¿Volvemos al pasado para aumentar entusiasmo, pertenencia e implicación en las empresas?

Esto es algo que aparece en nuestro entorno y no sólo empresarial, sino en un entorno como sociedad, y aquí es donde debería producirse el cambio, ¿verdad?

“Volver a aquellos tiempos…” al PASADO, ¿para qué? Esto es una mentalidad muy “ESPAÑA”, no sé si del mundo, pero si de nosotros. Nada es igual en el tiempo, se repiten situaciones, pero nunca son iguales. Así que el pasado no va a volver y lo que se repite nunca son los mejores éxitos, sino los mayores errores no aprendidos.

Traer lo mejor del pasado para no repetir el futuro

Vamos a probar a llegar al origen de cada una de estas peticiones de acción en la empresa: entusiasmo, pertenencia e implicación. Y podrás extrapolarlas a un nivel más alto a la sociedad. Podrás encontrar la fórmula para el “cómo hacerlo”, y si puedes hacer algo más para que suceda en tu vida y en la sociedad.

Entusiasmo

El entusiasmo es una ACTITUD ante la vida y como plantea la fórmula de Víctor Kuppers, sobre el valor de nuestro trabajo en la vida, vulgarmente llamado “Éxito”, sería:

E= (H+C) x A

La vida en clave de Éxito es igual a: “habilidades” que has desarrollado o que posees de manera innata, más los “conocimientos”, formación que vas adquiriendo -y aquí está la gran diferencia, multiplicado por  la “ACTITUD”. La actitud multiplica tus habilidades y tus conocimientos.

Cuando hablamos del ENTUSIASMO, no es que la vida sea un musical montado para ti o que el curro te tenga que entusiasmar, o que tu  jefe te traiga la ilusión por venir a hacerlo,….ERROR. La fiesta, el musical, la ilusión… resumiendo, la energía que le pones a la vida, es totalmente tu RESPONSABILIDAD.

Te hago el paquetito y te lo entrego con todo el AMOR del mundo, hazte cargo de tu ENTUSIASMO en la vida. Haz una lista de las cosas maravillosas que ya tienes y aférrate a éstas para ir a por más al mundo y poder encontrar más de ese tipo de cosas. Si la lista que tienes son las “mierdas de tu vida” o las cosas que te faltan para ser más listo, más rico, más grande, etc. te invito a reflexionar dónde estás poniendo el foco y si es un sitio de ENTUSIASMOS y mejora tu actitud para lograrlo.

Pertenencia

En caso de la “PERTENENCIA”, aquí sí que se intuye que a nivel profesional es LABOR DE LA EMPRESA darles a sus trabajadores (no me gusta está palabra, prefiero colaboradores) un lugar donde poder pertenecer de alguna forma, por alguno o varios criterios que estén en cada uno o en un grupo de trabajo. Esto, a veces, no sólo tiene que ver con el puesto o cargo dentro de un departamento.

En otros sistemas o grupos, todos tenemos más o menos claro cuál es el sitio al que perteneces. Por ejemplo: “tu grupo de amigos del club de petanca”. Dentro de ese equipo hay diferentes roles: “el gracioso, el responsable, el que quiere ganar hasta en los entrenamientos, el que siempre está con las cañas de después, etc. ¿Quién tendría que ser el capitán del club? ¿Cuál es el criterio o criterios para serlo? ¿Qué valor o valores se pondrán en alza para elegirlo?

Dependiendo de esto, cada uno pertenecerá de una manera u otra, con una intensidad u otra, con más pasión que otros. Y esto una EMPRESA tiene que tenerlo claro, su capitanía, sus valores. Éste será el lugar desde donde se repartirá la PERTENENCIA, donde conceder valor a esos espacios para que sean ocupados, ya que es indispensable para el CLUB de PETANCA, ganar torneos y triunfar. Se ganan torneos cuando de manera consciente están todos, pertenecen. Y se pierden, o cuesta mucho más ganar, cuando de manera consciente o inconsciente no lo están.

Implicación

Como el primer paso lo das tú (el entusiasmo), el segundo lo tiene que dar la empresa (la pertenencia), dar un lugar dentro de la organización donde tengas valor. 

Al ponerse de acuerdo en negociar el orden de los pasos, si el entusiasmo primero y el lugar después, o dar un lugar en la empresa y poner entusiasmo en ello, aparece el escenario de no acción donde nunca aparece la ansiada IMPLICACIÓN. Y si, es el siguiente paso después de los dos anteriores, con lo que tu pones más de lo que pone la empresa.

Si en este negociado, está equilibrada la balanza, entonces a través del COMPROMISO, existe la implicación. Ésta, no es de uno “o” del otro, ésta es del uno “y” del otro. Es decir, si el trabajador le pide a la empresa que se implique con él, con su desarrollo, crecimiento, etc., sólo le está pidiendo que re-equilibre la balanza, porque está poniendo o puso más de la formula de éxito y ahora esta desequilibrada. Le falta poner el peso que corresponde a la empresa para equilibrarlo. Y al revés sucede lo mismo. Si la empresa puso o ha puesto mucho de sus valores y recursos para dar esos lugares desde donde aportar éxito, está pidiendo a los trabajadores que equilibren la balanza, que lleven su fórmula a cabo para que ganemos todos. Para ello, la negociación es ese lugar donde se ajustan las necesidades de la balanza y donde se recupera la confianza para seguir en el compromiso, IMPLICADOS.


¿De qué hay que sentirse orgulloso?

orgullo de ser padre

De pequeños, para cada uno de nosotros, nuestro padre es alguien SUPERIOR por definición. Te dio la vida, está antes que tú y es más mayor. Esto es natural y será así toda nuestra vida, ya está ganado el puesto. El aspecto diferencial es que además, nunca el “orgullo” (al menos en mi caso), fue por lo que “hacía en la vida”, (podría molar más o menos con respecto a mi entorno) sino por lo “que conseguía hacer en la mía”.

Si no estamos consiguiendo hacer nada en las vidas de nuestros hijos, da igual que seamos el presidente de una multinacional o si la empresa factura millones de euros. Nunca se trató de estar orgulloso de un presidente y/o de la empresa, eso podrá variar mañana, se trató de estar orgulloso de un padre y eso lo será toda la vida.

Deja un comentario

  1. #5
    Julián López

    Yo creo que hay que volver al pasado si, a una serie de valores que se están perdiendo. Coincido en lo que comentas Roberto, pero el reto está en lograr el compromiso de millennials. Esta generación tiene poca paciencia, cree saberlo todo por ser "digitales" y no priorizan el trabajo como generaciones precedentes. No sirve con que la empresa les de la sensación de pertenencia, pues no la necesitan. Lamentablemente vamos a tiempos donde la involucración no será en forma de nómina sino a proyectos sueltos... hay que cambiar este enfoque.

  2. #4
    Miguel Sánchez

    Estoy muy de acuerdo en la fórmula de Kuppers (recomiendo ver algún vídeo suyo para profundizar en ello) Al final, en esa fórmula, es la actitud la diferencial. Conocimientos y habilidades suman, pero la ACTITUD MULTIPLICA. La pregunta clave es, ¿cuánta actitud se pierde en procesos de selección por cribar en los CV por habilidades y/o conocimientos?

  3. #3
    Francisco M.

    No todos los trabajos son tan bonitos como para meterle entusiasmo. Pero si, al menos hay que cogerlos con ganas...

  4. #2
    Alfonso Rama

    Muy inspirador Roberto. Para mi el éxito no es ser rico, sino ser recordado por la gente que quiero... y eso necesariamente implica hacer cosas memorables en sus vidas. Un saludo

  5. #1
    Mar Ruiz

    Tienes toda la razón, muchos (y me incluyo) esperamos una palmadita en la espalda para ponerle el entusiasmo necesario. Y no, al final es un dar entusiasmo y recibir un entorno óptimo. No es dinero, es esto lo que mueve o retiene el talento. ¡¡Fantástico!!

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top