El departamento de la felicidad

Este departamento surge en 2007 aproximadamente, desarrollando mi trayectoria profesional como Gerente y Gestor de Instalaciones Deportivas. He de admitir que el nombre “Departamento de la Felicidad” no nació de mi creatividad, Sino de un colaborador con el que en ese momento trabajaba y me pareció genial. Desarrollamos acciones muy buenas que funcionaron y otras no tanto. Al final circunstancias como: “los intereses personales sobre el equipo, la valentía de hacerlo diferente a veces no se sostiene, por no poder ser fiel a sus valores,..etc.”, terminó diluyendo el propósito.

Yo, a día de hoy, me refuerzo pensando que es el gran paso que no estamos sabiendo dar hacía el futuro como profesionales, colaboradores y empresas que con grandes talentos, siguen estancados y sin proyecciones de verse en otros sitios más en crecimiento.

necesidad del departamento de la felicidad

¿Qué es el departamento de la FELICIDAD?

Voy a detallar lo que “NO” es. Y es que muchas empresas en España, están realizando acciones en está línea que, lejos de ayudar a los profesionales, colaboradores y a la propia empresa, revierten más negativamente y generan la unión del “odiar en común a la empresa y a los generadores de estas acciones”.

Detallo unos MANDAMIENTOS BÁSICOS:

  1. NO es una acción para limpiar una mala reputación interna ganada. Para que vean que soy “buena persona”

¿Alguien se imagina a Hannibal Lecter, asesino en serie, con un delantal haciendo “muffins” o “cupcakes” y regalándolos en la Residencia Los Nogales? Tus colaboradores perciben lo auténtico, lo verdadero y lo impostado. No infravalores a los equipos y sus sensibilidades.

  1. NO es una acción, sin sentido, sin estructura y puntual.

Aunque esa acción sea muy buena, el impacto se va diluir y quedará como una buena anécdota que “OJALÁ se volviera a repetir”, ¿ te acuerdas cuando hicimos…?

  1. NO se trata de que sean o seamos “AMIGOS o MUY AMIGOS o MÁS AMIGOS”.

Puede ser una maravillosa consecuencia, pero sin duda no puede ser el fin.

  1. NO son comidas, cenas, excursiones,…gastos a cuenta de la empresa para que “YO DISFRUTE”, fuera del trabajo.

Es más, si no tengo un buen ambiente de trabajo, ni aunque me lo pague, en mi tiempo libre “no se lo doy” y si voy es por si hay represalias porque había que estar o por aparecer.

  1. La Motivación, por sí misma, NO es FELICIDAD.

Motivar por motivar o acciones para que las personas tengan “subidones”y se crezcan. Es como si al diabético le meten “donuts” (azúcar simple y grasas) y no tiene herramientas para gestionarlos (insulina), si tampoco le dan las herramientas externamente (dosis inyectable), le destrozas el sistema, le terminarás matando.

  1. No es hacer “TRABAJADORES MÁS FELICES”.

Esto va de hacer personas más felices. Mirar la globalidad del ser y las circunstancias “NO LABORALES” que pueden hacer su vida, MEJOR.

  1. NO es que vivas mejor a costa de la Empresa.

La actitud: “la empresa debería tener, debería hacer, debería darnos…” No es ponerte desde fuera a ALECCIONAR. Es estar dentro y formar parte, es presentar propuestas “WIN –WIN”, donde todos podamos ganar algo.

  1. NO es para algunos, NO EXCLUYE.

Es decir, las acciones se reparten a todos los ámbitos de la empresa, no sólo a ejecutivos. Todos son empresa y cierto que no todos pueden hacer o tener las mismas acciones, sin embargo no significa que no las deban tener.

  1. NO es para otros, es para TODOS, tú también.

Cuando la empresa contrata acciones, incluso la persona que lo contrata se posiciona fuera, por tanto la empresa, y entiende (mal) que esto es para “ELLOS”, para que estén mejor, etc. , algo externo. Si no formas parte del cambio y que es para todos, si no crees en su beneficio para ti, ¿Por qué se lo pides a los demás?

  1. NO es un GASTO, es una inversión a medio y largo plazo.

Es algo de base para crear. Si no se hizo, en el s. XXI donde nos encontramos, tendrá que hacerse para que el talento y los buenos profesionales quieran formar parte de las  propuestas y proyectos ambiciosos, porque sin ellos no podrá ninguno poder seguir soñando con algo mejor en sus vidas.

Ahora que ya no hay dudas sobre lo que no es, es decir que si has recibido o has dado algo relacionado con estos mandamientos detallados a tus colaboradores, podrás entender porqué no te han funcionado y porqué el ambiente de trabajo, no sólo no ha mejorado, sino que ha generado más tensión hacia la empresa. O al intentar hacerlo sin programar con precisión, tiempos, formas y circunstancias, se pudo convertir en un efecto totalmente contrario a lo intentado, generando con ello un clímax aún más tenso.

Es el mejor ejemplo de usar una herramienta como una inocente cerilla, que encendida y puesta en un fuego no gestionado adecuadamente, puede quemar hectáreas de bosques fértiles cuando sólo querías quitar algunas hojas y pastos secos.

¿Por qué una empresa tendría que hacer esto?

Voy a abrirte los ojos para que de verdad veas cuán necesario es para todas las partes y sus intereses.

1) AUTOREALIZACIÓN en la vida.

Hay personas, incluso empresas, que insisten en separar vida laboral de vida personal, como si pudieran separar en una suerte bipolar, dos perfiles y que estos no entraran en competencia o se sintieran afectados con aquello que al otro le sucede.

Si estás desequilibrado en una de tus polaridades, hazte preguntas como:

¿Qué necesito para estar más en el otro lado?

¿Qué pienso de mi cuando estoy demasiado obsesionado con una polaridad?

¿Qué gano en esa polaridad? ¿Qué pierdo si no estoy en ella?…

El talento ya no se mueve sólo por ascensos o promociones de reconocimiento interno.

Equilibrar esto en la medida que cada uno necesita, es una tarea PERSONAL, ¡OJO! (Mandamiento nº7), no te frustres porque la empresa no tiene que arreglarte la vida. Sin embargo, si puede aportar algo, son escenarios para provocar el equilibrio en estas personas o grupos de personas para que esto se produzca.

2) Porque el talento ya no se mueve sólo por ascensos o promociones de reconocimiento interno.

Entendiendo “talento” a aquellas personas con un don o dones desarrollados reconocidos en su persona y que desarrollan con vocación e iniciativa propia. Los empleados “temen ser promocionados”, ya no es deseado y en muchos casos no promocionan a los mejores, sino aquel que dirá que sí. Muchos profesionales, en posiciones de cargos intermedios, se plantean si verdaderamente compensa crecer en el cargo, no como reto profesional, deseado, si no por el coste personal que ello derive.

Las empresas cada vez aportan menos reconocimientos económicos (bonus, subidas de salariales, incentivos), porque nunca es suficiente cantidad económica, siempre piensan que deberían ganar más.

¿Cómo vamos a medir económicamente los costes personales por el desempeño de tus funciones y responsabilidades en un cargo? Son factores muy personales (cada uno tiene su propia medición), sensibles al cambio (por la edad, la educación, por procesos familiares,..etc.), que hacen que lo económico siempre pueda parecer insuficiente.

Ninguna empresa, grande o pequeña, que no sea consciente y capaz de gestionar la ilusión, el talento, la virtuosidad, crecerá en el siglo XXI

Sin embargo, si tu empresa en vez de incrementar incentivos insuficientes para tu vida, te abriera escenarios, donde poder gestionar adecuadamente “TUS COSTES PERSONALES” por el desempeño de tus funciones y responsabilidades, sería posible el punto siguiente.

3) CONCILIAR

Todos aquellos ámbitos de tu SER, que dejas desatendidos por seguir tu PASIÓN (HACER) que de alguna manera, genera sentimientos muy encontrados (Amor y culpa, amor – frustración, Alegría – tristeza, Alegría – soledad, etc.) que la empresa podría gestionar por el interés en que el TALENTO siga fluyendo y creciendo, generando mayores espacios de posibilidades para poder SER. Y con ello, poder tener equipos sanos.

4) EQUIPOS SANOS

Sanos física y mentalmente, las personas que sólo están bien para una única cosa en la vida, terminan en el extremo de lo que viven, OBSESIÓN y con ello, en la falta de perspectiva y realidad que se mueven fuera de ese entorno y que influyen sustancialmente el desarrollo del objetivo. La creatividad, la apertura a diferentes soluciones, aceptación de lo que sucede externamente, etc.

Ejemplo: Si un equipo de trabajo tiene que hacer horas para cerrar y terminar un proyecto, STRESS. Prever cuánto voy a dar de descanso o equilibrar en la actitud contraria a ese “stress” sufrido, parece natural para que el equipo se reequilibre y pueda volver a gestionar desde un sitio alto de rendimiento, con presión pero sin STRESS. (Día Wellness: Dpto. o empleados en estos procesos tienen la posibilidad de irse a un entrenamiento dirigido, se dan un Spa y comida  y si es en un día de trabajo, ese día se trabaja hasta la 13:00h por ejemplo.)


Sigo creyendo en el Departamento de la Felicidad y que debería ser un enclave más fijo, que forme parte de manera constante del Organigrama de la empresa. Bien como ente propio o quizá sujeto a RRHH, pero desvinculado del área administrativa y más vinculado a áreas de Formación, sin que sea ello lo que le identifique como existencia de “Felicidad”. Ninguna empresa grande o pequeña que no sea consciente y capaz de gestionar la ilusión, el talento, o la virtuosidad, crecerá en el siglo XXI, ya que apagar el talento, desilusionar y generar personal sin creatividad y en serie es lo que nos ha llevado a donde hoy nos encontramos.

“Estamos donde necesitamos para poder aprender, y no donde deseamos. El momento personal que estemos donde NECESITAMOS y coincida que es donde DESEAMOS estar, esa instante es la FELICIDAD”

  1. #5
    Miguel Alvarez

    Cada vez hay más estrategias de cara al teambuilding, a la conciliación, y en definitiva en hacer felices a los empleados. Flexibilidad horaria, jornadas de teletrabajo, psicólogos en la empresa, sesiones de Coaching, Outdoor, eventos etc. Eso es evidente pero, ¿se hace de cara al público o realmente hay estrategias reales y planes de implementación en las empresas de medidas para gestionar la felicidad de los empleados? Genial reflexión Roberto.

  2. #4
    Marta Muñoz

    Estoy completamente de acuerdo contigo Roberto. Hay mucho por hacer, hay muchos que sólo han dado gestos de cara a vender imagen de modernidad en la empresa y no se han dado cuenta (o no han querido ver) de lo que implica estructuralmente este nuevo paradigma. Me surge una duda; ¿Pueden las pequeñas empresas tener su departamento de la felicidad?, ¿cómo? Muchas gracias por el articulo

  3. #3
    Francisco Ramos

    Como siempre Roberto muy acertado con tus comentarios.

  4. #2
    David Rubio

    Estupendo artículo. Creo que todos podemos/debemos aportar mejoras y nuestra actitud es parte esencial en este proceso. Felicidades!

  5. #1
    Eduardo Madinaveitia

    Muy buen artículo. ¡Cuántas veces se intenta poner parches con acciones de "team building" sin haber sabido gestionar el ambiente interno de la empresa! Es muy importante conseguir que las diferentes partes de la vida de las personas concilien bien.

Createch540º en tu correo

Createch540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top