Cara a Cara

Decisiones en la empresa, ¿Son racionales o emocionales?

En el mundo sabemos que hay personas muy racionales a las que a la hora de tomar una decisión les pesa más el factor de la lógica que el de la emoción, así como hay otras, que a la hora de decidir son más irracionales, más impulsivas…pero en el ambiente laboral, ¿qué pesa más en la toma de decisiones en la empresa, los factores racionales o los emocionales? Para ello Jose Manuel y Alfredo exponen su particular punto de vista.

En tu caso, ¿pesa más en tus decisiones la parte racional o la emocional?

José Manuel Sánchez opina...

El ser humano es un ser emocional.

La neurociencia ha demostrado que procesamos la información que entra por los sentidos en términos emocionales (a través de la amígdala y del sistema límbico), antes de que elaboremos una respuesta o tomemos una decisión. Sin entrar en complejas explicaciones técnicas, podríamos decir que somos seres emocionales capaces de construir historias muy elaboradas que nos sirven para justificar las decisiones que tomamos.

Nuestra actuación en el mundo de la empresa no es una excepción. Esto es fácil de entender si pensamos cómo dos personas pueden tomar decisiones totalmente diferentes ante una misma realidad y manejando los mismos datos. A menudo nos encontramos con situaciones en las que una persona interpreta que se trata de un escenario seguro en el que se puede avanzar sin riesgo, mientras que el segundo lo ve como un escenario peligroso en el que es mejor mostrarse conservador.

¿Qué es lo que diferencia estas dos decisiones? La estructura mental de ambas personas. Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia estructura mental, creada y construida a lo largo de toda nuestra vida, que crea la forma en la que observamos el mundo y lo interpretamos. Esta interpretación tiene varios filtros y uno de ellos es el conjunto de experiencias vividas a lo largo de nuestra vida, junto con las emociones asociadas. Por ese motivo, una misma situación puede ser interpretada de manera tan diferente por distintas personas.

En conclusión: nuestras decisiones no son fruto del análisis frío y detallado de los datos, sino más bien un resultado de nuestro filtro subjetivo emocional, aunque no seamos conscientes de ello.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Alfredo Castellanos opina...

En muchas ocasiones hemos sido injustos a la hora de juzgar las decisiones tomadas por los responsables de las empresas.

Con el paso del tiempo y la experiencia que te da haber estado en diferentes puestos en diferentes tipos de compañías, pienso que todo lo que refiere a tomas de decisión importantes, están consensuadas, y basadas en criterios racionales. Creo que lo que hace pensar lo contrario es la falta de información o no conocimiento de objetivos globales.

Estamos en un momento de evolución empresarial y sectorial, donde un mercado maduro y competitivo requiere de cambios de perfiles y modelos empresariales, todos tenemos que estar preparados para que este cambio continuo no nos confunda y tenemos que pensar en evolucionar conjuntamente con lo que sucede a nuestro alrededor. Las empresas son ahora mas competitivas y requieren de modelos rentables y eso está provocando búsquedas contínuas, donde se toman muchas decisiones basadas en la mejora global. Esto no seria posible si nos dejásemos guiar de manera emocional.

¿Qué decisiones son las mas complejas a la hora de decidir?, desde mi punto de vista los cambios modelo de trabajo y las de personal.

Las primeras son comunes en grandes compañías y en la búsqueda de nuevas responsabilidades y formas de trabajo, no cabe pensar de manera emocional, sino ser lo mas racional posible. Si por lo contrario hablamos del tema de personal, es mas difícil, porque siempre lo es, pero por eso mismo hay que tomar la decisión de la manera mas racional. En las empresas pequeñas o de reciente creación, muy comunes en nuestro sector que busca especializaciones no creo que ninguno de los empresarios no hayan diseñado su compañía de otra forma que sea la racional, donde cada proceso o perfil es vital para el funcionamiento de la misma. Los procesos de selección, el estudio de modelos de diferentes compañía de diferentes sectores son un dato más de lo importante que es tomar las decisiones de forma racional.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%
  1. #12
    Yoseba Casanova

    Yo diria a un 50% entre: Cerebro Vs. Corazon. Nuestro cerebro no se asemeja a un ultra-potente ordenador. No es binario, no toma decisiones impecables ni predice con acierto matemático. Nuestro cerebro no es perfecto. Es eficaz. Y es tan eficaz, que nos ha llevado donde nos ha llevado. A lo mas alto de la evolución.... Y creciendo. Nuestro corazón (Cerebro pasional. El del día a día) crea atajos para poder gestionar la realidad y así no perder la cordura. Eso psicología, estos se llaman sesgos. A saber: es.m.wikipedia.org/wiki/Sesgo_cognitivo Gracias a ello, tomamos decisiones irracionales, ilógicas... Pero eficaces. Ello es inevitable en nuestro cerebro humano, tan inevitable como que un perro ladre. En mi opinión, al negar nuestro cerebro emocional en pro de una decisión fría y lógica corremos el riesgo de coartar toda nuestra eficacia evolutiva. Una vez mas, la escala de grises es la mejor. Decisiones planificadas, escritas, con datos... No siendo victimas de nuestro instinto, que por cierto, nos diferencia. Un gastronómico saludo.

  2. #11
    Yoseba Casanova

    Yo diria a un 50% entre: Cerebro Vs. Corazon. Nuestro cerebro no se asemeja a un ultra-potente ordenador. No es binario, no toma decisiones impecables ni predice con acierto matemático. Nuestro cerebro no es perfecto. Es eficaz. Y es tan eficaz, que nos ha llevado donde nos ha llevado. A lo mas alto de la evolución.... Y creciendo. Nuestro corazón (Cerebro pasional. El del día a día) crea atajos para poder gestionar la realidad y así no perder la cordura. Eso psicología, estos se llaman sesgos. A saber: es.m.wikipedia.org/wiki/Sesgo_cognitivo Gracias a ello, tomamos decisiones irracionales, ilógicas... Pero eficaces. Ello es inevitable en nuestro cerebro humano, tan inevitable como que un perro ladre. En mi opinión, al negar nuestro cerebro emocional en pro de una decisión fría y lógica corremos el riesgo de coartar toda nuestra eficacia evolutiva. Una vez mas, la escala de grises es la mejor. Decisiones planificadas, escritas, con datos... No siendo victimas de nuestro instinto, que ademas nos imprime caracter. Un gastronómico saludo.

  3. #10
    Yennifer López

    A mi criterio, toda desicion es tomada basada en emociones aunque parezcan racionales el punto está en descifrar cuales son las emociones que subyacen. Recordemos que el ser humano es antes que racional, emocional, por lo tanto estos determinan su accionar.

  4. #9
    María Comas

    A la hora de tomar una decisión,ya sea empresarial, o personal, prima en mí como me siento. Ya sea como lo nombremos, intuición, emoción.... Es lo que me hace moverme respecto a una decisión. Racionalmente las cosas pueden ser más o menos evidentes,pero sin sentirlo como tal no me empuja a decidirme.

  5. #8
    Victoria

    Estoy con Alfredo. Si basas tus decisiones en números y no en sentimientos; no te traicionará la elección.

  6. #7
    Jorge Palacios Plaza

    Desde hace años sabemos que la razón no es suficiente para tomar decisiones, sabemos que la emoción cumple un papel clave en la toma de decisiones. Para que un proceso sea racional, debe estar precedido de una elaboración previa emocional. Pero también es oportuno aclarar desde mi campo, la PNL y el NeuroLiderazgo, que una emoción no siempre ayuda a una buena toma de decisiones puesto que la misma emoción puede influir de manera negativa en el resultado. Así que no me decanto ni por uno ni por otro, sino por el resultado de ambos: eso se llama “inteligencia intuitiva” , producto de la fusión de la razón, la emoción y la imaginación, entre otras. Un abrazo amig@s. Jorge-palacios.com

  7. #6
    Paco Cano

    Me resulta difícil generalizar a la hora de sacar conclusiones de cómo se toman las decisiones en las empresas. Supongo que habrá de todo; probablemente en pequeñas empresas exista un factor más emocional, y en grandes empresas lo racional sea lo que predomine. Lo que me resulta más fácil de deducir es que lo acertado debe estar en saber guardar el equilibrio entre estos dos factores. Una empresa no puede avanzar si unos objetivos predefinidos y saber cuáles son sus pasos para conseguirlos; a la vez, que no puede olvidarse de otros aspectos como es la empatía, si en ocasiones, quiere ser justa. ¡Difícil dilema! así es, pero como todos sabemos, mandar nunca fue fácil.

  8. #5
    Eduardo Madinaveitia

    Aunque valoro los argumentos de Alfredo para defender las decisiones de empresa, creo que José Manuel tiene razón: las decisiones son emocionales y están muy basadas en nuestros conocimientos y experiencias anteriores. Por eso es tan importante formar nuestro cerebro de una manera muy racional.

  9. #4
    makertan

    Es sin duda la pelea más difícil de todas. Más allá de que la decisión sea más emocional o racional, el problema viene luego. Y es que cuando te equivocas tras tomar una decisión y esta estaba basada en datos objetivos, el golpe duele pero lo puedes justificar. Cuando el error viene por basarte en corazonadas el golpe mata. Eso sí, prefiero el golpe que mata si creo firmemente en lo que decido con el corazón :)

  10. #3
    Miriam

    Lo que dice Alfredo es lo que todos querríamos, pero es una utopía, porque nuestra mente no funciona así. No es una cuestión de creer esto o aquello, sino de consultar los últimos descubrimientos científicos al respecto, la investigación en neurociencia está avanzando a velocidades tremendas en los últimos años. El siglo XXI va a ser el siglo del cerebro, todavía nos queda mucho por descubrir acerca de este órgano maravilloso, pero hay algunas cosas que ya sabemos, como por ejemplo, que somos seres emocionales que nos contamos historias para autoconvencernos de que la decisión que hemos tomado es la más adecuada, porque somos capaces de crear mil y un argumentos para justificar lo que ya hemos decidido.

  11. #2
    Mar Gómez

    Fijaros hasta qué punto tiene razón Jose Manuel que os lo ejemplifico. Restaurante (es decir, empresa) que tuvo un problema con la implantación de un sistema electrónico de comandas. Posteriormente otra empresa les propone un TPV portable de menos de 20cm y lo rechazan alegando que es una tontería, que no sirve etc. La experiencia de quienes deciden siempre juega a mi juicio un factor emocional en la decisión, sea personal o profesional.

  12. #1
    Luis Olmos

    Coincido con Alfredo, la pela es la pela y cuando hablamos de negocios nada se hace por azaro fruto de una decisión impulsiva o irracional sino de una forma meditada excepción mediante aquellas que se tomen de manera individual o sin tiempo para pensar en las que el componente emocional se vuelve más fuerte.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top