Por qué SI trabajar con Pymes

A día de hoy, las universidades y escuelas que se precian de enseñar marketing, publicidad y diseño, orientan sus programas, y por consiguiente sus clases, desde la aplicación de las técnicas y herramientas que se utilizan para las grandes empresas.

Es verdad que desde el ejemplo de una marca grande, podemos ilustrar todas, o al menos una gran mayoría de las técnicas y estrategias de marketing, publicidad o diseño pero no debemos olvidar que existe otro enorme universo en las pequeñas o medianas empresas (PYMES) que, aunque se asientan en las mismas bases que sus hermanas mayores, siguen ritmos completamente diferentes y poco tienen que ver en su desarrollo, presupuesto o estrategia.

En esta línea, el reto que se nos plantea no es pequeño, debemos conseguir con presupuestos enormemente inferiores a los que se aprueban desde las grandes empresas, cubrir las distintas áreas necesarias para que un negocio comience a ser visible, crezca y pueda multiplicar sus beneficios, cumpliendo con unos plazos habitualmente cortos. Aunque esto no sea una tarea fácil no es imposible, solo hay que tener clara la estrategia, trabajar duro, y tener algo de gusto a la hora de diseñar.

El diseño no es solo la elección de un color u otro, la tipografía que utilizamos, sino una forma de transmitir nuestra identidad (quien está detrás de este negocio) por ello, ya sea en la web, en la decoración del local o en una simple tarjeta de visita, debemos transmitir un conjunto de sensaciones y sentimientos que estén en armonía.

A la hora de afrontar aspectos tales como el diseño de una web, la estrategia de su SEO, el diseño del logotipo o la imagen corporativa del proyecto de una PYME, hay que tener en mente, en todo momento, una visión de la estrategia global que se está siguiendo. Es frecuente en proyectos de este tipo, encontrarnos con que se nos pide solo el presupuesto de una parte de la estrategia de comunicación, o que se nos pide desarrollar un servicio concreto simplemente porque a un conocido del cliente le ha ido bien, aunque así sea, siempre se debe intentar establecer con el cliente las líneas generales de su estrategia de negocio y de la estructura general que seguirán. Es bueno asesorarle con aquellos conocimientos de los que disponemos sobre el sector en el que está a punto de aventurarse y de sus ventajas, costes y perjuicios.

Ya no queremos grandes empresas, gigantes e inalcanzables a los ojos del usuario o inaccesibles de manera que, si algún día tenemos un problema con ellas nos demos por vencidos antes de plantearnos siquiera hacer una reclamación. Poco a poco, la cercanía con el cliente y las soluciones que se basan en escucharle y poner soluciones reales, se van haciendo notar, y realmente es un campo en el que las PYMES y los autónomos tienen mucho que decir, ya que se encuentran más cerca de sus clientes y conocen mejor todos los aspectos en los que se desenvuelve su empresa. Conocen hasta el más mínimo detalle, y por todo ello tienen una posición privilegiada. Para dar forma a esta idea de cercanía, las PYMES deben invertir en tener una apariencia y unas formas adecuadas.

  1. #4
    Miguel Alvarez

    En mi opinión compensa siempre que el cliente tenga confianza y no cuestione cada paso que se va dando...ese quizás más allá de presupuestos sea el diferencial más importante a la hora de valorar si buscar clientes pequeños o intentarlo con grandes. Dicho lo cuál las pymes representan el 98,8% del tejido productivo de este país asi que el nicho es importante y seguro que las hay profesionales a diestro y siniestro. Gracias por este magnífico post Berta.

  2. #3
    Ares Ruiz

    No hay que olvidar que las pequeñas y medianas empresas representan al menos el 99% de las compañías que existen en España; una cantidad que no debemos tomarnos a la ligera. Es cierto que en algunas ocasiones no valoran el trabajo pero la posibilidad de ofrecer un trato más cercano nos brinda la posibilidad de dar con la forma para que entienda nuestro trabajo. Personalmente, prefiero 10 pequeñas de las cuales valoren mi trabajo ocho, a 3 ó 4 grandes que compren mi satisfacción personal y profesional con dinero.

  3. #2
    Javier

    Salvo honrosas excepciones y en mi sector siempre me topo con clientes que no valoran el trabajo que se les hace. Culpan de la no venta al que les da el servicio y pretenden logos a 50€ etc. No compensa trabajar para ellos. Dame 3 o 4 cuentas grandes antes que 10 pequeñas sin duda ..

  4. #1
    Marcos

    Volvemos a una especie de moda cíclica en la que las cosas "naturales"; handmade o de cercania con el cliente vuelven a ser importantes. Muy de acuerdo con este post; el cliente pequeño tiene un gran potencial y ojo; puede hacerse grande.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top