Elección de una carrera: ¿Vocación o salida profesional?

La pasada semana contamos con un fantástico artículo de Miguel Angel Pérez Ruiz, profesor de Publicidad en la Universidad Complutense de Madrid, que nos abrió los ojos a los grandes cambios que se están produciendo en Universidades y ámbito de la formación y educación. O mejor dicho,  los grandes retos que se están presentando  a Universidades y profesorado: Adaptación y evolución.

En esta ocasión, contamos con la opinión de una estudiante; Valeria Sivera, que nos muestra cuales son las alternativas, miedos, ilusiones y  caminos que hoy ve un joven a la hora de elegir su carrera profesional. Es posible que muchos de nosotros nos veamos reflejados en sus inquietudes o quizás, tiempos pasados fueron mejores… ¿Creéis que tiempo atrás era todo más sencillo que ahora?

Os dejamos con Valeria, ¡disfrutad!

La elección de una carrera profesional

El grado universitario representa una de las decisiones más importantes de nuestras vidas. En ello depositamos nuestras esperanzas de futuro, nuestros objetivos, así como ilusiones y aspiraciones. Por este motivo, cuando el momento llega, es necesario estar seguros. Pero, aún así, detrás de nuestra convicción, puede haber una necesidad de estabilidad, muy probablemente económica, o, por el contrario, un ansia de disfrute total con aquello que hemos elegido, aquello que realmente nos gusta hacer.

Pero, ¿cuál es la verdadera motivación de los jóvenes? ¿Nos dejamos guiar por aquello que nos enamora, o influye la situación laboral de hoy en día?

La información que nos viene de fuera, visto desde alguien que está también en esta etapa de su vida, puede afectar a nuestro modo de pensar. Generaciones anteriores se dejaban llevar por sus ilusiones y deseos, como actualmente. Pero, si de manera alternativa, por tradición familiar o imposición de tus padres, decidías estudiar guiado por tu futuro profesional, tenías la seguridad completa de que ese esfuerzo derivaría en un trabajo sólido y estable. A día de hoy, la gente joven dudamos mucho porque estamos en constante cambio, en una incerteza inmutable. No sabemos lo que nos deparará el futuro en absoluto, pero, aún menos, si tendremos trabajo relacionado con lo que hemos estudiado, o de cualquier otro ámbito. Por tanto, de un modo u otro, la situación laboral sí influye, y mucho. Pero la decisión puede ser tomada en base a dos terrenos diferentes: centrarnos única y exclusivamente en nuestra carrera, o dejarnos llevar por las estadísticas que nos dicen cuál de ellas nos prometerá un futuro profesional mínimamente remunerado.

Entrando en un terreno personal, y siendo partícipe del momento que vivimos -a punto de entrar en la universidad- lo tengo muy claro: aquello que me enamora, aquello que disfruto haciendo, es el camino a seguir. Éste es el momento para aprovechar, e invertir tiempo y esfuerzo en algo que nos apasione. Podría sonar utópico, pero lo cierto es que, desde mi punto de vista, no hay lugar para ninguna otra opción.

Tres cuartas partes de nuestra existencia las vamos a dedicar al trabajo, ya sea relacionado con nuestros estudios o no. Es más, en la mayoría de casos no va a ser así. ¿Por qué, entonces, consagrar cuatro o cinco años de estudio a algo que no nos gusta, a algo que nos han impuesto hacer, o a algo que terceros nos dicen que va a ser mejor para nosotros?

En este caso, y no como en la mayoría, hay que ser egoístas, y hay que vivir nuestros sueños.

Deja un comentario

  1. #14
    Tuvi Eja

    LIKE si venís en 2018

  2. #13
    Susana Tejero

    Para ayuda en la elección de carrera y acceso a las mejores universidades visitar programaeda.com/es/home

  3. #12
    La Vida

    Feliz comienzo de semana para todos! Yo me decantaría por el lado vocacional pues debe de ser de lo más gratificante trabajar en algo que te gusta y volcarte en ello al 100%, pero siempre y cuando se pierda de vista los avances y cambios con los que la vida nos reta. Estamos inmersos en una crisis que exige reinventarse para seguir adelante. Epoca de cambios, grandes cambios, me pregunto ... ¿Como saber cuál sera la carrera con más futuro del mañana, si las prioridades y necesidades de ahora han cambiado? ¿Y mañana hacía donde apuntaran los mercados laborales que se generen desde ahora? :)

  4. #11
    @mgmoriano

    Me parece muy interesante la reflexión. Yo personalmente creo que el éxito está en la excelencia. Da igual lo que se haga, los buenos profesionales, los verdaderamente excelentes encuentran una salida aquó o en Pekín pero la encuentran. Creo que los perfiles profesionales del futuro no los conoce nadie pero sí sabemos las competencias que debe reunir un buen profesional: pasíon, dedicación y flexibilidad (open mind). La dedicación depende de cada uno, la flexibilidad se puede trabajar (estudiar historia y filosofía creo que ayuda mucho) y la pasión depende de que hagamos algo que verdaderamente nos gusta. ¡Vaya época para tener que decidir!

  5. #10
    Encarna Fernández

    Desgraciadamente en los tiempos en los que les ha tocado vivir a la juventud una carrera con salida profesional puede asegurar su futuro. Esperemos que los tiempos cambien y que puedan lograr sus sueños, nunca es tarde.

  6. #9
    Valeria Sivera

    Por cierto, he olvidado introducir mi nombre en el comentario anterior! :)

  7. #8
    Anónimo

    Primero, dar las gracias por vuestros comentarios, ya que también me hacen pensar y replantearme cuestiones. Aunque, respondiendo a la aportación de Miguel Montoro, me gustaría añadir que, en mi opinión, puedes acabar en la cola del paro de igual forma habiendo elegido una carrera con aparentemente más salidas profesionales o no. Pondré un ejemplo: me gustaría compartir algo que descubrí el otro día y me sorprendió muy gratamente. Fui hace poco a una charla en la Universidad Autónoma de Barcelona para informarme precisamente del grado que yo quiero estudiar, Filosofía. Por mucho que éste pueda ser tachado frecuentemente de inútil, allí me enteré de que es uno de los grados con menos porcentaje de gente en paro una vez terminada la carrera. Es decir, la mayoría de estudiantes del grado de Filosofía encuentran un sitio estable para ellos en el mercado laboral. Curioso, ¿verdad?

  8. #7
    Miguel Montoro

    Enhorabuena Valeria por tu artículo. Estoy de acuerdo con makertan sobre si a los 18 años es una buena edad para decidir que quieres hacer, y sobre todo el sistema de selectividad, pero eso es otra historia.. Yo siempre he defendido que una persona debe hacer lo que le apasiona, pero por desgracia a la hora de elegir una carrera universitaria hay que tener en cuenta las salidas profesionales ya que al final es de lo que vas a vivir y aunque es cierto que luego la vida da muchas vueltas, el tener una carrera con salidas siempre es un plus. Por que.. que pasa si tu pasión es la Geografía (Nº 10 en el ranking de carreras menos demandadas) tienes que pensar en largo plazo y ser consciente que después de 5 años de carrera, hay unas altas probabilidades de que no acabes trabajando en lo que te apasiona y por lo tanto acabes en la cola del paro o trabajando para algo que no tiene nada que ver. ¿No sería mejor estudiar una carrera que aunque no te apasiona si que te puede llegar a gustar? La vida da muchas vueltas y siempre se puede estudiar otra carrera. Por desgracia conozco a algún romántico que se decantó por una carrera con pocas posibilidades y ahora está sufriendo las consecuencias. Por lo tanto creo que a la hora de decidir que estudiar, hay que escuchar al corazón pero pensar con la cabeza

  9. #6
    Richard

    Estoy de acuerdo, pero hay ocasiones en las que si tienes una segunda opción que te puede llevar más lejos, es mejor ésa que no otra con pocas posibilidades.

  10. #5
    makertan

    Hola Valeria. Estoy de acuerdo contigo (aunque la decisión que tomé fue más relacionada con las limitaciones impuestas que con una vocación que no conocía en el momento de mi elección) El tema de la vocación y la salida profesional es complicado y se puede hablar muy largo y tendido. La primera pregunta es si con 18 años una persona ha sido capaz de descubrir lo suficiente como para tener claro cuál es su vocación, yo creo que muy pocos lo tienen claro a esa edad (y a otras más longevas). La siguiente es si pesa más lo que quieres o lo que el sistema te ofrece y en ese sentido considero que la selectividad NO DEBERÍA marcar la vocación de una persona porque las habilidades se aprenden y desarrollan, las aptitudes no. O te apasionan ciertas cosas o no, no puedes aprender a amar un oficio, te tiene que gustar. Tamariz dijo una vez a un alumno suyo, ¿te gusta hacer magia? Respondió si. ¿Te sacrificas para ser un mago? Respondió si. Y tamariz le dijo, si algo que te gusta te supone un sacrificio es que no te gusta lo suficiente. Mi opinión es que si tienes vocación por algo pero quieres tener una carrera profesional busques la forma de lograr que exista esa posibilidad, no contentarte con algo solo porque hay que elegir. Puedes elegir más tarde, puedes elegir dos veces y la vida da muchas vueltas como para pensar que decidir ahora una carrera u otra te marcará. Hay más opciones y siempre puedes probar y experimentar, lo importante es que descubras lo que quieres y decidas después (hay veces que como en mi caso experimentando descubres lo que quieres hacer :) ) Un saludo y gracias por hacerme recordar esto.

  11. #4
    Cristina Recuero

    Doy fe de que se puede estudiar sin vocación. Cinco años pasan rápido y posible que en esos años no se tenga muy claro a qué nos queremos dedicar. Conozco a profesionales de los medios y publicidad que han estudiado Medicina, y menciono esta carrera precisamente porque no debe ser lo más sencillo de hacer sin vocación, pero evidentemente su vocación era otra. Lo que no tengo tan claro es que podamos hacer 40 /45 años algo que no nos gusta o dedicarnos a algo que no nos llene. No me lo puedo imaginar. En cualquier caso, siempre hay tiempo para cambiar, para averiguar con qué te encuentras feliz y para apostar por aquello que mas te llena. No nos vengamos abajo por un error en el camino, porque podemos volver atrás y volver a empezar y por el camino siempre se aprende y se tienen experiencias que te hacen madurar. Lo que hoy te hace ilusión, mañana puede cambiar y no creo que sea del todo malo, solo es un cambio de objetivos o igual, preferencias y valores. El valor que tiene algo en un momento puede no sea el mismo en otro y el camino se hace andando no parado mirando qué camino tomar. Muy buen artículo Valeria, te deseo mucha suerte en le camino que elijas.

  12. #3
    Vanesa

    Excelente reflexión y decisión. Es un tema en el que acostumbro a pensar, especialmente porque formo parte de una generación (la del 87) en que todavía se tenía en cuenta las salidas profesionales en el momento de elegir carrera. Porque en el momento de elegir carrera (2005-2006) aún existían, pero sin embargo en el momento de finalizarla las cosas ya habían cambiado mucho. Y muchos ingenieros y licenciados en Empresariales vieron cómo ni las carreras tradicionalmente más demandadas les dieron resultado. Y esto significa una cosa: ahora más que nunca es el momento de hacer lo que nos apasiona. El que sigue a su corazón jamás se equivocará.

  13. #2
    Elisa Escobedo

    Me encanta, pasión al máximo sin dejar más que el flujo natural de las cosas para garantizarnos algo más que sólo economía, esta viene como consecuencia de tu energía, seguro. !Felicidades Valeria!

  14. #1
    Eli

    Recuerdo cuando mi hermana pequeña eligió carrera, fue filologia clásica. Todos le decían que estaba loca, que no tenía ninguna salida. Acabó la carrera y a los dos años sacó la plaza en la oposición a profesora de griego y latín. La pasión mueve el mundo, y no solo en el ambiente laboral, sin duda elegir tu futuro en relación a lo que te gusta, de tener que hacer algo que no te agrada, ya habrá tiempo.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top