Del contrato indefinido al contrato mercantil

Mi opinión sobre el contrato mercantil en España es que es una de las cosas buenas que ha traído la crisis.

La llegada al paro de tantas personas y la falta de oportunidades ha hecho que mucha gente haya tenido que poner su valor y experiencia en el mercado de forma diferente a como estaban acostumbrados.

En España parecía que el trabajo en una empresa solo podía ser de una manera, a través del contrato indefinido. De esta forma muchas veces el trabajador se acababa acomodando y las empresas perdían flexibilidad para contratar a los mejores y despedir a los peores, o simplemente ajustar su plantilla a la realidad del negocio o del mercado de forma mas rápida.

Ahora en el mercado hay mucho talento disponible y cada vez hay mas profesionales que le han perdido el miedo a trabajar de forma autónoma, estableciendo una relación mercantil con la empresa por un tiempo o por un proyecto definido. De esta manera muchos profesionales han encontrado una nueva forma de trabajar, donde si eres bueno casi seguro tendrás trabajo y donde tu próximo proyecto puede depender de lo bien que hayas hecho el anterior.

De esta manera el trabajador es su propio responsable de estar bien formado, de hacer un trabajo excelente y de poder fijar mejor su precio en el mercado. Obliga a salir a trabajar con hambre, con deseos de hacer cada vez mejor lo que eres bueno haciendo y de saber vender tus éxitos. Esto ultimo supone una de las dificultades mas relevantes, saber venderte fuera, hacer tu propio “personal Branding”, ser reconocido en el mercado y hacer valer tus contactos y relaciones para acceder a nuevos proyectos. Afortunadamente cada vez hay también mas plataformas online que permiten cruzar oferta y demanda y cae vez mas agencias de empleo y headhunters que ofrecen trabajos interinos con una duración concreta y limitada, haciendo mas fácil esa tarea.

El contrato mercantil tiene también riesgos, los derivados de empresas que ven una manera barata de contratar, los derivados de una mayor precariedad del sistema social en caso de enfermedad, de la falta de la red de seguridad que supone el paro. Pero yo creo que son problemas menores comparados con lo que se gana en libertad, pudiendo decidir tu la carga de trabajo que te impones, en riqueza por la variedad de los proyectos a los que te quieres enfrentar. Tampoco es algo no apto para todos los públicos y mucha gente preferirá el calor de una nomina segura a fin de mes.

Afortunadamente espero que sea un camino sin vuelta atrás y donde cada vez mas profesionales, en especial aquellos que ya acumulan décadas de experiencia, vean una nueva oportunidad de poner en valor esa sabiduría y de prorrogar su vida profesional de una manera mas satisfactoria y flexible. Es dificil y da vértigo, sobretodo si estamos acostumbrados a lo anterior, pero si logramos hacer rodar la pelota, la sensación será mas satisfactoria que en ningún otro trabajo anterior. Eso si, la incertidumbre es el precio de la libertad.

  1. #7
    Montse Montano

    Ten 60 años, talento y profesionalidad e intenta hacer esto en España. Me temo que no funciona tan bien como se describe. Sé que es el escenario, pero también sé (lo he vivido, con la vida laboral de mis padres, la mía propia) que se han perdido muchos derechos y beneficios por los cuales otras generaciones lucharon duramente. ¡Ánimo a los que, ya mediada su vida laboral, llegan a estos escenarios!

  2. #6
    Jose Miguel Rey

    Al inicio de la crisis se dieron de baja cientos de miles de autónomos dependientes, que son los que se citan en el artículo. Con el tiempo, algunos de ellos han vuelto, y otros se han incorporado al mercado laboral por la vía del trabajo autónomo. Y muchos, han vuelto a hacer valer su experiencia, como dice el autor, desde una oferta profesional y autónoma. Pero ¿más libre? Libre, en este caso, supone que las empresas pretenden las exigencias que tienen con su antiguo personal laboral, pero ahora con autónomos. Ahora hay autónomos trabajando de comerciales (y asumiendo los riesgos que antes asumía el fabricante o distribuidor), de profesores (asumiendo más exigencias que las que tenían como contratado laboral), como administrativos/contables, y como cualquier actividad dentro de una empresa: todos pueden ser autónomos. He incluso hay empresas que pretenden que asumas la realización de actividades ilegales, para su beneficio, pero ¡por tu cuenta!. Es más, en muchos casos, se pretende que se trabaje sin firmar contrato alguno, o con contrato civil (que es más difícil de reclamar en caso de impago). Porque se nos olvida que se asume también el riesgo de tener impagados, y tener que pagar a Hacienda lo que no has ingresado. En definitiva, habría que comparar cuántos autónomos hay ahora, frente a los que ya había, de estas características, antes de la crisis, para saber si realmente se ha creado algo. En cualquier caso, en absoluto es la solución para tener un mercado laboral estable. Es más, los autónomos son los primeros en cerrar, junto con los temporales, ante otra caída del mercado. Y eso que siempre se mantienen aquellos que se ven obligados a cotizar para su jubilación, aunque no tengan ingresos. Me parece que el comentario fuerza en exceso el buscar un optimismo en una fórmula que también se derrumbó con la crisis, y que tiene tantas carencias como los trabajos temporales del sector servicios, que, por cierto, también pueden realizarse con contrato mercantil. Ni es novedoso, ni tiene nada como para mostrar optimismo.

  3. #5
    Anónimo

    Buen post, pero creo que lamentablemente aun tenemos mentes cerradas y ancladas en el pasado. Llevo viviendo años fuera de España y como cambia el cuento en otros países como USA o UK e incluso otros países europeos. Nos cuesta, nos cuesta y nos da miedo el riesgo, y no quedamos llorando viéndolas pasar en lugar de pasar a la acción. Si, la crisis a removido un poco, pero las mentes no se remueven si tu no quieres hacerlo.

  4. #4
    Cristina Recuero

    Buenísimo resumen de la situación que vivimos, visto desde un punto de vista realista con sus pros, sus contras y de acuerdo con muchas de las anotaciones que haces. Creo que muchas veces sin duda, lo más complicado es la venta de uno mismo y vivir sin ese tercer o a veces segundo apellido que era el nombre de la empresa para la que trabajabas y pasar a vivir con tus apellidos reales, a presentarte con ellos en el mercado, porque la empresa ahora eres tú, mas allá de donde ofrezcas tu tiempo y servicios y más allá del tiempo que dure esta relación.

  5. #3
    Julián López

    Gran artículo. Yo lo que siempre defendí es un contrato con un fijo por desempeño y un variable por objetivos, lamentablemente la falta de contratación de personal es más una cuestión del coste de los impuestos que del tipo de contrato. Yo creo que el auge del contrato mercantil aunque no en todos los casos como bien explica Juan, depende fundamentalmente del coste para el empresario del estado recaudador.

  6. #2
    @mgmoriano

    Bueno el tema es complejo. Definitivamente es una buena opción esta de trabajar de manera independiente pero para que sea una posibilidad real deberían cambiar bastantes cosas más allá de la mentalidad del trabajador, por ejemplo: ¿te dará un Banco una hipoteca en las mismas condiciones/facilidades que si tienes un trabajo fijo en una empresa solvente?, por otro lado está el coste que supone ser autónomo en este país en comparación con otros países del entorno sin despreciar el problema añadido que supone la dilación de las empresas a la hora de abonar facturas que es algo que aún dista de estar resuelto de manera efectiva o la prelación de créditos en caso de concurso (las deudas con los trabajadores están casi aseguradas por su orden de prelación o por el Fondo de Garantía Salarial, los autónomos tienen complicado el cobro). No hablemos ya de qué pasa si entras en una racha de no tener trabajos. Es cierto que nuestro mercado necesitaba profesionales independientes pero no es menos cierto que estos profesionales están bastante mejor pagados y reconocidos en otros países que en España (imagino que también por eso en otros países los profesionales se animan más a dar este paso). En cualquier caso creo que es una senda inderesante y ójala se desarrolle pero para eso hay una serie de cosas alrededor que deben cambiar (sólo he apuntado algunas) porque la realidad es que si no hay un cambio global los profesionales que han dado este paso obligados por las circunstancias volverán al sector privado en cuanto puedan y perderemos una oportunidad de oro. Ya veremos..

  7. #1
    Elisa Escobedo

    El presente nos vincula a todos y cada vez más a los resultados de nuestra aportación a una o varias empresas, lo que no significa en absoluto menores ingresos, sino probablemente justo lo contrario. No obstante a mi juicio aun hay recorrido para que el cambio de mentalidad en nuestro país cale de modo suficiente para lograr avances significativo, solo hace falta hablar con profesionales de otros países, especialmente del otro lado del "charco", pero eso sí, avanzamos.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top