Emprender, ¿Una cuestión de actitud? | Miguel Montoro & Dionis Guzmán
Cara a Cara

Emprender: ¿Una cuestión de actitud?

Mucho se habla y escribe sobre los valores y capacidades que debemos tener en cuenta a la hora de emprender: compromiso, aptitud, pasión, responsabilidad y un largo etcétera de cualidades necesarias para no decaer en el camino y mantener la creatividad necesaria para remontar y levantarnos al caer.

Pero, si hay una palabra que figura siempre junto al emprendedor esa es “actitud”.

¿Podríamos así afirmar que emprender es cuestión de actitud?

Miguel Montoro Ortega opina...

Emprender nunca es fácil y menos en los tiempos que corren: trabas burocráticas y administrativas, una alta inversión inicial y el difícil acceso a financiación, impuestos excesivos cuando estas empezando y los “consejos” de familiares y amigos que te dicen una y otra vez que te replantees la situación hacen cuestionarte la idea de emprender tu propio negocio. Aún con todos estos inconvenientes, en los últimos años estamos viendo como cada vez más personas se lanzan a la aventura.

Generalmente los emprendedores son personas optimistas y que siguen sus instintos. Eligen esta opción como forma de vida a pesar de tener otras alternativas y en vez de quedarse en su zona de confort deciden arriesgarse. Normalmente es porque han detectado una necesidad en el mercado y quieren ser ellos los que la satisfagan. Quieren ser los protagonistas y no los espectadores.

Emprender requiere trabajo duro, jornadas laborales interminables, seguir adelante en los tiempos difíciles y aprender a convivir con la incertidumbre.  Es estar dispuesto a sacrificar tu tiempo, esfuerzo y dinero en convertir una idea en algo tangible donde el dinero es la recompensa, no el objetivo.

“No hay que tener tu propia empresa para ser un emprendedor, serlo es una cuestión de actitud, para mi es alguien que en su interior más profundo es un inconformista, es alguien que está empeñado en crear un cambio, a pesar de ir contra la norma”.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Dionis Guzmán opina...

EMPRENDER SE PARECE MUCHO A APRENDER …y la verdad es que no creo que sea ninguna casualidad. En primer lugar creo que es importante resaltar que los motivos que nos llevan a emprender a unos u otros son propios, únicos y muy concretos. Probablemente se parezcan de una u otra manera al de otros emprendedores per MI motivo es 100% personal. Desde el momento de la toma de esa decisión comienza un periplo vital y personal en el que (y ahora sí) la actitud es la compañera cotidiana día tras día que recorre ese camino con nosotros paso a paso. Muchos de nosotros hemos dejado atrás cierta seguridad, tranquilidad y , por qué no, un cierto confort que ahora mismo ya no existe y ese vacío genera cierta incertidumbre. Pero solo es eso…nada más que un apego, un recuerdo pero de ninguna manera es un miedo.

La actitud sirve para recordarte cada día de dónde vienes y a dónde te has propuesto ir pero admitámoslo..no es suficiente. Desde el primer momento se hace imprescindible ejercitar otras capacidades si queremos recorrer ese camino del emprendimiento con cierto éxito. Si tuviera que escoger entre alguna de ellas me quedo sin lugar a dudas con una: la capacidad de aprender. Tiene que ser algo constante y que tenemos que ejercitar de forma exhaustiva y sin descanso hasta que se convierta en algo instintivo, casi como un 6º sentido. Nos debe permitir aprender (y rápido) de los errores bien sean propios o ajenos, de la competencia, del mercado e incluso de la prima de riesgo si hace falta.

“El aprendizaje es una especie de estómago que digiere todas nuestras experiencias como emprendedores y nos permite quedar con las más importantes y con aquellas que realmente nos pueden resultar útiles en nuestro día a día así que…¡buen provecho! “.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%
  1. #17
    cesarnuñez.com

    Es cuestión de prioridades. Aquí el reconocimiento público va para futbolistas... tenemos la mejor Liga del mundo (y más si la dividimos entre población). En España se valora otra cosa que no "a los que crean riqueza". Amancio Ortega Inditex permite que aquí haya directivos, sin gente como él, aquí habría sólo "puestos humildes" (y dignos, todos hemos empezado por ahí; pero hace falta homenajear a los que crean riqueza, para que los jóvenes sigan ese ejemplo, y no se dediquen a ser los mejores "GandiaShores" ;)

  2. #16
    Rosana Duarte

    Yo creo que del vamos está todo equivocado, tendríamos que tener la posibilidad de poder rendir al máximo todos, las escuelas estatales tendrían que tener un alcance total a las posibilidades culturales y económicas, dar la posibilidad de formar al ser humano desde sus primeros pasos, abrirle el caminos y no cerrarle las puertas en las narices. Los hombres de bién no sólo nacen, se hacen en su infancia en su adolescensia y cuando son mayores también, pero para eso hay que incentivarlos y darles herramientas para crear y no destruir, hoy hay todo para formar grandes personas, demoslé la posibilidad de avanzar, claro que la "Actitud" es. Un 60% cambiemos la educación y abramos un abanico de culturas "Enseñemos a enfrentar al mundo"

  3. #15
    Elia Méndez

    Para algunos es "emprender o morir", porque no te queda otra y para otros es un ¿por qué no?. Las dos opciones demandan un espíritu de aventura, de descubrimiento, de aprendizaje contínuo, de paciencia infinita, resilencia y adaptabilidad y si siguiera seguro que me saldrían más adjetivos. Yo no soy emprendedora porque "la vida me hizo así", sino porque "la vida me dio esto por el artículo 33 o si no moría o mataba a alguien" y la verdad, aunque a pesar de que esto parece la montaña rusa del "dragon khan", no me arrepiento ni un ápice. Se aprende, se conecta, te conoces en el camino y conoces a otros de una forma diferente y el "ROI" invita a más... aunque cuidado... se habla mucho de emprendimiento y de lo genial que es, pero el camino tiene rosas, espinas, pedruscos y algunas veces arena suave, pero todo depende de la actitud con la que se vaya por el camino.

  4. #14
    Marc López

    Mi voto va para Dionis, El talento tiene una parte de genética pero hay quien naciendo para una cosa, no la trabaja y la pierde. Emprender consiste en fracasar y aprender de tus fracasos para llegar al éxito. Un saludo a todos.

  5. #13
    makertan

    Hola Miguel, es curioso eso que comentas porque últimamente se ha estado debatiendo en torno a la figura del emprendedor como consecuencia del paro. Y yo creo que tiene que ver mucho con ACtitud pero también con APtitud. La pregunta es, ¿Es la necesidad la que crea emprendedores o es el emprendedor el que crea una necesidad? Ambas son vertientes válidas de una misma moneda pero bajo mi punto de vista, ese 'gen' del emprendedor lo tienen aquellas personas que disfrutan de crear una empresa, que dejan en segundo plano la variable económica y el beneficio y tienen una satisfacción personal en crear algo distinto, bueno y rentable. Y en esa concepción entra el juego el valor más importante: no importa caer sino levantarte. ¿El emprendedor se hace o nace? yo creo que nace, y se va haciendo, y después es la vida la que te hace seguir con ello o no (del mismo modo que quien no tiene el gen por circunstancias de la vida acaba siendo emprendedor) :) ¡Un saludo!

  6. #12
    Miguel Montoro

    Hola Miriam, me acuerdo de la encuesta que realizaron y me llamó mucho la atención, no recuerdo exactamente cuando fue, pero creo que fue o antes de la crisis o en sus primeros años. En los últimos años, creo que la situación ha cambiado, o al menos entre los jóvenes españoles. Una encuesta que se realizó en 2014 a 16.000 estudiantes de bachillerato reflejó que el 28% de ellos quería emprender su propio negocio al terminar sus estudios. Esto quiere decir que está habiendo un cambio en la forma de pensar de la sociedad española (o al menos la de los jóvenes) donde en muchos casos quieren intentar llevar a cabo una idea o proyecto en vez de entrar en la empresa privada o prepararse una oposición. Y creo que esto es una muy buena señal, ya que la pequeña y mediana empresa es la que tira de la economía de este pais.

  7. #11
    Miguel Montoro

    Efectivamente Luis la actitud no lo es todo pero te da un empujón muy importante y te ayuda en los momentos más complicados. Me alegro que en el sitio en donde estas trabajando valoren tu trabajo e intentes cambiar las cosas desde dentro.

  8. #10
    Miguel Montoro

    Ricardo y Raquel totalmente de acuerdo

  9. #9
    Miguel Montoro

    Araceli, por supuesto que no es lo mismo emprender con unos recursos limitados, que cuando has recibido una buena inyección de capital y eso te permite tener más margen de maniobra y poder ganar tiempo para empezar a generar liquidez que permita que la rueda siga girando. Pero como bien dices, aunque el primero no salió como tu esperabas seguro que aprendiste de los errores y en vez de volver a la empresa privada has seguido confiando en ti y en tu instinto y has aprovechado lo aprendido para este nuevo el cual espero que te funcione :)

  10. #8
    Miguel Montoro

    Muy de acuerdo contigo Elisa en que un empresario nace y después se hace, es más sin esta parte seguramente dure poco. La formación a día de hoy, seas empresario o no es fundamental. Pero como bien dices, al empezar tu propio proyecto renuncias a una parte importante de tu vida y no todas las personas quieren asumir ese coste.

  11. #7
    Miriam Ortiz de Zárate

    Hace un par de años vi los resultados de una encuesta realizada a estudiantes universitarios de último año en la que se les preguntaba acerca de su futuro. Las cifras eran espeluznantes. No recuerdo con exactitud, pero más del 70% imaginaba su situación ideal siendo funcionarios (es decir, un trabajo estable, seguro y para toda la vida), mientras que el porcentaje de personas que se imaginaban "emprendiendo", no llegaba al 5%. Disculpadme porque no recuerdo los datos con exactitud. No obstante, estas cifras alcanzan para darnos cuenta de que hay algo que no funciona en nuestra educación y en nuestra cultura, que requiere una profunda transformación.

  12. #6
    Luis Esteban

    Estoy de acuerdo con Dionís y sobre todo con la opinión de Juan Sevillano. Creo que la actitud es una cualidad ante la vida, se puede emprender un negocio propio o se puede emprender constantemente desde la empresa en la que trabajas, siempre y cuando te dejen, claro está. Pero debes ante todo tener el rumbo claro y recordarlo día a día. Como dice Dionís, la actitud no es suficiente y aprendemos a marchas forzadas en muchas ocasiones. He sido emprendedor y hoy trabajo en un pequeño negocio de la Rioja por cuenta ajena donde valoran mi emprendimiento en muchas áreas. Miguel, yo también creo un cambio y no soy empresario.

  13. #5
    Ricardo Benítez

    Yo creo que el emprendedor nace, no se hace. Hay personas que nacen con ese espíritu de querer avanzar, emprender y crear constantemente. Todos conocemos personas que aún estando sin trabajo nunca se platearían poder crear por ellas mismas, siempre esperando una llamada, un trabajo que como ya sabemos puede tardar en llegar...

  14. #4
    Raquel Fernández

    Gran debate. En los tiempos que estamos atravesando emprender es en muchas ocasiones vital para poder salir adelante. Estoy de acuerdo con Miguel. Emprender como sentimiento, forma de ser, se encuentra en cada persona. Las hay más arriesgadas y otras que no se permiten salir de su zona de confort.

  15. #3
    Araceli Ramos

    La actitud se tiene ante la vida, cada día que te levantas de la cama y piensas en el día que te queda por delante y como sacarle el mayor rendimiento. Emprender? Cuanta diferencia entre emprender con capital ajustado y capital suficiente para contratación y toma de riesgos. Ahí radicó la gran diferencia entre los negocios que he intentado sacar adelante, si bien mi actitud fue positiva, el primero pudo conmigo. El segundo aun está empezando. Suerte a todos los emprendedores y luchadores, que lo hay y mucho emprendan o no.

  16. #2
    Elisa Escobedo

    He votado por la opción de Dionis, aunque la de Miguel merece también apoyo. Solo aportaría una pequeña reflexión sobre el hecho de que aun y con todas las consideraciones, a mi entender un empresario en gran parte "nace", a continuación "se hace". Lo digo porque en unos momentos en los que parece que todos debemos ser emprendedores (ergo empresarios, aunque con leguaje menos duro), opino que la adrenalina del emprendimiento y sus logros tiene un coste que a muchos se les antoja injustificable e imposible, a nivel estrés, de dedicación y de las pérdidas de tiempos a otras cosas que implica. Además de las muchas capacidades que acaba exigiendo en forma de conocimientos de todo: desde contabilidad hasta sistemas de liderazgo, emprender es cosa de "ser" además de por supuesto de aprender.

  17. #1
    Juan Sevillano

    Tras resolver la compleja multiplicación, la verdad no tenía todas conmigo ya puedo opinar. La verdad no voy a votar por ninguna, ambas dos son igual de buenas, sólo quisiera apuntar algo que nos ha pasado a todos la hora de emprender, hemos sido felices, muy felices haciendo exactamente lo que queríamos hacer. Bueno luego viene el aprendizaje como dice Dionis, y la actitud como bien dice Miguel, me gustaría sumar la humildad para aprender aún mas rápido, y al empatía para disminuir un poco la "tangente" de la actitud que sin quererlo se confunde con soberbia. Vendrás dadas, no hay la menor duda en cuanto a eso, y será muy difícil? También. Los impuestos nos van a ayudar NO, pero una buena consultora detrás nos ayudara ahorrar o convertir en positivo la mayor parte, atentos a esto Ok, eso de llevar tu el IVA con la ayuda de un primo-hermano no vale, por 100€ mes las hay muy buenas. El Business Plan, que términos tan bonitos y que hemos detestado algunos, señores voy a derribar este gran mito, te vale un folio (u cualquier otro papel), sólo tienes que poner blanco sobre negro, Que quieres hacer, Cómo lo vas a hacer, y que costes mínimos tiene, luego lo iras complicando tipo Matrix, pero es fundamental escribir tus metas y revisarlo mensualmente si la línea que has trazado se está cumpliendo, y ojo que la linea se puede ajustar, se debe ajustar Ok Es como el RUMBO de un barco, que todo se mueve, el viento, el agua, el clima etc, llegarás antes o después, pero si el RUMBO no está claro nunca llegaras. Un beso a todos, Juan Sevillano

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top