Cara a Cara

Libro digital y libro en papel, ¿amigos o enemigos?

Ya hablamos del Libro como herramienta de personal branding, sin embargo en esta ocasión lo que buscamos es más bien volver  a abrir este interesante debate pidiéndole a dos asiduas lectoras y grandes profesionales su opinión acerca del libro en papel y el libro digital, y es que ¿son en verdad enemigos? ¿el uno se comerá al otro?, ¿se dirigen al mismo público?, ¿en la lectura es todo tecnología?, ¿Qué formato preferís para leer?…

¿Y vosotros, cómo lo véis?

Cristina Recuero opina...

Analógico o Digital, amigos o enemigos, lo importante es que se lea.

Hace solo unos años muchos pensamos y visionamos cómo el libro digital devoraría al tradicional libro en papel en poco tiempo. Lo admito, y los datos no me dejan otra alternativa, tampoco en esta ocasión he estado muy acertada en mis visiones, al menos a corto plazo porque, la vida sigue y sigo creyendo que el libro en papel será una reliquia para enamorados del olor de sus páginas, románticos de tiempos pasados y aquellos que gustan de tocar y poseer lo que posiblemente nunca volverán a releer y acabe ocupando estanterías, cajas y trasteros…

Si bien es cierto que en España, datos del Ministerio de Educación nos muestra una caída de casi un 2% en ediciones digitales en 2014 y un repunte de casi un 4% en edición impresa para primera ediciones, y que este dato en España se corresponde con lo que también está ocurriendo en otros países, sigo apostando por un formato digital que comerá terreno al tradicional o analógico por su comodidad, facilidad, practicidad e interactividad.

Ahora bien, ¿Hablamos del precio?

En la actualidad, el libro de tapa blanda es mas económico que la edición digital, incluso a veces el libro de tapa dura lo es.

¿Razón?

  1. 21% IVA para ediciones digitales.
  2. 3% IVA para ediciones impresas.

¿Será el precio la razón? ¿O es cierto eso de que nos sigue gustando leer el papel, tocar en tres dimensiones y hojear con el dedo anular para ver cuántas páginas tiene el libro?

En absoluto considero que estemos antes una desaparición del libro en papel, pero si creo que quedará reducido a ediciones limitadas y de extraordinaria calidad y precio, también.

En cualquier caso, como dije al principio, analógico o digital, pero ¡que se lea!

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Susana Carbajales opina...

Aún recuerdo la gran discusión que tuve hace un par de años con un amigo acerca de mi “intolerancia” a los libros digitales…

Sí, reconozco que son muy útiles, permiten que lleves un montón de lecturas en un solo soporte, que además es ligero y no demasiado caro. Me parecen una herramienta fantástica para, por ejemplo, evitar dolores de espalda a los estudiantes debidos a los pesados libros de texto y, además, el abaratamiento de los costes hacen que sean un producto mucho más accesible que sus análogos en papel.

Sin embargo, a pesar de todas sus ventajas, me considero una enamorada de los libros impresos.

Me fascina el olor que desprenden sus páginas,  me gusta el romanticismo de escribir una dedicatoria cuando regalas uno o elegir un marcapáginas… o regodearme en la magia de las ediciones de lujo y las cuidadas portadas de los libros antiguos. Me encanta entrar en las librerías y perderme entre sus estantes, mientras busco un título que llame mi atención o deambular por bibliotecas durante horas sin un rumbo fijo.

Sí, los libros digitales son eminentemente más prácticos, no lo puedo negar, pero lo mismo que compro zapatos, lavadoras y toda clase de cosas a través de mi ordenador, no ha habido aún quien haya sido capaz de poner un libro digital en mis manos.

A pesar de eso, sé que lo lógico es que libros impresos y digitales coexistan, porque, independientemente de mis gustos, tienen utilidades distintas y van dirigidos a personalidades bien diferenciadas. Y, si sirven para que la gente lea más, bienvenidos sean.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%
  1. #10
    @mgmoriano

    Vaya por delante que he votado a Cristina aunque la mayoría de mis amigos habrían votado a Susana sin dudarlo. Yo misma he tenido esta conversación miles de veces y la conclusión a la que llego es la misma que ha expuesto Cristina. En mi caso soy un alectora voraz. No tiene mucho sentido almacenar libros a lo loco en casa francamente lo cual no significa que no siga comprando en papel parte de lo que leo pero cuando lo hago es por una de estas razones: - sigo comprando en papel los comic, eso sí que no me lo puedo imaginar en digital, forma parte del ritual de lectura - los libros de estudio los compro en papel porque tengo la manía de subrayarlos, escribir notas al margen.. los abogados necesitamos subrayar con muchos colores y hacer muchas anotaciones, estoy segura de que nos inyectan algo el primer día de Universidad - algunos libros temáticos de consulta muy concretos (por ejemplo sobre mitología antigua) que ofrecen ediciones muy cuidadas El resto (que es algo así como el 80% de lo que leo va al Kindle del tirón entre otras cosas porque incluso con la diferencia de IVA me salen más baratos)

  2. #9
    Diego López

    Aunque creo que Cristina tiene razón y lo que argumenta acabará sucediendo, mi voto es para Susana, más que nada por una cuestión de "romanticismo" hacia el libro de papel.

  3. #8
    Marta Jiménez

    En mi opinión un libro digital es, después de todo, la versión electrónica de uno tradicional, y para mi tiene todas las ventajas del mundo, con lo que apoyo a Cristina. No ocupan espacio físico (los tradicionales, además de acumular polvo, implican pérdida de espacio en casa). Aunque se pierda el dispositivo pueden conservarse en un archivo en PC. Son más baratos (aunque los dispositivos para leerlos no). No existe impresión, lo que permite disponer con mayor rapidez de libros sobre temas de actualidad y, además, son fácilmente actualizables (para corregir errores o añadir información). Pueden ser entregados casi al instante y se tiene una gran oferta en internet. No tienen ediciones agotadas (el libro está siempre disponible y a nivel global). Facilita el acceso a la lectura para personas con deficiencias visuales, y hay algunos eReaders que están diseñados especialmente para estas personas. Se puede buscar una palabra o frase instantáneamente Socializan la lectura, pues fácilmente se comparten citas a través de Facebook, Twitter y otras redes. Son portátiles, pesan muy poco. Con lo que me quedo con el soporte digital sin lugar a dudas.

  4. #7
    Francisco Ramos / Controllingestión

    La vida tiene diferentes etapas y en cada una de ellas los recuerdos, que en algunas ocasiones no nos dejan mirar hacia el futuro, nos dan momentos de calma y felicidad. Tener un libro en las manos es una sensación única, pero lo dice alguien con cuarenta y tantos (no vamos a entrar en detalles). No sé si mis hijos adolescentes opinan lo contrario. Como termina diciendo Cristina, lo importante es leer.

  5. #6
    Susana Carbajales

    Me alegra ver que sigue habiendo muchos enamorados -como yo- del papel. Ahora bien, ¿qué pasará con las nuevas generaciones, aquellas que no han crecido con el olor de los libros entre sus manos? ¿Ocurrirá con los libros como con los vinilos o los CD's, que son casi objeto de coleccionista? Aún así, ¡viva el papel!

  6. #5
    Antonio López

    De acuerdo con Cristina pero, mi voto para Susana al menos, a día de hoy y espero que por mucho tiempo. Hay sensaciones que me siguen gustando vivir y espero no acaben en mucho tiempo.

  7. #4
    Anónimo

    Mi voto para Cristina pero, yo seguiré comprando libros en papel. Cuando el precio baje igual me convencen.

  8. #3
    makertan

    Estoy de acuerdo con ambas. Creo que si el libro en papel repunta; el IVA es un argumento sólido; pero ¿Y si este es un caso que demuestra que a veces el usuario valora lo intangible por encima de los beneficios tecnológicos? Coincido con Susana; para mi también el público objetivo de ambos productos es distinto....finalmente cuando el mercado esté preparado; sucederá lo que dice Cristina; el libro en papel será un artículo de colección....¿Cuánto falta para ello? Ni idea....¡Gracias por este debate!

  9. #2
    Eduardo Madinaveitia

    Creo que Cristina tiene razón en dos cosas: 1) lo importante es que se lea y 2) el libro digital no ha jugado aún su última batalla. Pero yo sigo siendo de libro de papel, aunque ya no quepamos en casa, aunque las estanterías se quiebren, aunque... Creo que en esto hay un componente que no tiene mucho de racional...y eso que se supone que los que leemos mucho somos más racionales ¿o era todo lo contrario? Así que he dado mi voto a Susana.

  10. #1
    Pablo Gª.

    Mi apoyo definitivamente va para Susana porque como bien dice ella, la tecnología hace que un libro digital sea más práctico y todo...pero a mí me gusta más el libro en papel, es como cuando te gusta el típico puesto pequeño que tiene menos cosas que un gran centro comercial....sabes que es más caro, que tiene menos funcionalidades, pero tiene un "algo" que no se puede explicar. Eso es el libro en papel. Eso si, Cristina tiene razón en que no es justo que el libro en papel sea con un IVA del 3% y el digital al 21%, al final los dos son productos culturales.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top