Repartidores de la gig economy, ¿nuevas formas de sindicalizarse?

Los repartidores de Deliveroo en España denunciaron este miércoles a la compañía ante la Inspección de Trabajo, para protestar por sus condiciones laborales como “falsos autónomos”.

¿Qué es Deliveroo?

Deliveroo, -así como Just Eat, Glovo, o Uber Eat-, son algunos de los actores de lo que se conoce en el mundo anglosajón como Gig Economy, o economía de los pequeños encargos. Son plataformas de economía colaborativa que ponen en contacto pedidos entre los compradores y vendedores, y que usan la figura del repartidor a demanda para entregar el pedido a los compradores.

El conflicto de los riders con las plataformas de la Gig Economy

Cabe recordar que antes de presentar esta denuncia, los riders de Deliveroo se habían estado movilizando, llegando incluso a hacer el pasado domingo, la primera huelga en una empresa de la economía colaborativa de nuestro país. No son los únicos repartidores a demanda que, de alguna manera, han manifestado su malestar con sus condiciones laborales.

A través de redes sociales como Twitter, Whatsapp o Facebook, los repartidores de Deliveroo, Glovo o Stuart están tejiendo redes de colaboración colectiva para luchar -dicen-, por sus derechos laborales y situación precaria que sufren a diario. Incluso han llegado a crear la Plataforma Riders x derechos, creada dentro de la Intersindical Alternativa de Cataluña y activa desde el mes de junio.

El futuro del trabajo con la Gig Economy

La realidad es que a pesar de las protestas, la precariedad laboral en España estaba presente antes de la irrupción de la economía colaborativa, algo que se ve reflejado en este estudio de la OCDE, Job Quality. 

Por otro lado, todo apunta a que buena parte del futuro del trabajo será por proyectos y en cortos espacios de tiempo donde el trabajador pondrá todo lo necesario para realizar esa actividad (trabajo Gig), tal y como refleja el reciente estudio de Intuit y Emergent, que estima que el número de trabajadores que serán empleados en la gig economy para Estados Unidos (EEUU) se duplicará de aquí a 2020, llegando a más de nueve millones.


¿Creéis que estos nuevos trabajos a demanda van a “canibalizar” el trabajo o a crear nuevos trabajos?, ¿precariza la llamada economía colaborativa el empleo?, ¿fomenta nuevos empleos?

¿Cómo deben los trabajadores gigs actuar para negociar mejores condiciones laborales frente a un algoritmo?, ¿sirven los sindicatos actuales para defender a estos trabajadores o es preferible crear -como han hecho estos repartidores-, nuevas plataformas?

En definitiva, ¿qué habría que cambiar para mejorar las relaciones laborales de esta nueva economía y cómo actualizar los mecanismos de seguridad social?

¡Esperamos vuestras opiniones!

Deja un comentario

cinco × cuatro =

  1. #5
    Eduardo Madinaveitia

    Creo que estamos ante un paso más en la precarización del trabajo. Es verdad que se crean trabajos que antes no existían pero esos trabajos son marginales y mal pagados. Otra cosa es el papel de los actuales sindicatos, excesivamente burocratizados y con un sistema de financiación muy discutible.

  2. #4
    Begoña Sanz

    Celebro que los repartidores hayan creado esta plataforma. Lo celebro porque 1. demuestra que los sindicatos claramente no sirven en este país (culpa de convenios colectivos en lugar de los de empresa y/o sectoriales), 2. porque demuestra que la economía colaborativa es dependiente, y aunque la plataforma da muchas ventajas, necesita de esta mano de obra, ellos sabedores de que sin ellos no existe el servicio exigen mejores condiciones (Uber tendrá en breves coches autónomos para solucionar esto). Al final, lo de la "colaboración" es una capa que queda muy bien para los medios, pero que no deja de ser una empresa más con una estructura liviana de costes fijos de la parte humana...

  3. #3
    Marta Fernández

    El único pero que yo le pongo a los Uber etc. es que si exigen horario a sus "trabajadores" la figura contractual es el TRADE (autónomo dependiente) Hay que asumir que los trabajos sin cualificación no serán empleados, serán contratados por pedido. Y no es necesariamente malo...

  4. #2
    Francesc

    Es que es inevitable adelgazar estructuras de empresa, es tiempo de ser flexible. Sin embargo, el estado quiere aumentar el numero de funcionarios. No coincido con anónimo, puede haber fraude con el falso autónomo, pero el que trabaja como repartidor es porque quiere y con las condiciones que le dijeron. Otro tema, y ese es un buen análisis de fondo, es cómo los sindicatos no valen para solucionar conflictos en la gig economy. Buen debate!

  5. #1
    Anónimo

    sindicalizarse... ¿no parece claro que estamos volviendo a tiempos pasados donde el trabajador no tenia derechos? El falso autónomo es un chollo para estas explotadoras. ¿cómo es posible que una empresa cuya actividad principal es el reparto no tenga ni a un repartidor en nómina? ¿No nos damos cuenta que esto puede pasarle a todo el mundo?

Createch540º en tu correo

Createch540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top