¿Cómo afecta tu imagen personal en el amor?

“Nacemos para ligar”. Así de contundente se muestra Sebastià Serrano en su “Instinto de la Seducción”. (Ara Llibres 2005)

Observamos, seleccionamos y desplegamos grandes habilidades en comunicación verbal y no verbal para conseguir aquello que nos atrae y nos seduce.

Sin duda, una imagen externa positiva y cuidada, nos ayudará en el proceso de seducción y si algo he aprendido en mi experiencia asesorando a personas en proceso de búsqueda de pareja es que no existen las fórmulas mágicas dónde la química mutua es el “Quid” de la cuestión.

Los conceptos básicos para iniciar el flirteo los conocemos:

-Imagen Externa Cuidada:

Buen olor corporal y bucal. Prendas Limpias y en buen estado.

Cabello limpio, bien peinado, barbas y cabello arreglado

-Actitud Receptiva y participativa

Equilibrio entre saber escuchar y ser parte activa en la cita.

Amabilidad y Educación

 

Y sí, querido lector, sí podemos aprender a seducir.

Habrá personas más seductoras de manera innata pero por supuesto las personas menos dotadas de estos “poderes” pueden aprender técnicas muy fáciles de seducción que servirán tanto para detectar si la persona en cuestión está o no interesada en nosotros, como a decidir en qué momento deseamos desviar la atención de nuestro objetivo hacia dónde nosotros deseamos.

“Woody Allen lo tendría negro”

Tal y como cita Sebastià Serrano, si tuviésemos que seguir las leyes de la atracción a rajatabla (Mujeres atraídas por constituciones más atléticas en hombres, altura y mandíbula prominente y fuerza física), Woody Allen lo tendría negro.

Personas con menor estatura, mayor peso corporal o menor simetría no son aptas para seducir y ser seducidas?

Dos lecturas imprescindibles en el proceso de adquirir seguridad personal como son “El Secreto de la Autoestima” y “El Arte de Enamorar” de Antoni Bolinches nos demuestran que nada más lejos de la realidad.

Nuestros genes, nuestra capacidad para sorprender e improvisar, nuestra inteligencia y muchísimos otros valores como el sentido del humor que podemos potenciar para seducir son claves para compensar unos rasgos divinamente imperfectos.

La imagen atractiva

Todos disponemos de un margen de actuación susceptible de mejora en base a nuestras características. Conseguir que el espejo refleje un “Yo” más atractivo o más acorde con quién somos y lo que deseamos proyectar, repercutirá positivamente tanto a nivel interno como externo, actuando como una fuente de seguridad personal.

Gustarse, gustar, seducir (no sólo a nivel sexual) y mejorar,  forma parte del crecimiento personal.

Habrá quien sienta esta necesidad y quien no, quien lo considere banal y quien lo reconsidere en momentos puntuales de la vida.

Para cerrar estas reflexiones, hacer hincapié en que no existe una imagen ideal ni perfecta para encontrar pareja. Que relacionarte desde la autenticidad es siempre la mejor carta para ganar en seguridad y que una imagen externa cuidada dónde te encuentres cómodo aporta la guinda al pastel.

 

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top