Imagen en Calma

El Estrés y las diferentes etapas de la vida, desde dificultades económicas hasta las variadas crisis que afrontaremos en nuestro camino son factores externos que sin duda incidirán en el estado de nuestra imagen personal.

No siempre disponemos del conocimiento, de las ganas, del tiempo, o del presupuesto para transmitir la imagen adecuada y deseada.

Empecemos a ser conscientes de que dominar y adecuar la imagen que transmitimos a los diferentes aspectos de nuestra vida repercute en el éxito personal & profesional y también supondrá cierto esfuerzo para mejorarla y mantenerla.

Un ejemplo ilustrativo:

Una profesora entra en clase.

Sus movimientos son lentos, su postura curvada, su gesto facial descendente y su mirada triste. Ni un ápice de maquillaje, pelo recogido, vestimenta voluminosa y gris.

Oculta tras sus gafas avanza tímida hacia la mesa.

La profesora no ha articulado palabra.

¿Qué imagen te transmite?

¿Crees que sus clases serán amenas y motivadoras?

¿La primera impresión ha sido positiva?

¿Te ha parecido una persona dinámica y vital que mantendrá el interés y ejecutará sus clases con entusiasmo y dinamismo?

Este caso nos sirve para ejemplificar que la comunicación no verbal en la que incluimos la imagen personal precede siempre a la comunicación verbal.

Antes de que hable, ya nos hemos formado una idea de la persona que tenemos delante.

Mejorar nuestra imagen

Está en nuestras manos, siendo conscientes de que todos tenemos aspectos susceptibles de mejora y que tal y como cita uno de mis escritores favoritos, “Quien Mejora, Enamora”(Antonio Bolinches)

Existe un margen de actuación en el que podemos incidir para mejorar nuestra auto-imagen si así lo deseamos (vernos más atractivos, potenciar nuestros puntos fuertes y vestir con aquello que mejor siente a nuestra figura, indiferentemente del peso) y así mejorar nuestra seguridad personal.

Igualmente también podemos adecuar nuestra imagen personal y trabajar la actitud con tal de alcanzar objetivos concretos en el caso por ejemplo, de emprendedores o trabajadores por cuenta ajena y proyectar una imagen más convincente, mimetizada con la labor que llevamos a cabo y con nuestros gustos personales en el caso de que exista flexibilidad.

Evidentemente, luego habrá que demostrar que nuestras aptitudes están en sintonía con la imagen que proyectamos.

Una imagen personal en calma es una imagen armónica con nuestra personalidad y unida a una actitud positiva, con la que proyectamos una plenitud y serenidad que va más allá del status, el oficio o lo material.

¿Listo para comenzar?

  1. #2
    Cristina Recuero

    Qué importante es la imagen, porque la imagen no hace otra cosa que reflejar lo que llevamos dentro y cómo nos sentimos. Por eso es importante. Porque refleja nuestro interior. La imagen no solo es cómo vestimos, nos maquillamos o arreglamos el pelo. La imagen es como nos movemos, cómo andamos, cuando hablamos y cuando callamos. Es lo que decimos de nosotros. Va de adentro hacia afuera, y al revés. Por eso el cuidado de la imagen comienza por el cuidado de uno mismo, reflejándose en la imagen.

  2. #1
    felix lareki garmendia

    La imagen hoy día es muy importante, pero no nos dejemos llevar únicamente por ella, seguramente nos llevaríamos muchos fracasos. eso que se llama primeras impresiones tiene bastante de fragilidad. Pero es evidente que si damos mala impresión nadie querrá intercambiar un rol con nosotros www. Felix Lareki Garmendia Escritor y analista social. Articulista de Diario16

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top