Cara a Cara

¿Falta mucho para ver igualdad de género en los puestos de responsabilidad?

12,8%, ése es el porcentaje de mujeres que ocupan cargos en la alta dirección de las empresas del Ibex 35 y aunque cada día vemos más en las listas de mejores ejecutivas, ¿realmente creéis que eso se está trasladando a todas las empresas?, ¿son ellas las excepciones y no la regla?…en otras palabras; ¿se puede decir que nos acercamos a la igualdad de género en puestos de responsabilidad y toma de decisiones entre hombres y mujeres o ser mujer hace que puedas tener más conflictos laborales y personales?, ¿cómo arreglar esto?, ¿sirve la discriminación positiva?

Oscar Fernández opina...

Siempre he visto a la mujer como un hombre o a un hombre como una mujer en todos los aspectos de la vida menos en aquellos en donde es imposible biológicamente que uno ocupe el lugar de otro. Y por tanto, nunca he valorado de forma positiva ni negativa el hecho de que la mujer como tal ejerza una profesión, una responsabilidad o asuma una tarea concreta por su condición sexual.

Sí es verdad que no sé porqué razón considero que la mujer genera (o viene ya de fábrica) unas cualidades especiales que el hombre no o que al menos el hombre si las tiene, no sabe poner en práctica como lo hace la mujer.

Obvio hablar de la discriminación negativa de la mujer en el ámbito laboral no sólo por ser retrogrado e indignante, sino por ser poco inteligente desde un aspecto empresarial, pero es importante que de igual forma no fomentemos la positiva, es decir, favorecer a la mujer en el entorno laboral – empresarial sólo por ser mujer.

Como mencionaba antes, creo en que la mujer sí tiene cualidades diferenciales a los hombres que influyen positivamente en la gestión de empresas y son complementarias en gran medida a aquellas que tienen algunos hombres con la conclusión final de que para conseguir la mejor gestión empresarial, la más eficaz y la más interesante y completa, la presencia de la mujer debe ser fundamental en posiciones de responsabilidad claves junto al hombre o por separado. La combinación de ambos sexos en la justa medida que la eficiencia lo requiera y el entorno lo precise es la solución más interesante. En definitiva es como la vida misma. No seríamos nada los unos sin las otras y viceversa.

Siempre compartí mis decisiones con mujeres y también con hombres. Creo que cuanta mayor combinación de género haya en las empresas y en sus puestos de responsabilidad, más rica será ésta y así lo he perseguido desde que he tenido capacidad de contar con equipo a mi lado.

La igualdad entre género no debería ser algo “legal”, es por sí algo “natural” que quien no lo ejerza no responde a este mundo que formamos ambos, mujeres y hombres, conjuntamente.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Lidia Alvarado opina...

Si echamos la mirada atrás podemos constatar que aunque queda un largo camino por recorrer, las mujeres han progresado mucho en los últimos años, tanto en el ámbito educativo como laboral. Pero a pesar de estos avances que son innegables, la desigualdad de género se hace claramente patente en los puestos de dirección y en la toma de decisiones.

La presencia global de las mujeres en puestos de alta dirección en empresas y organizaciones sigue siendo muy inferior a la de los hombres y en el caso de que consigan acceder a puestos directivos, las ejecutivas reciben casi siempre una remuneración inferior a la de los hombres.

Las posiciones de poder han estado y siguen estando vinculadas a los hombres y aunque la participación de las mujeres ha aumentado progresivamente, lo ha hecho a un ritmo demasiado lento, con resultados menores que los conseguidos en el mercado laboral en su totalidad.

Las mujeres altamente cualificadas se ven expuestas a “barreras invisibles” que les impiden alcanzar los niveles jerárquicos más altos en el mundo de los negocios, independientemente de sus logros y méritos.

En este sentido, el gran reto que se plantea en los próximos años en el mundo laboral respecto de las relaciones de género en los países desarrollados, consiste en lograr el acceso normalizado de las mujeres a los puestos de poder. Para ello, se hace imprescindible eliminar los obstáculos a los que las mujeres tienen que enfrentarse y que dificultan su acceso a posiciones de responsabilidad. Uno de los más importantes es la ausencia de una política laboral consolidada que favorezca la conciliación entre vida laboral y familiar.

Asimismo, para que los cambios se conviertan en hechos se hace necesario un cambio de mentalidad en todos los ámbitos de la sociedad en general. Solo así los pequeños avances logrados podrán consolidarse y la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad dejará de sorprendernos.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%

Deja un comentario

  1. #11
    Cristina Recuero

    Estoy completamente de acuerdo con el texto de Oscar y además como lo conozco y he trabajado con él y para él, puedo decir que sus palabras son ciertas al menos en mi experiencia. Eso si, de igual modo creo que Lidia no podría tener más razón al respecto de los puestos de dirección y la radical diferencia que existe en condiciones entre hombre y mujeres. Justo el sábado pasado viendo una entrevista a Rosa Díez en la Sexta, y lejos de entrar en política, hubo una frase que dijo y me dió qué pensar y es " A las mujeres nos llaman mandonas, mientras que a los hombre los llaman líderes..." Creo como dice Lidia, que la conciliación laboral / familiar es algo que debe trabajarse si buscamos esa igualdad y también el cambio de mentalidad, pero bajo mi punto de vista como no a todos interesa ese cambio de mentalidad o si interesa tendrán que pasar muchos años, hagámoslo por Ley!! Que una ley obligue a ajustar posiciones y salarios idénticos en las empresas, así como la conciliación "REAL". Gracias cracks por compartir vuestra experiencia y opiniones!!

  2. #10
    Eduardo Madinaveitia

    Yo no creo que tenga que haber discriminaciones, tampoco las positivas...pero la realidad es que las hay. Hacen falta buenas políticas de conciliación (que tampoco discriminen; parece que cuando se habla de este tema se piensa sólo en las mujeres) y sobre todo cambios en la mentalidad. Esto es cultural y llevará aún muchos años. Si sólo se tuviera en cuenta la capacidad habría muchas más mujeres en puestos directivos...o sea que, implícitamente, la discriminación existe. Así que, aunque Óscar argumenta muy bien su postura, mi voto va para Lidia.

  3. #9
    Paco Cano

    Poco más que añadir a lo ya dicho por lo ponentes. Es evidente esa dificultad que poseen las mujeres para conseguir un ascenso o una igualdad de salarios. Puede que se encuentren en la incomodidad que algunos hombres sufren por tener una jefa; o por esa "competitividad" que algunas mujeres se establecen entre ellas, como ya se habló aquí en otro post. Lo cierto es que la clave está, como ya se ha apuntado, en propiciar un cambio de mentalidad, y efectivamente no crear una igualdad en el mundo laboral a base de leyes, sino por la lógica natural. Las organizaciones deben de ver en hombres y mujeres a personas de quienes pueden recibir su potencial. Aprovecho para también subrayar lo dicho por Lidia sobre la necesidad de establecer medidas reales de conciliación de vida familiar y laboral.

  4. #8
    Anónimo

    NO somos iguales por mucho que nos empeñemos en serlo. Si en vez de fijarnos en el género focalizáramos nuestros esfuerzos en hacer bien nuestro trabajo, nos iría francamente mejor, ya que estaríamos demostrando nuestra valía sin importar si eres hombre o mujer.

  5. #7
    Anónimo

    Dejar de utilizar términos como"género" por tal vez... "personas"? Y que sirva para definirnos a todos.

  6. #6
    María López

    Actualmente aún es muy patente la desigualdad entre sexos en el ámbito laboral en cuanto a cargos y salarios. Los hombre siguen ocupando la mayoría de los puestos de máxima dirección de las grandes empresas. Como dice Lidia hay una barrea invisible que impide el crecimiento. Ésto unido a la difícil conciliación de la vida familiar cuando se ocupa un alto puesto hace que las mujeres vivamos en desventaja laboral. Espero que una buena política laboral y un cambio de mentalidad en generaciones futuras cambien este modelo actual.

  7. #5
    Miguel Alvarez

    Muy buen cara a cara. En mi opinión creo que la sociedad debe hacer de esto un análisis mucho más enriquecedor que el dichoso feminismo y por lo tanto buscar soluciones que no sean discriminar de manera positiva (eufemismo) para evitar que sucedan cosas como que un padre pierda casi siempre en un juicio la custodia de su hijo sólo por ser hombre. Y a nivel laboral igual no sea que pasemos de un extremo al otro y se acabe la meritocracia por el dedo divino que decida en función del sexo. En cuanto a lo que dice Lidia, 100% de acuerdo pero hay barreras (me refiero en concreto a la posibilidad de ser madre) que exigen que el estado ayude a las empresas con algo más que esa famosa cuota del 50-50, y es que hay algo que nadie dice y es una realidad...cuando hay un sueldo de 1000€ netos, la empresa no es que pague 1.000€, es que se acerca más a 2.000€...y el estado se lleva mucho de ahí. Es algo en lo que los gobernantes deberían reparar...¡Muchas gracias!

  8. #4
    GLM

    Es difícil posicionarse en este tema, pero mi voto ha sido para Oscar.Desde mi punto de vista, aunque le pongamos un buen apellido, el termino "discriminación positiva", es un eufemismo. Por definición la discriminación no puede ser positiva bajo ningún concepto. Al final el foco puede estar en las diferencias por género, pero también en las diferencias por origen racial, étnico, geográfico o social, por edad, por condiciones físico / psicológicas / intelectuales......... y cada uno de estos colectivos debería plantearse la puesta en marcha de medidas que les "ayudaran" en conseguir la igualdad respecto a otro colectivo "mejor tratado"...... No creo que se haga ningún bien a nadie decir que su posición en la estructura de una empresa, que su salario es "fruto de una discriminación positiva o de una cuota" y no de su "esfuerzo y creación de valor".Para finalizar, me sorprende que siempre se ponga el enfoque en "los puestos de responsabilidad y las posiciones de poder", y las diferencias no solamente está allí. El último "Informe Especial GEM sobre Emprendimiento Femenino" que se realizó en el 2015, muestra claras diferencias por género a la hora de crear y desarrollar con éxito un negocio y este dato si es preocupante porque no depende de una cuota o de que un grupo ponga obstáculos a otro para acceder a su posición......

  9. #3
    Anónimo

    Estoy totalmente de acuerdo con Lidia Alvarado y me parece muy interesante cuando habla de las barreras invisibles a las que tienen que enfrentarse las mujeres día a día en el mundo laboral y a la falta de conciliación. Sin duda este tema podría plantarse en un debate aparte.

  10. #2
    Sandra García

    Coincido con ambos pero estoy más con Óscar, y la frase final es muy clara: la igualdad de género NO DEBE SER LEGAL, debe ser natural. Y los políticos no entienden que esto no se arregla con leyes sino educando y transmitiendo estos valores.

  11. #1
    Anónimo

    Yo creo que la discriminación positiva es un mal necesario para estabilizar el mercado y desarraigar costumbres de dinosaurios a la hora de contratar. Mi voto es para Lidia

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top