La cultura de la reparación: ¿el resurgir de la generación maker?

Hace algunos años, la profesora de ingeniería de radiofrecuencia de la Universidad de Manchester, Danielle George,  abría un interesante debate centrado en la cultura de la reparación de las cosas y el cambio que se está experimentando en este aspecto con las nuevas generaciones.

“Unlike previous generations who would ‘make do and mend’ now young people will just chuck out their faulty appliances and buy new ones”

Y como muestra de ello, podemos ver un estudio de Pamela Norum – Profesora en el departamento de gestión de complementos y textil de la Universidad de Missouri – en el que entre otros muchos resultados, se constataron diferencias notables entre las nuevas generaciones y las precedentes, en el hábito, el consumo y el mantenimiento de prendas textiles en EEUU. Siendo las generaciones que preceden a los millennials, las que obtenían mejores resultados en estos aspectos (había muchas más personas que poseían habilidades genéricas de reparación textil dentro de la generación ‘baby boom’ respecto de su homónima millennial en la franja 18-33 años)

Es evidente que el avance de la tecnología y la obsolescencia tecnológica tienen mucho que ver en este cambio, en el que las generaciones actuales ya no reparan juguetes y otras cosas, sino que los tiran y compran de nuevo otras (¿qué opináis acerca de los juguetes conectados?) bien porque sale más barato, bien por comodidad o simplemente por tiempo.

Sin embargo, tecnología que antes era de escala y que no era accesible a todo el mundo; empieza a serlo; lo que ha hecho que surjan fenómenos de ‘creadores’ de cosas, como el movimiento maker. En él, se crean objetos de forma tradicional, utilizando y combinando tecnología más moderna como la impresión 3D o la robótica, con fresadora o corte por láser.

Por otro lado, es necesario mencionar el fenómeno de la sostenibilidad y del trabajo que se puede generar. En ese sentido las viejas tiendas de reparaciones pueden tener una segunda oportunidad. En Holanda, ya hay más de treinta Repair Cafe, que cuentan con subvenciones cercanas al medio millón de euros, y dónde se está logrando hacer de la reparación un negocio con posibilidades de reinserción laboral, de sostenibilidad medioambientalmente e incluso, de ser rentable:

“Hay una posibilidad inexplorada de crear empleo, tanto para gente mayor que tiene los conocimientos y las habilidades, como para la gente joven e inexperta que aprende sobre la marcha y se siente útil”

Otras iniciativas como Restart Project, de origen londinense, pretenden darle un vuelco al GAP de la cultura de la reparación electrónica, dándole una segunda vida a toda clase de productos electrónicos y mejorando el diseño original.

Un fenómeno que llega incluso a traspasar a la propia reparación como ocurre con la iniciativa Second Life, que aparte de ser un servicio de reparación de juguetes, busca concienciar a la sociedad nipona en la necesidad de donar órganos para trasplantes.

La pregunta es clara, ¿es el fin de la cultura de la reparación o sólo una transformación?, ¿qué pensáis?

  1. #4
    Rosa María

    Fantásticas iniciativas. Espero y deseo que no deje de haber reparadores. Gracias Createch por post tan interesantes como este

  2. #3
    Anónimo

    Yo creo que va por épocas. Previsamente y por la crisis, mucha gente tira con reparaciones. Luego está el negocio que los IKEA & cia han hecho con los make yourself

  3. #2
    @makertan

    Yo tengo fe en que, a pesar de la obsolescencia tecnológica, y de la diferencia de coste y tiempo entre reparar algo y comprarlo de nuevo, el 'make yourself', la sostenibilidad y/o tecnologías ya accesibles como las impresoras 3D o tutoriales en vídeo pueden hacer que en el futuro recuperemos esa figura del manitas que según datos (buen aporte) parece que se está perdiendo.

  4. #1
    Sofia L.

    La tecnologia nos hace más inútiles generación tras generación. Este ritmo de producir y de crecer indefinidamente va a estallar. Por suerte aún quedan iniciativas del háztelo tú mismo, reparalo o dale una 2° vida a las cosas. Es triste ver que la diversión de niños es pasarse 4 o 5 horas en facebook...en lugar de jugar y de crear.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top