Cara a Cara

¿Es recomendable que una empresa promueva la actividad física entre sus trabajadores?

En el estudio “Valoración Socioeconómica de un Programa de Actividad Física para los Trabajadores de una Empresa” del Consejo Superior de Deportes (CSD) en el año 2012, se abordaban -entre otros aspectos- los beneficios que implantar un programa de actividades físicas suponían en empresas, trabajadores y sociedad. El piloto se desarrolló en el grupo Mahou-San Miguel con unos resultados bastante positivos.

Evidentemente existen más organizaciones que han probado prácticas similares relacionadas con el deporte en la empresa. En algunos casos implementando centros deportivos dentro de sus oficinas (Santander o Google), con políticas de incentivación de deporte (desde Liberty seguros -que paga a sus empleados el kilometraje que hagan en bicicleta-, hasta quiénes como en el caso de Endesa, financian parte de la actividad deportiva de sus trabajadores)

Sin embargo, no siempre hacer deporte supone algo positivo para la salud. Estudios como éste de la Universidad de McMaster (Canadá) constatan que en presencia de estrés, o por un esfuerzo físico elevado, hacer deporte triplica el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Y reflejaba a los enfados y/o molestias previos a la actividad deportiva, como otros desencadenantes del aumento de las posibilidades de sufrir un ataque -en un aumento del 50%. Por cierto, ¿no es la empresa una ‘fábrica’ de estrés?

Viendo todo ello, ¿debería la empresa potenciar que sus trabajadores hagan deporte?, ¿debe ser algo obligatorio, voluntario?, ¿deben contabilizarnos y pagarnos esas horas dedicadas a cuidarnos? Sobre todo ello debatirán a continuación Elisa Pérez Garabatos y Elia Méndez en este nuevo cara a cara.

Deporte en la empresa, ¿una práctica recomendable?

Elia Méndez Bravo opina...

Difícil cuestión lo del deporte.

Campañas de publicidad, programas de televisión, artículos en revistas femeninas sobre lo importante que es hacer deporte y ser “saludable”. Vamos que si no eres ágil y rápido como un guepardo, te matas en el gimnasio y vas por la vida con una talla 38, los músculos torneándote las extremidades y con un abdomen bien chocolatero o metido hasta la parte de atrás de la columna, entonces no eres ni perfecto, ni feliz, ni sano. Clichés y más clichés.

Tristemente he tenido en mi familia personas que no han podido hacer deporte y que sin embargo han vivido una vida tranquila, activa, sin dolores y se han ido pasando la década de los 80. Si que es necesario tener actividad física para mantenernos saludables, pero todos realizamos actividad física. Con el sólo hecho de andar o pasar la escoba ya estamos contrayendo nuestros músculos. Siempre estamos haciendo acciones físicas, unas veces más suaves y otras más fuertes, pero siempre, aunque no sean mediáticas.

Esto no significa que yo no abogue por el ejercicio físico, pero no creo que el “deporte” sea la panacea de la salud y la inmortalidad, si no, que se lo digan a los músculos contracturados o a lesiones que a veces se convierten en permanentes. Estoy totalmente en contra de esa dictadura suave y subyacente que etiqueta al personal y que hace que se conviertan en imposiciones disfrazadas de beneficios de una empresa o en actividades de team building.

No olvidemos que detrás de todo esto hay mucho dinero implicado que va desde la moda, la nutrición y las farmacéuticas.  La libertad es la premisa.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Elisa Pérez Garabatos opina...

El combo familia y amigos, psicólogo y deporte, es el que toda persona debería tener en equilibrio, y es ahí donde las empresas deberían focalizarse para tener trabajadores más contentos y fieles a la causa: si bien es importante el dinero, no lo es todo en esta vida; mucho menos, si no tienes tiempo ni salud para gastártelo. Partiendo de la base de que ASICS -la empresa para la que trabajo- es el acrónimo de Alma Sana In Corpore Sano, podéis tener una pista de por dónde van los tiros.

Tenemos dos horas al día para hacer nuestro deporte. Mientras el trabajo esté hecho, cada uno se organiza como mejor le viene. Eso genera bienestar tanto a nivel individual como -lo que es más importante para la empresa- a tus compañeros de trabajo. Un trabajador amargado es como la manzana podrida del cesto. Vienen a impartirnos yoga, entrenamientos tipo HIIT, un fisioterapeuta a nuestra disposición (todo a cargo de la empresa) y fruta fresca que entra todas las mañanas en la oficina (Corpore Sano); también disponemos de dos psicólogas que te ayudan a crecer personalmente, a creer en tus fortalezas y entrenar tus debilidades (Alma Sana).

Conciliar no es sólo con tu familia. El deporte constituye uno de esos momentos para reconciliarte contigo mismo. Las empresas deberían de tomar nota y no escatimar en beneficios de este tipo para sus empleados. #AlwaysPeopleFirst

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%
  1. #9
    Miguel Arribe (www.zoomsalud.com)

    Me dedico a generar cultura del bienestar y a implantar programas de prevención activo dentro de las organizaciones y las empresas. Mi opinión es que hemos nacido y estamos diseñados para el movimiento,por tanto es necesario cuidar y entrenar dicha habilidad especialmente frente al tan abundante sedentarismo y sus consecuencias para la salud. Por otro lado cada cosa es lo que es, una cosa es deporte, otra actividad física y otra ejercicío fisico. De las tres yo recomiendo el Ejercicío físico tanto dentro como fuera de las empresas. De hacerlo dentro de la empresa debe ser implantado con la máxima implicación de la dirección que ha de actuar como ejemplo de líderes cambio transformacional en el camino hacia el concepto de empresa saludable entendiendolo como un todo y no solo desde el ejercicío físico, el proceso a de realizarse con una visión holística que conduzca a los trabajadores hacia la homeostasis personal (Equilibrio/Balance). Los programas deberian ser voluntarios y al menos en una parte pagados por la empresa(50% - 50%). El resultado global de estas acciones son realmente beneficiosas tanto para el conjunto de la empresa, como para el individuo (trabajador/empleado). Lo más importante sin duda es responder a la pregunta ¿Quien es el responsable de mi salud? Estoy convencido de que la respuesta es: Yo soy en el responsable de mi propia salud y por tanto debo integrar por mi mismo cualquier acción o método preventivo activo que me pueda llevar hacia una vida lo más saludable posible y con la mayor calidad de vida.

  2. #8
    Lola

    El deporte aporta muchos beneficios, cuando lo practicamos, liberamos estrés, por ende, menos tensiones en el trabajo y en nuestra vida personal; favorece al autocontrol; aumenta la cantidad de glóbulos blancos (mejora el sistema inmune); sentimos una sensación de bienestar, ¿quién no se siente mejor después de hacer ejercicios? bien sea darse un paseo de 1 hora diaria o 45 minutos, no hace falta matarse... Creo que en su justa medida y con cierta regularidad, el deporte debe estar en la vida de todos, más en este mundo que cada vez está haciendo de nosotros personas más sedentarias. Entiendo que las empresas incluyan actividades físicas para tener mayor grado de "felicidad", "fidelidad" y productividad entre sus empleados.

  3. #7
    Laura Rodríguez

    El deporte debería ser obligatorio en las empresas. Fomenta el esfuerzo, trabajo en equipo, cooperación, competitividad, y cohesiona los grupos en el trabajo.

  4. #6
    Paco Cano

    Yo creo que el deporte nos aporta bienestar y a la vez es una válvula de escape para muchas tensiones que acumulamos a lo largo del día, y quizás, principalmente en el trabajo. Por este motivo estoy a favor de él. Pero ahora bien, que cada uno practique el deporte que quiera y que le dedique el tiempo que estime oportuno. Tampoco estoy de acuerdo con que hay que ser un fanático/a de los gimnasios y que no se pueda vivir un día sin correr diez kilómetros. Saludos.

  5. #5
    Cristina Recuero

    La polémica está servida.... No he sido ni soy deportista, cuanto menos adicta al deporte. Me gusta andar y pasear y el ir al gimnasio supone otro "tengo que..." en mi vida. Dicen que a partir de cierto tiempo se convierte en un hábito, en mi caso puede ser que nunca llegué a ese cierto tiempo. No me gusta y punto! Nado porque me gusta en verano y ando porque me encanta, el resto es una obligación más que se suman al resto de obligaciones que tengo a lo largo del día y de las que estoy agotada "tengo que, tengo que, tengo que" A veces tengo la sensación de estar perdiéndome algo y envidio los cuerpos atléticos, igual como dice Elia, clichés y mas clichés, y siento que no soy todo lo sana que debería ser por no practicarlo, pero.... al carajo! Tomo la opción de una vida "menos sana" si eso significa no practicar dos hora al día deporte y buscar la reconciliación como dice Elisa cultivando otros aspectos de mi vida o cuerpo. Si la empresa me diese dos horas para reconciliar, no creo que las utilizaría para hacer deporte.

  6. #4
    MariaJuana

    Sin duda que la práctica de deporte, te hará una persona más sana. Está demostrado que las personas que practican deporte, dos o tres veces por semana, se enferman menos, ¿la razón? mejora notablemente el sistema inmunológico. El cerebro está directamente ligado a estos beneficios, ya que no es lo mismo salir a ver escaparates como ejercicio, que salir y andar con un ritmo constante, moderado y si quieres algo de música. Cuando el cerebro está conectado con la actividad física la ganancia es mayor que cuando no lo está; lo recomendado es hacerlo de manera constante, no hace falta machacarnos, efectivamente los extremos tienen resultados no tan positivos, lesiones crónicas, o llevar al cuerpo a extremos que fuerzan nuestros órganos a situaciones en las que ponemos en un riesgo innecesario a nuestro cuerpo. Sin duda que es un gran beneficio contar con una empresa que apoye y ofrezca a sus empleados actividades deportivas VOLUNTARIAS, torneos de pádel, maratones de 10K, pachangas de fútbol, entre otras actividades!!! Gran debate y muy buen cara a cara, mi voto es para Elisa.

  7. #3
    Julián López

    Si tu CEO hace deporte, el valor de las acciones de su empresa suben en bolsa. Ése es el mundo en el que vivimos...

  8. #2
    Elías

    Totalmente de acuerdo con Elia. Parece como si poco a poco, campaña a campaña la gente tuviese que seguir estas directrices.

  9. #1
    Marta Andrade

    Las virtudes del deporte en la empresa son incuestionables. Podemos debatir sobre si lo debe pagar o no la empresa, pero no que debería imponerse como práctica. Voto por Elisa!

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top