Cara a Cara

Mobile Wallets: ¿El futuro de los medios de pago?

Cada vez hay más y más agentes involucrados en esto de los pagos móviles, pasando de bancos y operadoras a fabricantes, y pasarelas de pago…la pregunta está en el aire, ¿son realmente los wallets el futuro de los medios de pago?, ¿hay un mercado con posibilidades de negocio o es una burbuja?, ¿se acabarán adaptando los usuarios a estos pagos?, ¿se reducirá o llegará a desaparecer el dinero en efectivo o en plástico?

Para ponernos en perspectiva sobre la incidencia de los wallets en los procesos de compra, nos hablarán Jose Luis López Villén y Elia Méndez Bravo. Dos profesionales que entienden muy bien la plataforma móvil y cuya opinión sin duda es siempre de interés, os dejamos con ellos.

José Luis López Villén opina...

A menudo, cuando hablamos del concepto Wallet se vienen a confundir o mezclar dos planteamientos distintos: por un lado, la capacidad de almacenar tarjetas – lo que propiamente es una “cartera” – y por otro lado la posibilidad de pagar con el móvil.

Empezando por lo segundo, los operadores de telecomunicaciones tienen una dilatada experiencia en el uso del móvil como medio de pago, aunque en la mayoría de casos enfocado a la compra de productos digitales debido a restricciones regulatorias en muchos de éstos, y a la propia estructura de costes del medio de pago móvil.

A pesar de dichas restricciones, es cierto que la oportunidad de negocio en este sentido es enorme; tengamos en cuenta que, en muchos países, la penetración del teléfono móvil, y por tanto la opción de pago, es muchísimo mayor que la de otros medios de pago como las tarjetas de crédito u otros medios como Paypal.

Esto, unido al crecimiento exponencial del consumo de datos, y la rápida expansión de Smartphones en la mayoría de mercados representa una excelente oportunidad que no ha pasado inadvertida para los operadores, que han visto en los medios de pagos una nueva palanca de crecimiento que les permita explotar la penetración actual de sus productos a través de este nuevo negocio que va más allá de la estricta conectividad.

Hemos visto durante este tiempo, desde desarrollos por parte de los propios operadores, integrando sus capacidades de facturación con aplicaciones y páginas web de partners; hasta alianzas entre los propios operadores, llegando por ultimo a más recientemente, en el caso de España, alianzas entre operadores y entidades bancarias. En este último caso, podríamos citar  Yaap.com como iniciativa compartida entre grandes compañías como el Banco Santander, CaixaBank y Telefónica.

Estas alianzas han producido lo que conocemos propiamente como Wallets, donde la capacidad de “pago con el móvil” se une a otras opciones que son muy interesantes para el cliente final, como la posibilidad de guardar tarjetas de otras entidades y pagar con ellas, acumular y guardar tarjetas de fidelización, y por último, lo que parece más relevante, ofrecer a los clientes descuentos y beneficios directos por el hecho de utilizar el servicio.

Esto, que a priori es una gran oportunidad de negocio para operadores, y un claro win-win entre clientes compradores y comercios, está teniendo un crecimiento más lento del esperado; en mi opinión, debido en algunos casos a la dificultad para la adquisición de comercios, unido a que el propio modo de pago de los clientes también tiene que evolucionar.

En mi opinión, la oportunidad de negocio es clara y el crecimiento, si bien lento, va a evolucionar de forma constante. Las entidades que participan en este modelo tendrán que tener paciencia y realizar una apuesta firme que atraiga el interés tanto de comercios como de usuarios.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Elia Méndez Bravo opina...

Nuevos jugadores están entrando en un sector tan tradicional como los medios de pago y la banca ofreciendo servicios financieros adaptados al móvil. Una nueva herramienta vinculada a los medios de pago, son los llamados “Mobile wallets” o “monederos móviles”, que ayudarán a reducir el número de tarjetas físicas o monedas en el bolsillo.

Las aplicaciones wallets vinculadas a la cuenta bancaria,  las tarjetas de crédito o una cuenta paypal, facilitan el pago con tecnología NFC, acercando el móvil al TPV del comercio, pero que también se pueden utilizar con códigos QR o Beacons.

Mastercard en su “Barómetro anual” indicaba que más de un 10% de los usuarios de smarphones paga con el móvil en las tiendas y que dentro de 4 años, la cifra se duplicará. Si usamos el teléfono para pagar más de 3 veces sin problemas, ya no volvemos a lo de antes.

Aparte de bancos, las empresas de tecnología, así como los fabricantes de dispositivos también proporcionan aplicaciones wallets como es el caso de Apple Pay o Android Pay, si bien su penetración en los mercados irá en función de los acuerdos y alianzas que establezcan con entidades financieras y de medios de pago tradicionales.

Para que se democratice  su uso entre los “movilnautas”, hay que salvar el reto del miedo y la desconfianza que todavía está en el consciente colectivo. Miedos a la posible suplantación, la pérdida y el robo de los datos o el acceso a las cuentas son barreras que solo a través del uso y experiencias positivas del medio se pueden traspasar.

La seguridad es la gran inversión histórica existente en el sector bancario y de medios de pago y desde que las transacciones financieras empezaron a realizarse a través de la red, las entidades financieras antes incluso de lanzar sus transaccionales, invertían primero en securizar todas sus redes y sus bases de datos. Ahora con el móvil, ese compromiso es aún más férreo, invirtiendo en tecnologías que cifran los números de la tarjeta de crédito o que crean accesos biométricos a la información.

Según un estudio de PWC , el pasado año más de un 20% de los usuarios móviles utilizaron wallets para pagar en tiendas y su uso va in crescendo.

No sé de cuánto futuro podemos estar hablando, pero sí está claro que los wallets, en los países más desarrollados, rebajarán de forma considerable el plástico de pago en el futuro y también nuestras monedas en el bolsillo, aunque todavía falta que todas las entidades bancarias lo soporten, que el acceso sea sencillo y cada vez mas seguro y por último que se pueda pagar así en todos los sitios.

Como decía Dan Schulman, CEO de Paypal, el 85% de las transacciones mundiales todavía son en efectivo y la reducción de ello se deberá a la penetración del dispositivo en los mercados y de la coordinación con a sus principales actores financieros locales.

Veremos en qué acaba, pero yo ya soy usuaria.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%
  1. #7
    Miguel Alvarez

    Me resistiré hasta el infinito pero ese infinito llegará y hará que todo sea vía móvil ;) ¡Gran exposición de ambos!

  2. #6
    María López

    Yo sería usuaria si mi móvil estuviese preparado para ello. Creo que es el futuro próximo pero, actualmente el usuario aún no tiene muy la mano esta posibilidad. Hay que crear un entorno de confianza a la vez que facilitar el uso del móvil a la hora de pagar. Solo falta que móviles y tiendas estén preparados porque los usuarios ya lo estamos!

  3. #5
    Paco Cano

    Yo creo en los wallets. Como ya habéis apuntado, queda el proceso de que la gente sienta que es una forma de pago segura, como en su día pasamos el proceso de pagar siempre en metálico a utilizar una tarjeta de plástico que nos daba el banco. Descubrimos que era igual a pagar en efectivo pero mejor, porque no tenías que llevar el dinero encima. Ahora el móvil siempre lo llevamos encima, y con él, el monedero. Sólo hay que esperar que en el móvil también nos quepan las llaves de casa, del coche, el DNI, el carnet de conducir, etc., y así, ¡libertad para los bolsillos!

  4. #4
    Marta Feliú

    Yo tenía fe en que las operadoras fuesen las ganadoras de esto pero parece que han decidido darlo todo por los medios audiovisuales donde quizás tengan más sinergias...al final parece que esto de la diversificación triunfa pero parece que debe ser relacionada ¿no?

  5. #3
    Paz Calvo

    Yo también soy usuaria! Desde pagar el café que paso a buscar a Starbucks hasta comprar los billetes del próximo vuelo que tengo que coger. Y como dice Elia, si pruebas, repites! Y es que es mucho más sencillo tener un "todo en uno" que te sirva para pagar. Efectivamente como los dos apuntáis, esto lleva un proceso. Y a mí me viene a la cabeza la famosa frase "este va a ser el año del móvil". Me da la sensación de que los wallets van a ser un poco igual... No va a ver una explosión un día, sino que poco a poco se irán infiltrando en nuestras vidas hasta hacerse indispensables y, para cuando nos queremos dar cuenta, ya no es que sea el año del móvil/wallet, es que nuestra vida gira en torno a ellos! :)

  6. #2
    Julián López

    Yo estoy con Elia, veo en la seguridad el factor diferencial de todo esto. Si bien podemos asumir como "seguras" las facturas de las operadoras, nadie obvia que los cifrados y protocolos de seguridad de los bancos son parte de ese expertise que les hace llevar ventaja en esto. Y no, no creo que los Master Card o Google/Samsung/Apple tengan mucho que decir.

  7. #1
    Marcos Alonso

    Interesante exposición de ambos, muy buenos argumentos pero me queda una duda, ¿se tiene en cuenta al usuario o detalles más psicológicos que utilitarios en esta fuerte apuesta por parte de todos? un ejemplo simple: ¿quiere el usuario que TODO esté en su móvil?... las tarjetas contactless que llevan ya mucho con nosotros han empezado a acogerse ahora no se yo si los wallets están generando una mayor expectativa de la que realmente tendrá su acogida...

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top