese curso! Yo quería estudiar para pasar de curso,pero ellos,muchos a punto de cumplir la mayoría de edad ese mismo año,iban a pasar el rato. Hubo peleas entre alumnos dentro del aula,insultos y amenazas a los profesores,incidentes en las actividades extra-escolares y un largo etcétera. Se acumularon las quejas y nadie hizo nada,así se crecieron todavía más. Mi actitud,tan diferente a la suya,me puso en el punto de mira.Además,no quise ser el delegado de la clase. ¿Hubo insultos y un intento de paliza? Sí,pero un día en Educación Física se pasaron de la raya. Uno de ellos me empujó cuando estaba cogiendo impulso para una voltereta y salí despedido de la colchoneta. Tuve una fractura de clavícula y estuve dos meses convaleciente (no me tuvieron que operar para reducir la fractura,pero llevé un "arnés",de quita y pon, para inmovilizar los hombros y así no fue a más). Imperó la "ley del silencio" y amenazaron al resto de mis compañeros para que nadie dijera quién fue a los profesores. ¿Cómo iba a denunciarles en solitario? Mi madre puso una queja,sin señalar a un culpable, y el centro,por fin,tomó medidas. ¡Un milagro! De cuarenta y seis alumnos pasamos a 3º...diez. Todos con dos asignaturas,Matemáticas y Física y Química. ¿ Por qué esa "casualidad"? Los gamberros se cebaron con los profesores más débiles,casualmente de esas dos materias, y cuando ocurrió "mi accidente" quedaban apenas tres meses para terminar el curso. Era imposible recuperar el tiempo perdido en un trimestre. Mi consejo es el siguiente : No dejes que nadie le haga la vida imposible a tu hijo.Escúchale e intenta darle soluciones. Si hace falta ve a su instituto y habla con su tutor o con quien haga falta. ¡Córtalo de raíz! También enséñale a usar las redes sociales y el móvil de una manera responsable. ;)

  5. #2
    LuisR

    Sin lugar a dudas, las redes sociales deberían ayudar a su control y denuncia y no publicación de estos vídeos y amenazas y ... Dios! Que pena!!

  6. #1
    Irene

    Toda la razón Elisa, esta clase de comportamientos denotan inseguridad y si se mantienen en la etapa adulta; es porque la inseguridad se mantiene. Las rrss están precisamente fomentando inseguridades.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top