¿Por qué es probable que tu jefe sea un psicópata?: Del líder psicópata al mindful

Un alto porcentaje de directivos de empresas padecen algún tipo de trastorno mental.

Con el trastorno mental no se nace, “se hace”, porque el exceso de estrés, las drogas legales o no tan legales, el orgullo de haber alcanzado puestos de responsabilidad y la soledad que ello conlleva, hace que muchos directivos se sientan superiores a sus subordinados y por encima del bien y del mal.

Hay una línea muy fina entre la salud mental y el trastorno mental, porque cualquier exceso de confianza, orgullo, poder llevado al extremo y mantenido en el tiempo hace que perdamos nuestro centro y que dejemos de ser coherentes y congruentes.

Todos podemos perder los estribos en algún momento, pero lo malo no es perderlos, el problema está en no recuperarlos, porque en el trastorno mental, se dan comportamientos “anormales” que si se mantienen en el tiempo, cambian nuestra forma de pensar, sentir y actuar socialmente y dependiendo de qué tipo de comportamientos manifestemos, pueden terminar en algún trastorno mental.

Cada uno de nosotros tiene una tendencia hacia un tipo de trastorno pero que se manifieste o no dependerá, entre otros factores, del estrés, las relaciones sociales que son moduladoras de nuestra afectividad, y de las motivaciones y valores que tenemos en la vida.

“Lo raro es encontrar directivos que no tengan tendencias a comportamientos que están en la línea fina de algún rasgo de trastorno mental”

Entre los trastornos mentales se encuentran la personalidad antisocial, personalidad limite o borderline, el trastorno histriónico, la personalidad narcisista, todos ellos tienen en común y que se caracterizan, por no ser sensibles a los demás, no tener en cuenta y violar las normas sociales, tener un comportamiento impulsivo, sensación de grandiosidad y exceso de emotividad o falta de regulación de la misma.

Resultados obtenidos por la Bond University de Australia y la Universidad de San Diego de Estados Unidos en un estudio con 261 directivos de grandes empresas, han llegado a la conclusión que uno de cada cinco directores generales, CEO’s o Presidentes de las empresas son psicópatas.

Los rasgos de un psicópata

Los psicópatas son personas que no tienen ninguna empatía (capacidad de ponerse en el lugar del otro), mienten y engañan sin problema, manipulan para conseguir sus fines y no sienten vergüenza, remordimientos o culpa cuando tienen comportamientos que dañan a otras personas. De alguna forma piensan que “El fin justifica los medios”.

En una sociedad tan competitiva y estresante como la que vivimos actualmente, en que todavía y de forma generalizada, se admira y se mide la valía de la persona por manifestaciones externas como poder, coches, casas, ropa y el tipo de tecnología que usan, lo raro es encontrar directivos que no tengan tendencias a comportamientos que están en la línea fina de algún rasgo de trastorno mental.

El problema de estos líderes es que son tóxicos y contaminan a los equipos que dirigen, haciendo que estos trabajen a disgusto y sean menos productivos. Por suerte este líder egocéntrico, ambicioso y competitivo está siendo cuestionado.

Estamos en un momento de cambio en que se empiezan a valorar líderes que saben escuchar y coordinar equipos potenciando las capacidades de los demás.

Son los directivos transparentes, flexibles orientados a la innovación con capacidad para conectar con los otros creando espacios de conversación y co-creación, de conexión e interacción tan necesarias para contrastar opiniones, tener en cuenta las diferencias y dejar fluir la inteligencia colectiva.

Por suerte, vivimos en un universo polar y siempre que hay una polaridad también se da la contraria, y ya es hora de potenciar los líderes “mindful”, aquellos que saben escuchar y confiar en la voz de la sabiduría interior, conectar con nuestros valores más humanos de compasión, agradecimiento, curiosidad, interés para crear y recorrer nuevos caminos.

El nuevo líder “se hace” haciendo cursos de desarrollo personal, estudiando inteligencia emocional, descubriendo y conociéndose a sí mismo y potenciando sus cualidades personales.

  1. #7
    Anónimo

    ... Buen texto, me ha gustado mucho. Todavía (me) falta camino en para llegar a esos niveles de jefe-maestro. Yo ahora mismo estoy disfrutando de uno. Doy lo máximo y soy feliz. Es un gurú. "De mayor quiero ser como él" Un saludo !! Un saludo.

  2. #6
    Emma Castel

    No sé si los directivos velan únicamente por sus propios intereses, pero si sé que la carga y presión a la que están sometidos muchas veces puede influir en el comportamiento hacia los demás. Claro ejemplo el de Steve Jobs, personaje que pasará a la historia por haber creado la mejor "empresa de publicidad del mundo", pero también conocido por sus compañeros por ser un miserable con sus trabajadores. Estoy de acuerdo con que un buen líder debe prepararse para ser un ejemplo ante los demás, pero hay ciertas cualidades innatas en las personas como la inteligencia emocional o la empatía que van más ligadas a la sensibilidad de la persona que al estudio de cursos y demás prácticas.

  3. #5
    Adriana

    jajajaaj me parto! y cuanta razón!

  4. #4
    Miguel Alvarez

    En general, opino que en una sociedad bastante resultadista (aunque la calidad sea ínfima) es bastante fácil cumplir con estos rasgos a poco que tengas objetivos que te expriman. No es fácil seguir el camino del lider mindful si tu superior es un psicópata que te exprime para lograr sus objetivos, pero por suerte, muchas formas arcaicas de dirigir están sucumbiendo. ¡Gran artículo Victoria!

  5. #3
    Anónimo

    Excelente artículo y la verdad , te sabe a poco..... ¿Se ha pensado en continuar con cuadros medios... o solo la psicopatía es un atributo de las clases dirigentes......? Es broma, excelente artículo.....

  6. #2
    Marga Aparicio

    A mi esos directivos y compañeros que van a por sus objetivos pisen a quién pisen y pase lo que pase me dan pena, viven en un mundo de personas y sin tenerlas en cuenta. Que triste vida y además contagian sus miserias al resto. Muchas gracias Victoria por este interesante post, un saludo.

  7. #1
    Julián López

    Esto no es un descubrimiento. Como bien marca Victoria, se sabe que TODOS tenemos rasgos esquizofrénicos, hipocondríacos o psicópatas. Lo que tenemos que preguntarnos es si esta sociedad de apariencias es causa de que esos rasgos sean algo más. Buen artículo.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top