Cara a Cara

Si sigues haciendo lo mismo, obtendrás el mismo resultado.

A menudo nos repetimos esta citada frase atribuida a Einstein cuando queremos que nuestra vida de un giro radical, cambie, mejore o sencillamente ¡queramos más! pero, no hacemos nada nuevo que provoque este cambio. Otros personajes relevantes cambiaron su forma de hacer las cosas para hacerse grandes o ser aún más grandes como Andy Warhol y el estilo Pop, Pablo Picasso con su Cubismo, o Dick Fosbury en el salto de altura)

La reflexión que aquí se plantea va más allá… ¿Realmente creéis que hacer lo mismo nos asegura obtener el mismo resultado en nuestra vida? ¿Nuestros negocios? ¿Nuestros trabajos?

Juan José Grado opina...

Esta frase me recuerda a la “Historia de la Vaca” que se cuenta en las clases de motivación personal. Para quien no conozca esta historia, le diré que el cuento trata de una familia muy pobre que solo tenía una vaca. Siempre fueron igual de pobres, pues se agarraban a la idea que gracias a la vaca tenían leche y eso les separaba de la miseria más absoluta, y no veían la necesidad de cambiar su forma de vida.

Pero un día la vaca muere (no hace falta ahora explicar la razón) y la familia tiene que tomar uno de estos dos caminos: Estar en la miseria absoluta o hacer algo para salir adelante. Lógicamente, optaron por la segunda opción. La familia empezó a sembrar hortalizas y pasado un año, llegó a una posición económica mucho más desahogada que cuando tenían a la vaca.

Si sigues haciendo lo mismo. obtendrás el mismo resultado…

La moraleja de este cuento es que si tu vida no funciona, cámbiala, porque si sigues haciendo lo mismo, obtendrás el mismo resultado. La vida laboral y personal depende de lo que queramos hacer nosotros con ella y hay que evitar echar la culpa a los demás.

Probablemente la mayor motivación que tiene el ser humano para pensar en hacer cosas diferentes es cuando nos vemos en una extrema necesidad, como cuando se nos muere la vaca, pero nunca nos movemos cuando la necesidad no ha llegado a ese extremo, ya que nos gusta vivir en nuestra zona de confort, aunque no sea una situación ideal.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Oscar Fernández opina...

Así es…, o no! En principio la continuidad de las cosas, los hechos y las acciones no llevan a otro lugar diferente al que estamos y por tanto no nos hace avanzar. El no desarrollo, el no variar rumbo, el no intercambiar recursos o no querer acometer cambios en nuestra vida, no nos hace descubrir nada nuevo, pero aquí hay un matiz muy sutil y clave a tener en cuenta: ¿Qué es lo que queremos? Realmente ¿debemos cambiar si no percibimos avance o evolución? Es algo que dependerá de cómo se construye aquello que pretendemos y qué porcentaje de control tenemos sobre su éxito. Esta es la pregunta:

¿Cuándo debemos decidir si cambiar o no la forma o los procesos?

Antes de nada debemos identificar muy claramente cuales son nuestros objetivos y saber si están vinculados a un momento en el tiempo concreto. Si es así y nos acercamos a ese punto sin alcanzar lo que perseguimos es cuando saltan las alarmas. Esto nos lleva a pensar si es necesario cambiar pero, ¿cuándo?.

Necesitamos todo un análisis evolutivo de lo acontecido anteriormente para ver si el camino que llevamos es correcto e identificar si son las variables externas de las que dependemos para que las cosas surtan efecto, las que harán que lo logremos o no. No pudiendo trabajar sobre ellas hará por tanto que nuestra incidencia sobre ellas por muchos cambios que hagamos no traiga lo esperado, entonces quizá NO debemos cambiar el camino si en ese análisis hemos visto que todo se ha acometido correctamente, porque si cambiamos quizá provoquemos lo contrario, romper la trayectoria más positiva que nosotros podíamos llegar a generar desde nuestras variables controlables y si esas variables externas se alinearan para ayudarnos hubiéramos roto nuestra base tan trabajada desde la continuidad y la perseverancia con la paciencia como base fundamental de todo logro.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%

Deja un comentario

  1. #14
    Anónimo

    El cambiar o no cambiar es de cada quien y cada quien sabe cuando debe cambiar o seguir haciendo mas de lo mismo,el miedo es uno de los factores que nos hace seguir en lo mismo y nos detiene ,el miedo al cambio ,el miedo a lo desconocido , el miedo a un resultado diferente "todo lo que se tenga que aprender se aprenderá en el camino"

  2. #13
    xD

    Dudo que sea frase einstein, porque si nos basamos en el método científico y tomamos en cuenta que el era científico, para que una teoría se vuelva ley se debe repetir los mismos pasos observar el resultado y ver que se logra hay veces que tienes que hacer lo mismo y se pueden ver cosas de las que no te percataste anteriormente, la practica hace al maestro. En cuanto a la vida realmente puede ser posible que haciendo lo mismo dos ve

  3. #12
    makertan

    Empate técnico. En esta ocasión ambos argumentos son válidos. En mi opinión Juan José (al igual que yo) defiende algo muy claro: hacer lo mismo equivale a obtener peores resultados - estrategia de la vaca lechera que no da leche - el ejemplo lo tenéis en la piratería; el mal de todas las industrias...¿o tal vez consecuencia de esto último?. Óscar también tiene razón; ¿es mejor seguir de la misma forma o acometer un cambio sin tener claro los objetivos y el camino a seguir? Los valientes no logran buenos resultados, los que tienen claro lo que hay que hacer y SON CAPACES de hacerlo ver a quienes mandan (es decir de demostrar) son los que logran un cambio positivo. Un ejemplo más, Niuu, hicieron un cambio muy interesante: un periódico (hace ya años) que se servía por publicación bajo demanda, sin embargo, el público no estaba preparado aún para adoptarlo (algo así le puede pasar al clickable paper) y tenéis mil ejemplos, por lo que El cambio si, no a la vaca demacrada lechera, pero cuidado a ver si en vez de una vaca en huesos nos quedamos con un Oasis. Un saludo :)

  4. #11
    Jesús Garrido

    Yo creo que Oscar tiene razón. Caminar siempre en la misma línea y hacia un mismo objetivo nos hace crecer como profesionales especializados

  5. #10
    Luisa

    Hola! En esta ocasión estoy de acuerdo con la postura del cambio. La motivación y los nuevos objetivos marcan nuevas metas personales que evitan el encasillarse y la falta de motivación que genera un mismo trabajo siempre.

  6. #9
    Rocio Sampere

    100% con Juan José , sabemos que nos tenemos que mover si queremos cambiar, pero nadie mueve un dedo hasta q la vaca no muere . Y Noelia, no se sí somos o no tan cobardes como dices, pero mucha cultura emprendedora en este país no hay y mucha de la que ha surgido lo ha hecho, como dice Juan José, porque la vaca a muerto o ha dejado de dar leche (que no le gusta imaginarme a la vaca muerta) :-)), es decir, p

  7. #8
    Noelia

    Vaya vaya... buena frase para reflexionar.... Puedo decir que en mi experiencia, ese cambio solo ha venido provocado por contratiempos, es decir, he intentado cambiar el rumbo cuando me he encontrado una piedra en el camino o directamente un empujón me apartó del camino. Queremos mejorar y queremos crecer, pero nos cuesta dar pasos que nos lleven a esa mejora y lo peor, arriesgarnos al fracaso. Creo que en muchas ocasiones el miedo es el fracaso, que hace que las piernas tiemblen y no puedas darlos. A veces me pregunto si esto es algo que nos ocurre a toda la humanidad o es algo muy español. Que mal llevamos contar y compartir fracasos y como nos gusta compartir nuestros éxitos! ¿Somos tan cobardes los españoles? lo dejo en el aire por si alguien quiere compartir su punto de vista sin pretender desviar el tema de debate...

  8. #7
    Elisa Escobedo

    A veces precipitarse no es la mejor opción ante un resultado, incluso siendo este malo. Cada cambio radical implica reflexión y análisis del momento, de variables, con honestidad hacia uno mismo, y hacia quienes influyen en el resultado de distinto modo. Por ello abogo por el valor de la perseverancia y no viendo que la respuesta sea simple, en esta ocasión estoy a favor de Oscar. En todo caso eso sí, en cuanto la reflexión nos lleve a la conclusión que sugiera cambio a probarlo y a la piscina como sugiere Juanjo.

  9. #6
    María López

    Completamente de acuerdo con la posición de Juan José, muchas veces tenemos que vernos en una situación de necesidad para cambiar nuestros hábitos. Preferimos no arriesgar, seguir quejándonos de lo que tenemos y vivir en esa zona de confort, muchas veces no tan confortable a asumir riesgos y poder caer. En este País parece que solo aprendemos de los casos de éxito cuando, de lo que realmente se aprende es de los fracasos.

  10. #5
    Vicente Arias

    Si hacer lo mismo te asegurase tener el mismo resultado, creo que muchas personas, profesionales y directores de negocios y empresas firmarían por seguir como están el resto de su vida. Pero esto no es así. No nos queda otra opción que evolucionar porque evoluciona el mundo en el que vivimos, evoluciona el entorno que nos rodea y desde las personas con las que nos relacionamos, hasta las empresas en las que trabajamos y los negocios que emprendemos requieren de una constante evolución y adaptación. Un constante aprendizaje y esfuerzo en la educación y ampliación de conocimientos. Por lo tanto, no estoy de acuerdo con la frase que hoy se plantea, al menos en la gran mayoría de los casos en la vida real. Muy de acuerdo con Eva! si no va bien... cambia la estrategia, no tienes por qué cambiar la meta!

  11. #4
    Diego López

    Alguna vez se escribió algo interesante de algún cobarde?? Yo creo que no!!....Por lo que debemos ser valientes y cambiar. La vida cambia, el mundo cambia....y nosotros debemos hacer también lo mismo para no estancarnos. Por lo que estoy totalmente de acuerdo con la primera opinión de este debate. Renovarse o morir!!

  12. #3
    David Marconell

    En primer lugar, un saludo a todos! Para mi la reflexión de esta frase tiene que ver con la adaptación o voluntad de cambio. Si haces lo mismo obtendrás el mismo resultado, siempre y cuando tu entorno permanezca estable. Pero el entorno está fuera de nuestro control, por lo tanto y si queremos cambiar las cosas, deberemos bien adaptarnos o bien modificar nuestro entorno.

  13. #2
    Eva

    Cuando creo que conozco todas las respuestas va la vida y me cambia las preguntas. Cuando caminábamos por una segura pero tal vez aburrida y monótona comodidad fue el mundo giro y nos regalo una crisis. Los factores externos tarde o temprano terminan por sacarnos de la tan valorada zona de confort, nos modifican, nos cambian, nos vuelven del revés, por lo que ... si haciendo lo que has hecho siempre no te va bien cambia la estrategia pero nunca la meta. Enhorabuena por el proyecto y mucha suerte.

  14. #1
    José Antonio Díaz

    La historia la han escrito los valientes, si sigues haciendo lo mismo día tras día, obtendremos siempre el mismo resultado, debemos mirar ese cambio como una oportunidad. Comparto la postura que ese cambio, esa salida de la zona de confort debe ir acompañado de una estrategia hacia los objetivos marcados. Es la eterna dualidad entre conformismo y exigencia, entre seguridad y riesgo. En este caso, lo tengo claro, apuesto por la primera opción. Si no estas conforme con tu negocio, trabajo o en definitiva con tu vida, haz algo por cambiarla atrévete, sé valiente y da el salto

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top