Un ascenso: ¿un caramelo envenenado?

Cada vez es más palpable el cambio generacional. Además de los cambios tecnológicos, se está observando un cambio de mentalidad en muchos ámbitos de la vida personal y profesional de las nuevas generaciones. Y uno de los cambios más llamativos está relacionado con el trabajo y cómo éstas generaciones lo enfocan.

En el caso de los ascensos y promociones, hay algunos datos llamativos que compartimos a continuación:

  • Ya en un informe del 2012 efectuado por el Diario de la Juventud China, el 47% de los jóvenes encuestados afirmaba que los ascensos traían una mayor presión, y agregaron que preferían hacer un balance entre el trabajo y la vida personal.
  • En Japón el fenómeno del no ascenso ya tiene nombre: Hodo-Hodo zoku. Cada vez se están viendo a más trabajadores que evitan la promoción para minimizar el estrés y maximizar su tiempo libre.

¿Muestran estos datos que hay miedo a un ascenso?, ¿qué buscan los jóvenes en el trabajo hoy en día? Vamos a ver qué opinan sobre ello profesionales de otras generaciones.

¿Deseamos todos un ascenso?

Preguntamos a cuatro de nuestros colaboradores, con dilatada experiencia y que han vivido varias promociones, cómo ven ellos la promoción interna o ascensos a puestos de responsabilidad en la actualidad.

Míchel Botella y Enrique Sacristán

Rafael Amieva y Elia Méndez

Y vosotros, ¿creéis que el ascenso es un caramelo envenenado?

Deja un comentario

dieciseis − 6 =

  1. #6
    Isabel R.

    El ascenso hoy en día es un caramelo envenenado. Subes de puesto, de responsabilidad, pero el precio a pagar es alto (mucho). Los de mi generación teníamos al trabajo como una parte de nuestra vida, era en si mismo un fin. Los jóvenes de hoy en día son más listos, han visto al trabajo como un medio para disfrutar de su vida. Por eso digo que un sueldo no compensa en muchas ocasiones esa subida. Coincido con Enrique.

  2. #5
    Marian

    Muy muy de acuerdo con todos y cada uno de los colaboradores. Echo de menos la opinión de cómo ven este tema las nuevas generaciones. Seguro que aun no lo ven como un caramelo envenenado. Y por cierto, gran frase de Francisco Ramos!

  3. #4
    Francisco Ramos

    Se amable cuando subes por la escalera ya que si tienes que bajar en algún momento puede que te encuentres con las mismas personas.

  4. #3
    Paco Cano

    Una vez más nos hemos encontrado con un interesante debate. Únicamente aportar dos cosas: 1) Una vez comprobada que existe una diferencia en las nuevas generaciones con respecto a las anteriores, en su planteamiento de "complicarse" la vida con un ascenso, no cabe preguntarse cuál puede ser mejor, sino simplemente entender que son dos formas diferentes de entender la vida. 2) Interesante cuando subrayáis si el ascenso siempre interesa o no; porque cuando un ascenso nos ayuda a crecer y mejorar, puede ser bueno; no tanto cuando lo que nos puede provocar es ansiedad y malestar. Un saludo.

  5. #2
    Elisa Escobedo

    Gracias por las reflexiones, vienen muy bien desde el lado de quien contrata también. ¡Saludos!

  6. #1
    Julián López

    Coincido con todos los planteamientos. Por añadir algo a este interesante artículo, cabe decir que muchas veces el ascenso y el aumento de responsabilidad no se retribuyen de la manera adecuada; o dicho de otra forma. Hay bastantes casos en los que la responsabilidad del cargo no está adecuadamente pagada.

Createch540º en tu correo

Createch540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top