Eres muy joven.

“Eres muy joven para dar charlas, eres muy joven para saber de estrategia, eres muy joven para emprender, eres muy joven para opinar…”

 

¿Cuál es la edad correcta para hacer cosas?

Empecé con la idea de montar una empresa durante la carrera, finalmente la creé y un poco más tarde he acabado vendiendo mis acciones. ¿Era muy joven para esto con 28 años? ¿tendría que haber esperado mejor a los 30 o los 40? ¿Qué debería haber hecho?

Los que hemos emprendido “jóvenes” hemos tenido que escuchar muchas veces lo jóvenes que somos para tener una empresa, lo poco preparados que estábamos o incluso que no sabemos nada de la vida todavía.

¿Hubiese tendido más éxito si hubiera esperado unos años?

Quizá si, o puede que nunca hubiese llegado a crear nada ya que habría buscado estar en una posición cómoda con un trabajo “estable” en otra empresa.

Cada persona encuentra el momento perfecto en unas determinadas condiciones, en un lugar concreto y en un momento idóneo de su vida.

Digamos que “la llamada” puede aparecer tanto a los 20 como a los 60, y ninguna de las dos situaciones tiene que ser más favorable que otra si solo tenemos en cuenta la edad como condición. 

Los conocimientos que uno puede tener, no tienen por qué ser mejores que el otro para llevar a cabo su idea.

No se es demasiado joven para emprender. Pero si nos deberían empezar a ayudar a desarrollar ideas de emprendimiento desde pequeños, como el típico puesto de limonada en una película americana.

¿De qué sirve enseñar a emprender?

A los que decidan montar su propio negocio, les enseñarás que hay muchas cosas que tener en cuenta, ya que es necesario mucho tiempo y mucho esfuerzo para poder hacer que un negocio sea viable, y que puede salir bien, pero también puede salir mal.

Los que finalmente decidan trabajar para otros, conocerán el esfuerzo y el valor que sus empleadores han tenido para crear una empresa y su puesto de trabajo, pero también se les protegerá de abusos, ya que conocerán el valor de su trabajo.

Enseñar a emprender, también es enseñar a pensar y para eso, nunca se es demasiado joven o demasiado viejo.

  1. #4
    @makertan

    La edad es un condicionante, yo no tengo dudas, pero no tiene porque ser limitante. Hay cosas que por muchos másteres y mil empresas que montemos no sabremos hasta que o las vivamos, o alguien con cierta edad nos las cuente. Hay otras que ellos no sabrán hasta que nosotros se las expliquemos. Dicho esto, estoy de acuerdo contigo, ojalá se enseñase a emprender, así la sociedad podría dejar de ver a los emprendedores y empresarios como demonios y verlos como lo que son: creadores de riqueza y de empleo. Buen post.

  2. #3
    Anónimo

    Pregunta a quien te lo dice qué “demasiado” se siente el/ella, igual así entiendes mejor que piensen que eres demasiado joven.

  3. #2
    Anónimo

    ¡Qué razón tienes, Berta! Nunca se es demasiado joven, ni demasiado mayor, para hacer lo que queremos. La edad no debe ser un condicionante. Y te lo dice alguien que ya habla, como diría Baroja, "desde la última vuelta del camino". He visto a gente muy joven emprender y triunfar (también fracasar a muchos otros) y a personas mayores cambiar de actividad y triunfar (y también fracasar en otros casos). Como siempre más fracasos (o aprendizajes) que triunfos, pero la edad nunca es la variable determinante. Es más importante hacer lo que te gusta, ponerle entusiasmo y energía y no desfallecer.

  4. #1
    Cristina Recuero

    Buenísima reflexión Berta. Al leerla, me vienen recuerdos y aún ahora pienso en los límites que yo misma me puse al tener esas creencias de "eres demasiado joven". Y del "eres demasiado joven" se pasa al "eres demasiado mayor". Esa sería otra buena reflexión; Cómo nos ayudáis los jóvenes a pensar que "nos somos demasiado mayores para ciertos puestos". Ahí lo dejo!!!

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top