Cara a Cara

¿Estás a favor o en contra de eliminar la huella digital?

Dentro de nuestros derechos digitales están apareciendo muchas noticias en relación a la huella digital. Un tema de mucha actualidad y que no es precisamente una cuestión baladí pues cuando se habla en estos términos algunas de las palabras más nombradas son seguridad, libertad y privacidad, y en ese sentido ¿sacrificarías algo de tu libertad digital a cambio de la seguridad? ¿Tenemos derecho a eliminar nuestro rastro digital?…en definitiva, si pudieras: ¿mantendrías o eliminarías la huella digital?

Elisa P. Garabatos opina...

El hecho de que somos humanos y una de las cualidades que nos hacen serlo es precisamente no ser infalibles, ya sería motivo más que suficiente para que eliminar todo rastro digital de uno mismo fuera más sencillo y eficaz.

Es cierto que las personas somos muy dadas – y con el boom de las redes sociales aún más – a compartir más de lo que debemos, a hablar y opinar hasta de lo que no sabemos, sin pararnos a pensar que ni el mismo Sol sale y se pone todos los días a la misma hora. No pensamos en las consecuencias de nuestras acciones y, llegado el caso, somos esclavos de lo que hemos dicho y/o hecho.

¿Es justo que no dejen de recordarte una metedura de pata o que algo que hiciste en una etapa de tu vida te lastre para siempre por culpa de las hemerotecas digitales y del universo de San Google?

Yo opino que no. Así como se nos llena la boca con las palabras DEMOCRACIA y LIBERTAD DE EXPRESIÓN, creo que una persona debería ser dueña de todo aquello que le acontece justamente por eso, porque le acontece a ella – llamadme loca- y sobre ella recaen las reacciones positivas o negativas, las rosas o las espinas. Así que si se me permite decirlo, se me debería permitir eliminarlo – es mi Scattergories y me lo llevo-, sin necesidad de pagar, de buscar especialistas y aún así saber que no lo conseguirás del todo. Como muy bien dice Julio Iglesias, la gente tira a matar cuando volamos muy bajo. Y yo apostillo: o cuando te equivocas y quieres recular.

Resumiendo, el mundo digital nos ha lanzado meteóricamente a la información, a la inmediatez y justo esa inmediatez hace que podamos equivocarnos y no por ello ser recordados toda la vida por ese error. El que tiene boca, se equivoca. Y el que tiene Twitter, lo tuitea.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Maria Gómez Moriano opina...

Siempre decimos que la incorporación del entorno digital ha transformado el mundo y la manera en la que nos relacionamos, ¡y es verdad! Los cambios tan brutales activan una cascada de fichas de dominó. Todo se transforma. Y cuando digo todo es eso: TODO.

En un mundo digital en el que todo puede suceder sin la presencia física de las personas implicadas (y esto incluye hasta el sexo) necesitamos certezas por una simple razón: las acciones tienen consecuencias que pueden ser catastróficas y en ese caso ¿cómo podemos identificar al responsable de la acción? La huella digital es certeza y transparencia.

Lamento tener que decirlo así pero es que los delitos suceden en internet o terminan en internet (colgados como vídeos por ejemplo). Los criminales están también en el mundo digital, usan las redes sociales, se mandan email, tuitean sus delitos… No podemos pretender luchar contra ellos sin algo tan fundamental como la huella digital no sólo para investigar el delito cuando ha sucedido si no para monitorizar y prevenir. Sí, incluso con todas las implicaciones que esto tiene.

Y sin olvidar la otra cara de la moneda: nosotros podemos ser víctimas de un delito también. Nuestras propias huellas digitales también nos protegen. Existen, por ejemplo, proyectos interesantísimos en temas de fraude internacional tremendamente interesantes en este sentido.

Es verdad que tenemos ante nosotros un escenario que parece sombrío: deja que controlemos qué haces para que podamos protegerte. ¡Error! Yo soy la primera que no quiere vivir en ese escenario pero tampoco podemos pecar de inocentes. Lo que debemos es exigir unas reglas claras sobre quién y cómo puede acceder a cierta información sobre nosotros.

Tenemos un reto: darle forma a los derechos digitales. Debemos tomar parte activa en este proceso y en la protección de nuestra propia información sin perder de vista el lado oscuro del universo digital. No nos podemos permitir renunciar a la huella digital.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%

Deja un comentario

  1. #11
    Angel San Martin

    totalmente de acuerdo con Elisa, ya está bien de ser una gigantesca base de datos con patas, que es lo que los monstruos tecnológicos ven en nosotros, lo último que ya está aquí es la publicidad programática y todo esa información que ellos luego venden sale de nosotros, de nuestros rastros, de nuestras huellas......., tenemos que cuidarnos un poco más, obviamente también tiene usos positivos como apunta María como poder perseguir delitos y sobre todo de terrorismo aunque aquí estoy dividido, los "malos" usan las RRSS de manera proactiva y nosotros reactiva, es decir ellos van por delante publicando videos de asesinatos, pero son hechos consumados y nosotros al día siguiente sabemos todo de ellos, pero al día siguiente......

  2. #10
    Cristina Recuero

    En primer lugar felicitar a Elisa y María por sus artículos y gracias por compartir con nosotros sus opiniones y puntos de vista. No puedo estar más de acuerdo con Juan Sevillano. No se si son posiciones opuestas, complementarias o.... pero no sabría por cual decidirme, esa es la realidad. Como usuaria me quedo con la postura de Elisa, por supuesto, quiero poder borrar y eliminar información o comentarios o....que en un momento pueda dejar y pasado el tiempo vea que las consecuencias no son buenas. Pero si pienso en la comisión de un delito y que gracias a esa huella digital se puede detener al infractor, por supuesto, de acuerdo con María. Mi opción! yo voto a ambas! Feliz viernes y feliz fin de semana!

  3. #9
    Juan Sevillano

    Por favor a quien VOTO ??? , me habéis confundido, y lo digo sin miedo a que "conste", y que quede grabado por los siglos de los siglos, tampoco me vale un voto para cada una, esa solución es aún peor que la duda, pero comparto con vosotros algo de Maya Angelou: "He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste, también olvidará lo que hiciste, pero nunca olvidará como la hiciste sentir"

  4. #8
    Eduardo Madinaveitia

    Debate interesante, como casi todos. Como las dos tienen su parte de razón, no me decanto por ninguna. Creo que deberíamos ser responsables de lo que publicamos en la Red y por tanto sería partidario de que no se pudiera borrar (de hecho parece ser que quienes más están haciendo uso del derecho al borrado son presuntos delincuentes). Pero luego veo el uso que muchas veces se hace de esa información sacada de contexto (y los 140 caracteres de Twitter, sin contexto, son muy peligrosos) y ya me entran las dudas. Cuando con los nuevos ayuntamientos vimos el "caso Zapata" escribí esta reflexión: http://blogs.20minutos.es/masquemedios/2015/06/15/maldito-twitter-bienvenida-a-una-nueva-profesion/ que me proporcionó muchas (y duras) críticas.

  5. #7
    Carlos

    Leídas las dos opiniones, ambas tienen su parte de razón. Tengo en este tema, la misma dicotomía que con la pena capital: es necesaria, para ciertos delitos graves, pero con total transparencia de la gestión y perfeccionamiento de las técnicas que nos permitan resolver el problema sin errores de ningún tipo y con total claridad de las pruebas y antecedentes. Tema complicado y a la vez, muy muy interesante.

  6. #6
    Paz

    Nos guste o no, hoy en día, carta sobre la mesa, pesa! Si bien tenemos libertad para decir lo que queramos, cuando queramos y como queramos (siendo siempre mínimamente politicamente correctos, todo sea dicho), también es parte de nuestra responsabilidad el acarrear con las consecuencias. Muchas veces no nos damos cuenta de la repercusión que nuestros dichos y hechos tienen sobre los demás y yo creo que internet viene a darnos una bofetada con esta realidad. La repercusión existe igualmente, lo que pasa es que ahora se hace más notable.

  7. #5
    Diego L.E.

    Mi voto para María. El resto de fotos y tontunas que incluimos en las Redes no es comparado con la posibilidad de perseguir delitos y capturar delincuentes gracias a la imposibilidad de borrar la huella o rastro que dejas en la Red.

  8. #4
    Pablo

    Tal y como mencionáis en twitter; y si es cierto eso de que en 2019 más de la mitad de los móviles llevarán la huella digital; a mi la pregunta clave es porque NADIE NOS HA PREGUNTADO si queremos o no esto. Esto como el tema de los TTIP es una decisión que nos afecta mucho más de lo que parece; no digo que esté en contra pero entiendo que no todo serán ventajas y hay muchas contras que la población debería saber y sobretodo votar. Gracias por hablar sobre este tema del que por ahora los medios casi ni mencionan. Un saludo.

  9. #3
    Andrea

    Tenía una clara opinión al respecto y la he defendido a muerte con mis colegas. Hoy, después de leer a María dudo sobre mi opinión. Mi voto para ambas.

  10. #2
    Blanca

    Yo soy más de la opinión de María; la huella digital no es en si misma un problema siempre que se pueda controlar a las autoridades competentes; cosa distinta será (y ahí coincido con Julián) si las autoridades encargadas de la seguridad extralimitan su poder.

  11. #1
    Julián López

    Un presidente de EEUU (Franklin) decía: "quienes sacrifiquen libertad para conseguir seguridad no se merecen ni lo uno ni lo otro". En la actualidad, y llámenme conspiranoico, es como si se hubiesen juntado muchas casualidades (Guerras, ISIS, Atentados, robos...) que están justificando una mayor pérdida de privacidad en aras de la seguridad. Pues bien, reitero lo dicho por Franklin, si aceptamos la huella digital, estaremos aceptando perder una de nuestras libertades más preciadas, la PRIVACIDAD. Y si, prefiero un delincuente cibernético que un estado napoleónico.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top