Fortnite, el fenómeno que representa a una nueva generación

Está en boca de todos. A poco que estés medianamente informado acerca del mundo de videojuego, seguramente hayas oído hablar (y mucho) de un título concreto: Fortnite. El juego desarrollado por Epic Games, que se ha convertido en el más jugado del momento y que continúa generando millones de dólares cada día.

Tras ser lanzado en Playstation 4, Xbox One y PC el año pasado, el 15 de marzo llegó también la versión para dispositivos móviles. En el último mes, Fortnite ha generado más de 50 millones de dólares sólo en su versión para IOS, y se estima que el total acumulado en todas las plataformas supera los 130 millones. Y estas impresionantes cifras de ingresos resultan aún más impactantes si se tiene en cuenta un factor muy importante. Fortnite Battle Royale es un juego gratuito.

Aunque  parezca  mentira,  descargar  y  jugar  a  este  título  no  requiere  de  ningún desembolso económico, y ni siquiera existe una restricción de tiempo para disfrutar del mismo. Podemos jugar todo cuanto deseemos sin llegar a gastar un solo euro. Todas las ganancias provienen de las compras integradas dentro del propio juego que permiten acceder a elementos cosméticos para personalizar nuestro personaje. Este modelo de negocio, conocido como “free to play”, es el mismo utilizado por otros grandes éxitos como “Candy Crush”, “Angry Birds” o “Clash Royale”. Debido a que pueden descargarse de forma gratuita, todos ellos consiguen llegar a una enorme cantidad de público, de los cuáles sólo un porcentaje casi insignificante llega a realizar compras integradas, pero consiguen ser más que suficientes para generar unos enormes beneficios.

¿Cuáles son las razones del éxito de Fortnite?

Sin embargo, el caso de Fortnite es especial por diversas razones y conviene repasar algunos de los motivos de su inesperado éxito. Para ello, lo primero que debemos hacer es remontarnos al año 2011, momento en fue presentado por primera vez en los “Spike Video Game Awards” por Cliff Bleszinski, creador de la saga “Gears of War” y antiguo miembro de Epic Games. El juego se mostró por ser el primer proyecto desarrollado con Unreal 4, el entonces nuevo motor gráfico propiedad de Epic y que es uno de los más utilizados en videojuegos de gran presupuesto. Curiosamente, a pesar de que la herramienta es conocida por ser capaz de generar gráficos casi hiperrealistas, Fortnite cuenta con una estética desenfadada, cartoon y lejos de pretender asemejarse a la realidad. Ésta es precisamente una de las razones que le han permitido calar tan bien en el sector móvil, dado que dicha versión resulta sorprendentemente similar a la de consolas domésticas, al no requerir de una capacidad de procesamiento muy elevada.

La aparición también de plataformas mensuales de streaming de videojuegos como Playstation Now, PlayGiga o Utomik, nos acercan cada vez más a un futuro en el que, al igual que ha pasado con la música o el cine, pagar por títulos concretos puede ser cosa del pasado.

Pero sin lugar a dudas, el mayor responsable del éxito de Fornite se llama “Battle Royale”. Son las palabras que describen una modalidad de juego en la que 100 jugadores deben combatir en un mismo escenario y en la que sólo uno puede alzarse con la victoria. Para añadir emoción y asegurar un ritmo alto en la partida, el tamaño del escenario decrece a media que avanza el tiempo para obligar a los jugadores a acercarse cada vez más entre sí. Cuando Fortnite salió al mercado en 2017, se trataba de un juego de pago al uso y ni siquiera contaba con este modo de juego, sino que se centraba en la construcción de fuertes para protegerse de oleadas de enemigos de forma colaborativa.

No tuvo una gran acogida entre el público y muchos dudaban de que pudieran recuperarse. Fue PUBG (PlayerUnkown’s Battlegrounds), uno de los videojuegos independientes más exitosos de la historia, quien introdujo de forma exitosa el concepto de “Battle Royale” el año pasado y provocó que numerosos títulos del mercado adoptaran esta mecánica también, incluido como no, Fortnite. Sin embargo, con el paso de los meses, la inexperiencia y falta de dedicación por parte del equipo de desarrollo, ha provocado que PUBG sea relegado a un segundo plano en favor de Fortnite, gracias al constante esfuerzo por parte de Epic Games en mejorarlo día a día.

“El sector del videojuego está evolucionando en muchos casos hacia lo que se conoce como el juego como servicio

Existe otro factor fundamental que explica este cambio en el trono, y es que gracias a la variedad de mecánicas de construcción con las que cuenta Fortnite debido a su concepto original, resulta un juego más entretenido de ver. Y es que, a día de hoy, para que un juego se convierta en un fenómeno mundial, sin duda alguna debe contar con la dedicación por parte de los Youtubers y los eSports. Para ello, es imprescindible que el público sienta emoción a la hora de ver a sus ídolos jugar al título. Las partidas más frenéticas y su desenfadado estilo gráfico han calado mucho mejor entre la comunidad, provocando que celebridades como “Ninja” ingresen aproximadamente unos 500.000$ al mes gracias a la cantidad de espectadores que atraen a su canal únicamente jugando a Fortnite.

Todo ello es una prueba más de que el sector del videojuego está evolucionando en muchos casos hacia lo que se conoce como el juego como servicio. En contraposición al modelo del pasado, en el que un videojuego se vendía mediante un único pago y con un contenido cerrado, ahora los títulos permiten ser adquiridos por precios muy inferiores, ofreciendo actualizaciones de contenido constantes y material de pago que mantienen al público jugando durante mucho más tiempo y acaba realizando desembolsos mucho mayores.

De la misma forma que sucede con servicios como Netflix, Spotify o Amazon, la sociedad comienza a acostumbrarse a pagar mensualmente por acceder a una determinada plataforma de contenido. Videojuegos como Fortnite, Candy Crush o League of Legends, son ejemplos claros de cómo un juego puede alargar de forma considerable su vida útil y traspasar las barreras de su propio sector. Para muchos, estos juegos ya no son únicamente un entretenimiento, son una forma de vida a la que dedican decenas de horas semanales y que se han convertido en su principal fuente de ingresos.

Son modelos de negocio adaptados a una nueva generación de jugadores. Aquellos que han nacido con internet y que demandan contenidos más dinámicos, accesibles y que les permitan ser parte de una gran comunidad. La aparición también de plataformas mensuales de streaming de videojuegos como Playstation Now, PlayGiga o Utomik, nos acercan cada vez más a un futuro en el que, al igual que ha pasado con la música o el cine, pagar por títulos concretos puede ser cosa del pasado.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top