Cara a Cara

¿Vivimos en la burbuja del empleado feliz?

En un mundo en el que se habla de la colaboración, cooperación, del salario emocional y de la felicidad laboral, el psiquiatra Christophe Dejours comentaba en una interesante entrevista en La Vanguardia, que la evaluación individual de los empleados provoca una competitividad generalizada que altera profundamente las relaciones en el trabajo provocando un ecosistema donde la ayuda mutua desaparece. Y la pregunta es clara, ¿es favorable para la colaboración una evaluación individual?

Por otro lado, las empresas apuestan cada vez más por el salario emocional y la felicidad del empleado, variables clave en los rankings que miden cuáles son las mejores empresas para trabajar. No es extraño ver menciones en redes sociales continuas de la felicidad de empleados en sus empresas.

Sin embargo, hay muchos grises en esto del empleado feliz. Por ejemplo, en una encuesta a más de 5.000 trabajadores, el 51% afirmaba que tenía que ‘actuar o montar un espectáculo’ en su trabajo. Es decir, tenían que simular sus emociones en el trabajo.

La pregunta es, ¿es el empleado feliz o tiene que simular su felicidad para tener éxito profesional? ¿Hay una burbuja de la felicidad laboral o no? Y en cualquier caso, ¿debe ser responsabilidad del empleado o de la empresa buscar esa felicidad?

Os dejamos en este cara a cara con las interesantes reflexiones al respecto de Javier Pérez Monjíbar y de Paz Calvo.

Y vosotros, ¿qué opináis?

Francisco Javier Perez Monjibar opina...

En los últimos años las empresas han puesto foco en conseguir la felicidad de sus empleados, pero según la VII Encuesta Adecco sobre “La felicidad en el trabajo”, el 23,4% de los trabajadores españoles no es feliz en su trabajo, porcentaje que se ha incrementado casi en 5 puntos desde el año 2011.

Creo que existe una “burbuja de felicidad laboral”, porque las empresas lo están viendo como una forma de incrementar la productividad, ya que consideran que un empleado feliz es mucho más productivo

A las empresas lo que les interesa es el beneficio económico y si no fuera por ello no se preocuparían por la felicidad de los trabajadores, y hay ejemplos claros de empresas que piensan que la felicidad consiste en dar comida gratis, clases de yoga, zona de ocio, etc. en lugar de ofrecer “flexibilidad horaria para conciliar” que según el estudio de Adecco aparece como el segundo factor más valorado por los españoles.

Además de la flexibilidad horaria,  otros factores como un buen ambiente laboral, un lugar cómodo de trabajo, salario, proyección profesional, etc. contribuyen a que estemos más contentos desempeñado nuestro trabajo, pero realmente el factor clave para ser felices, es  trabajar en lo que realmente nos gusta y habitualmente esto no sucede.

Pienso que la felicidad laboral depende de nosotros mismos y debemos construirla día a día.

Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace”

  • Jean Paul Sartre –
QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Paz Calvo opina...

Lamentablemente no todo el mundo tiene la suerte de dedicarse a lo que le gusta. En mi caso, no tengo queja, porque estudié Publicidad y RR.PP. y pude dedicarme siempre a la rama Online de la Publicidad.

Así pues, dejando claro que hay muchos casos en los que el trabajador se tiene que conformar con lo que le tocó, también somos unos cuantos que disfrutamos con lo que hacemos. Y en esto, además, las empresas se han puesto las pilas en el cuidado del empleado: actividades para fomentar sus capacidades, para fomentar el trabajo en equipo, ambientes de trabajo que hacen que las (mínimo) 8 horas pasen volando…

Al margen de los esfuerzos empresariales, hay empleados que aun así no son felices. Y es que no sólo afectan las circunstancias laborales para ser feliz en el trabajo. Según te tomas las circunstancias que te rodean, así te vas a sentir. Si eres positivo, si sabes que te valoran (¡aquí los jefes también tienen un papel muy importante!), si no te rindes fácilmente (no siempre las circunstancias son favorables), en fin, si te apasiona lo que haces, al final del día, la felicidad viene, por descontado.

¿Se puede ser feliz en el trabajo? Claro que sí. Y tenemos muchos factores que ayudan, pero el primero eres tú: ¿aceptas el reto?

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%
  1. #2
    Cristina Recuero

    Considero que las empresas pueden, y de hecho ya lo están haciendo en muchos casos, y es facilitar al trabajador el día a día en la empresa, alternativas para la conciliación, preocuparse de la continua formación, trabajo desde casa etc etc ... pero, ¿Traen estas nuevas políticas de empresa la felicidad al empleado? ¿Donde radica la propia felicidad? Creo que esa felicidad de la que hablamos se podría traducir más bien en un bien estar con uno mismo y con lo que hace. No estoy de acuerdo cuando Paz dice que el trabajador se tiene que conformar con lo que le tocó. Es su decisión conformarse o no y si es así y decide conformarse esto no implica la infelicidad si asume su responsabilidad del conformismo. Otra cosa es que se conforme y saque esa responsabilidad fuera de él, esto si conlleva frustración ante algo que no puede cambiar, pero repito, está en uno mismo avanzar o estancarse y si la decisión es consciente todo es perfecto y podemos ser felices porque la decisión ha sido nuestra. La felicidad o bien estar está en uno mismo y en asumir la responsabilidad de que está donde quiere estar en cada momento.

  2. #1
    makertan

    Me mojo y opino que si creo que haya una burbuja importante en esto del "empleado feliz". No son pocas las personas que te confiesan situaciones parecidas. Regular y mostrar ciertas emociones para lograr nuestros objetivos laborales es una táctica pero, ¿cuál es el precio de no ser tú mismo o de limitarte?

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top