Cloud computing y soluciones IAAS, PAAS y SAAS

Hace años, cuando el término “cloud” o “cloud computing” estaba emergiendo, hicieron una encuesta en EEUU preguntando su opinión sobre dichos servicios, y muchas personas mostraban su preocupación de que con las tormentas tan grandes que existían en dicho país, era un riesgo colocar sus datos “en la nube” no dando mucho crédito a su fiabilidad.

Esto que hoy puede resultar jocoso no deja de ser en parte cierto como se pudo comprobar en 2012 con una ola de tormentas que azotó el noroeste de EEUU y que afectó a servicios como Instagram o Netflix, si bien el problema distaba de ser el esperado por esas personas y radicó en simples cortes eléctricos con afectación de sus datacenters.

Cloud-computing-ejemplos-de-IAAS,-PAAS-y-SAAS

1. Cloud computing, o cómo un término aglutina tantos servicios.

Hoy día cualquiera entiende el término “cloud” o “nube” y lo asocia al almacenamiento de datos en servidores externos accesibles por Internet. Esto es cierto, pero no es lo único que el “cloud” permite, o de lo contrario habríamos seguido utilizando servidores FTP estándar para dicho almacenamiento sin necesidad de acuñar un nuevo término (más cool y menos geek, dicho sea de paso).

Almacenamiento

Es su uso mayoritario y el que más se conoce: todos usamos alguno de los servicios disponibles (Google Drive, Dropbox, WeTransfer…) para el almacenamiento de datos y su distribución a nivel personal o profesional.

SaaS (Software as a Service)

De manera resumida podríamos decir que se trata de cualquier servicio basado en Web o para cuyo acceso se use Internet. Ejemplos tan famosos como Gmail, Google Docs/Drive, CRMs o ERPs onlines, Dropbox… son servicios cuyo desarrollo, mantenimiento, actualizaciones y copias de seguridad es responsabilidad del proveedor. Y sí, el “Almacenamiento” comentado anteriormente es un servicio SaaS.

PaaS (Platform as a Service)

Se trata de un modelo en el que se ofrece todo lo necesario para soportar el ciclo de vida completo de construcción y puesta en marcha de aplicaciones y servicios web disponibles en Internet. De esta manera se propone un servicio a los desarrolladores que les permite desplegar sus aplicaciones sin necesidad de gestionar el hardware necesario para su funcionamiento, enfocándose más en la optimización de sus apps y así consumir los menos recursos posibles, pues el coste del servicio se basa en las peticiones, escrituras en disco, espacio requerido, memoria necesaria, cálculo de procesos… de las máquinas que dichas apps requieren para su ejecución. Microsoft Azure, Heroku o Google App son ejemplos conocidos.

IaaS (Infraestructure as a Service)

Servicio de distribución de infraestructura de computación, normalmente mediante una plataforma de virtualización: en vez de adquirir servidores, espacio en un centro de datos o hardware de redes, los usuarios alquilan todos estos recursos a un proveedor de servicios externo, cuyo provisionamiento, gestión y pago se hace de manera integral a través de la web. La infraestructura es configurable según nuestras necesidades, si bien para nosotros resulta transparente ya que todo lo manejamos de forma virtual. Para finalizar, la principal diferencia con el PaaS es que nosotros nos encargamos de escalar nuestras aplicaciones según nuestras necesidades, además de preparar todo el entorno de máquinas en las que se ejecutarán.

Algunos proveedores que ofrecen servicios de “cloud” que admiten IaaS son Microsoft Azure, el gigante Amazon o la española gigas.com

2. Pros y contras del cloud computing

Pros

1. Costes

Se produce una sustancial reducción en costes directos e indirectos (hardware, software, personal, licencias…) puesto que los proveedores se aprovechan de una economía de escala que les permite ser competitivos y generar negocio al mismo tiempo.     Además, estos costes se basan en el uso de sus servicios, por lo que más que proveedor se puede decir que pasa a ser un partner con una relación win-win: así generas negocio, así ganan ellos.

2. Elasticidad

Estos servicios están preparados para ejercer una escalabilidad en función de la demanda que requiere, con suficiencia para aumentar o reducir su capacidad y potencia, y por lo tanto su coste en un tiempo muy pequeño.

3. Calidad y fiabilidad

Salvo que nuestra empresa se pueda permitir invertir una ingente cantidad de recursos materiales y humanos para dar una alta disponibilidad y tolerancia a fallos, estos servicios ofrecen una calidad y una fiabilidad más que probada, si bien no resultan infalibles y resultan cautivos de terceros (proveedores de acceso a la red, por ejemplo como ocurrió a mediados de mayo´15 entre Level 3 y Telekom Malasia, afectando entre otros a eBay, Yahoo Mail o Playstation Network). Resumiendo, sin duda una empresa cuyo negocio es mantener en servicio su nube tendrá mucha mejor preparación y experiencia que evite las caídas de servicio que necesitamos.

Contras

1. Sensación de pérdida de control

¿Tenemos claro dónde están ubicadas sus instalaciones? ¿Podemos confiar nuestro negocio de manera global a un tercero? ¿Quién está al otro lado del teléfono o del correo? Como en todo, ser prudentes y evaluar las distintas ofertas es clave para firmar un contrato y un SLA que nos permita estar tranquilos y enfocarnos en nuestro negocio al 100%.

2. Disponiblidad

¿Y si se produce un corte del servicio? Estadísticamente es mucho más seguro tener nuestras aplicaciones y datos en la nube (escogiendo bien a nuestro proveedor): salvo que seamos una gran empresa, los tiempos de actuación y resolución de incidencias para proveedores locales o internos suelen ser superiores a los que estas empresas suelen ofrecer en sus SLA, si bien la infalibilidad sigue siendo una utopía.

3. Confidencialidad y seguridad de los datos

La información es poder, y como tal no todas las empresas están dispuestas a dejar ese poder en manos de un tercero. Ideas, proyectos, puntos débiles… se requiere un acto de Fe para creer que la firma de un detallado acuerdo legal con el proveedor va a garantizar que un problema técnico, de seguridad, mantenimiento incorrecto o fallo humano no se va a producir, y por lo tanto no se produzca una filtración al exterior. Es un punto a valorar detenidamente antes de embarcarse en la contratación de uno de estos servicios.

4. Sensación falsa de ahorro de personal

Por último no debemos dejar de tener en cuenta que a pesar de que todos estos servicios están bien gestionados por el personal de sus empresas, no debemos escatimar en disponer de nuestros propios “pastores de las nubes” (como un buen amigo dice) cuya experiencia permita gestionar, identificar y resolver incidencias con mayor celeridad, evitando “que nos vendan la moto” y velen por el correcto cumplimiento del contrato y SLA firmado.


En resumen, la nube puede ser nuestro vehículo de ascenso al cielo del beneficio y éxito empresarial, aprovechando todas sus posibilidades actuales y futuras, si bien hay que tener en cuenta los posibles riesgos de una “tormenta” que nos obligue a bajarnos de ella y hacer frente a contratiempos que hagan peligrar realmente nuestro negocio.

posibilidades del cloud computing

  1. #9
    Miguel Alvarez

    A pesar de casos como los de Ashley Madison, o los recientes hackeos a Yahoo; es evidente que el futuro está en la nube. ¡Buen artículo!

  2. #8
    Antonio Martínez Gimeno

    Gracias!

  3. #7
    Manuel E.

    Claro y conciso. Buen articulo Antonio.

  4. #6
    Anónimo

    Muchas gracias a vosotros, de verdad :) Un abrazo!

  5. #5
    Cristina Recuero

    Muchas gracias Antonio por tan buen artículo que hace que entendamos de un modo tan sencillo las diferencias entre unos servicios y otros, y pros y contras de su utilización. Gracias!!

  6. #4
    Lina

    Muchas gracias, me ha sido un artículo de gran utilidad para un trabajo. 100% recomendable

  7. #3
    Antonio Martínez Gimeno

    Muchas gracias por ambos comentarios. Sólo una puntualización, y es que el caso de A.M. se debió según parece al robo por parte de una ex empleada. En ese caso ni un buen Cloud ni alojar en un CPD propio te salva de la catástrofe, simplemente es un efecto secundario de no aplicar políticas de contratación y gestión del personal adecuadas, pero eso daría para otro artículo ;) Gracias de nuevo!

  8. #2
    Gonzalo Rodriguez

    Ni añadiría ni quitaria nada; un artículo que debería ser de obligada lectura en muchas escuelas. Felicidades.

  9. #1
    Luis Guerra

    La clave de éxito del Cloud depende de una segmentación y asignación correcta de los datos que queremos incluir en cloud. SIEMPRE hay riesgos (vease ashley madison) con lo cual tenemos que analizar que datos son o no comprometidos y asumir o no su riesgo con un protocolo.

Createch540º en tu correo

Createch540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top