Cara a Cara

¿Afrontaremos nuestro propio declive laboral y salarial?

Siempre se habla de que los recursos de una empresa acaban depreciándose con el paso del tiempo y los trabajadores como parte de esos recursos…¿también se deprecian o devaluan?., ¿de qué depende ese declive laboral?, ¿lleva implícito un declive salarial?, ¿qué problemáticas conlleva para el trabajador?, ¿hay remedio?

Ya en su momento hablamos de distintas formas de prepararse para afrontar un despido pero en esta ocasión queremos ver qué opinan David y Cristina sobre afrontar un declive laboral y porqué no, una depreciación salarial en el futuro, esto es lo que piensan pero ¿tú qué opinas?

David Marconell Irisarri opina...

No creo que la mayoría de la gente estemos preparados para el declive laboral/depreciación salarial, porque somos, y hablo de generalidades, mas conservadores que ambiciosos/arriesgados. Si miramos en nuestro entorno nos damos cuenta que hay escasa movilidad laboral por motu propio y la legislación tampoco lo favorece ¿cuantos amigos tenemos que no se han cambiado de empresa por no perder la indemnización y presionan y esperan que llegue el día para cobrarla y a partir de ahí re hacer su vida profesional? esto añadido a la falta de tejido industrial; somos el país con mayor número de universitarios que quieren ser funcionarios… todo esto hace que algo que puede resultar positivo como es el cambio, lo veamos con miedo y nos impida crecer y prepararnos/adaptarnos a las necesidades futuras.

¿Y como perder este miedo? Planificación y determinación.

Planificar nuestra carrera profesional, tener claro donde estamos, donde queremos estar y que tenemos que hacer para conseguirlo.

Si hacemos esta planificación, nuestra actividad diaria tendrá como objetivo conseguir ese fin, creceremos personal y profesionalmente, estaremos aprendiendo constantemente y actualizándonos, siempre tendremos un hueco donde nuestra aportación y experiencia sea necesaria y valorada, esto a pesar de cualquier depreciación.

Como conclusión, podría decir que es parte de nuestra responsabilidad prever posibles cambios en nuestro entorno para así tener un abanico de posibilidades antes de que los mismos lleguen y nos coman.

La adaptación al cambio es correcta, si bien la previsión, planificación y determinación pueden facilitar esta adaptación, evitando la frustración de cualquier depreciación.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Cristina Recuero opina...

Ambas situaciones, declive laboral y salarial son algo a lo que todos debemos estar preparados, eso por supuesto, si no nos ponemos una venda en los ojos y preferimos pensar que todo a nuestro alrededor es y será de color rosa. Allá cada uno.

Y ojo! No estoy hablando de un declive vinculado a la veteranía laboral, me estoy refiriendo más a un declive que puede llegar a cualquier edad, y mucho más vinculado con la motivación personal que con otra situación.

Todo profesional tiene derecho a un declive y también parece que las empresas olvidan repentinamente lo buen empleado que eras y los éxitos que conseguiste. Lo que si creo que es fundamental, es intuir o al menos prever cuando llega ese declive porque será el momento de saltar y cambiar. Mejor que saltes tú y no esperes a tu antigua compañía te ofrezca demasiadas alternativas.

Grandes expertos dicen que el límite temporal en el que nos mantenemos motivados en un proyecto no va más allá de 5/ 7 años, por lo tanto, el declive llega y llegará, es cosa tuya preparar el cambio.

Al respecto del declive salarial, considero que desde hace ya unos años están cambiando las reglas del juego y estamos ampliando miras, reinventando nuestras perspectivas laborales y adaptándonos a nuevas oportunidades del mercado.

Por lo tanto, mi punto de vista es: SI, estamos preparados, el entorno profesional/ laboral nos ha empujado a una situación de la que tenemos que sacar el mejor partido y convertirla no en una barrera a nuestro crecimiento y si en una oportunidad.

Para afrontar nuestro declive profesional, Moraleja:

“Cuando sientas que ese lugar ya no es tu sitio: VUELA”

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%

Deja un comentario

  1. #12
    Paz Calvo

    Como me ocurre en otras ocasiones, estoy de acuerdo un poco con las dos opiniones: por un lado cuesta estar preparado, pero por otro no estarlo lo único que hace es que no nos preparemos para avanzar. Ya se acabaron los tiempos de nuestros padres en que lo mejor, el éxito profesional iba ligado a que estuvieras toda tu vida en la misma empresa. Igual que en otros aspectos de nuestras vidas somos flexibles, así tenemos que ser con nuestra carrera profesional.

  2. #11
    Cristina Recuero

    Hola a todos! Y mil gracias por vuestras opiniones y comentarios! De acuerdo contigo Eduardo cuando dices que el cambio lo puedes hacer dentro de la propia empresa o saliendo de ella, lo que no me parece tan claro es que el declive no sea inevitable, considero que en algún momento todos lo tenemos, pero ese todos desaparece en el momento en el que a alguien no le ocurre así que, igual, puede serlo. Gracias Julián y Jordi, por supuesto, importantísima la continua formación. Gracias Kiko por tu comentario y de acuerdo contigo al respecto de la motivación / auto motivación. Miguel, lo siento, pero no estoy muy de acuerdo con eso de la Edad, todo lo contrario, creo que la edad es un plus para evitar ese declive, los años te enseñan y ojala supiese yo hace 10 años lo que se ahora y supiese ahora lo que sabré en 10. Gracias Maribel, si, lo dices es correcto, la empresa en su caso debería tener mucho que decir, así que aun recorrido por ese lado, de acuerdo. Gracias Esperanza!, me gusta esa clave: encontrar la ilusión por lo que hacemos, de otro complicado y Encarni, por supuesto, cuando que aprender de los mayores que nos rodean...Gracias Paco! seamos siempre positivos! y Roberto, compañero!! gracias por tu opinión y muy de acuerdo contigo, el talento puede tomar formas muy diferentes! Feliz día a todos!!

  3. #10
    Roberto Duran Consultor, Emprendedor y Coaching Ejecutivo

    Para mí a partir del cuarto año en un proyecto, empleado por cuenta ajena o Emprendedor, es el momento en el que empiezas a conocer, si observas, todos tus vicios, justificaciones y/o los de la empresa, que harán de techo para no seguir rompiendo tus fronteras al más allá (fuera del confort). Invertir una parte de tus ingresos en seguir formándote, es esencial. Ya que las empresas muy pocas veces atienden a la formación de tus inquietudes. Observar hacía donde tiende tu sector, para saber si podré tener cabida en él y luego reinventarse, el talento puede tomar forma en muy diferentes, MADONNA lo hizo siempre y mal, mal,...no le ha ido.

  4. #9
    Paco Cano

    Que vivimos tiempos de cambios es algo más que evidente, y que a su vez nos mueven a reinventarnos, también. El cambio es oportunidad, es ejercicio de creatividad e innovación, de no entender nuestra vida con pasividad o de creer que ha llegado hasta donde tenía que llegar. Los momentos que vivimos es una llamada a ser mejores y a desafiar nuestros límites. La oportunidad se encuentra en nosotros mismos, y en gran parte, puede definir nuestra felicidad. Aún así, y dando la razón a David Marconell, compruebo que un amplio sector laboral todavía no se ha dado cuenta de esta situación. Pero pienso en positivo y apuesto por el cambio de actitud. Mi voto va para Cristina.

  5. #8
    Encarni

    Totalmente de acuerdo con Cristina R., el declive está en uno. Trabajo con gente mayor y muchos jóvenes envidiarían la energía y ganas de aprender de muchos. Claro está que no podemos generalizar y todo depende de profesiones, por supuesto, un atleta o deportista vivirá físicamente ese declive de un modo, pero sabiéndolo entiendo están preparados para ello. Actitud ante la vida! Sin lugar a dudas.

  6. #7
    Esperanza

    Ambos decís verdades, pero creo que esa idea que comenta David de que los universitarios quieren ser funcionarios se está convirtiendo en un mito urbano. Los universitarios hoy día se conforman con trabajar, debido a las circustancias económicas que nos rodean. Está claro que el declive económico no lo controlamos totalmente nosotros. Hoy día me ofrecen una cuarta parte de lo que me ofrecían por los mismos proyectos hace unos años. Pero el declive profesional si está bajo nuestro control. La clave está en encontrar la ilusión por lo que hacemos. Cuando se pierde, se inicia la caida. Por eso he dado mi voto a Cristina. Como dice Ken Robinson "Lo que determina nuestra vida no es lo que nos pasa sino lo que hacemos con lo que sucede".

  7. #6
    Maribel Lacruz

    100% con Cristina, el declive por A o por B llega. Depende de uno mismo que eso no suceda, si bien hay un matiz importante aquí, la empresa tiene mucho que decir al respecto y no sólo en cuanto a la formación (debe ser cosa de trabajador y empresa) sino también en conciliación laboral, flexibilización de horarios. En la motivación por un proyecto la empresa tiene también que poner ese granito de arena...

  8. #5
    Miguel Alvarez

    Inevitable no se pero que depende de Tecnología, edad y sobretodo motivación es una certeza. ¿Cómo prepararse para ello? lo dice muy claramente David y Cristina: sin esperar, con movimiento, predisposición y con TRABAJO.

  9. #4
    Kiko Moreno

    Voto a Cristina, por una sencilla razón; el trabajo para toda una vida desaparece. Nos queda trabajar por proyectos y los proyectos agotan. De hecho es que yo veo al declive como algo intrínseco a la actitud y a la motivación y no a la edad (si bien depende de que casos porque un controlador aéreo, o un futbolista si que tienen ese declive por edad). El declive existe lo único que hacemos los que lo sufrimos es intentar mitigarlo u obviarlo con otras motivaciones.

  10. #3
    Jordi Sabat

    En esta ocasión no puedo dar la razón a Cristina. Porque aunque un pequeño número de profesionales sí ha podido asumir la verdad innegable de que en este país ya no se crean trabajos para toda la vida, una inmensa mayoría no ha comprendido aún que, a día de hoy, un puesto de trabajo hay que reinventarlo y ganárselo casi cada día; y eso está inevitablemente asociado con el declive, no ya del trabajador en sí, que acomodarse es humano, más bien de la propia posición laboral tal y como se entendía. Como bien argumenta Eduardo: el declive no es inevitable. Pero para poder huir de él es necesario reorganizar los pensamientos de esa mayoría funcionarial de trabajadores de nuestro país: y eso, ya lo comenta Julián, sólo es posible con formación. Y no me refiero sólo a formación de carácter técnico, aunque también: hablo de formar a las personas en valores, en enseñarles a pensar de una manera nueva: una profesión no solo debe darte de comer, debe resultarte gratificante. Sea cual sea. Si disfrutas de lo que haces, no hay declive posible (ya te encargarás tú), más allá del meramente físico (y eso afecta a muy pocos oficios, al menos hasta una determinada edad, que en la actualidad es bastante avanzada).

  11. #2
    Julián López

    Yo considero que siempre existirá declive. Más allá de la actitud, es innegable que el tiempo hace mella y lo único que podemos hacer es planificar ese declive y sobretodo no dejar de formarnos nunca...no es necesario esperar a que nos den la 'patada' para formarnos o especializarnos en otras áreas. Mi voto en esta ocasión (lo lamento Cris) es para David.

  12. #1
    Eduardo Madinaveitia

    Creo que los dos habláis de declive en la relación con la empresa actual. En un mundo tan cambiante hay que estar preparados para cambiar, plantearse nuevos retos e incluso provocar los propios cambios. Y eso se puede hacer en la empresa en la que uno está o cambiando de empresa. El declive no es inevitable.

CREAtech540º en tu correo

CREAtech540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top