Cara a Cara

Nuevas tecnologías y uso del móvil: Un pulso entre generaciones. ¿Cómo lo solucionamos?

Hace algún tiempo apareció una noticia que llenó los informativos de TV y medios de todo tipo, con el titular: “El móvil se interpone entre padres e hijos y cada vez más familias recurren a la mediación para encontrar una solución al problema provocado por el uso de las nuevas tecnologías en los jóvenes”. Y el caso ni periscope, ni h… muestra un ejemplo claro en este tema.

Vaya, No hemos abierto la caja de Pandora, ¿verdad? A ninguno de nosotros nos asombra esta noticia porque lo vemos día a día a nuestro alrededor. Las nuevas tecnologías y uso del móvil (también su abuso) abren una brecha y fijan un pulso generacional entre adultos y jóvenes y adolescentes. ¿Cómo lo solucionamos? ¿Cómo enseñamos y formamos si no sabemos? ¿A quién corresponde fijar las reglas si no conocemos el juego? ¿ y si son ellos – la generación Y (jóvenes y adolescentes) – quiénes nos enseñan a entender qué está ocurriendo?

Hoy no buscamos un cara a cara, hoy os presentamos dos puntos de vista de dos generaciones muy diferentes, y que además les une un vínculo: madre e hija. Disfrutad con este cara a cara y os invitamos a buscar soluciones entre todos.

Nuevas tecnologías y uso del móvil: Un pulso entre generaciones. ¿Cómo lo solucionamos?

Elisa Escobedo colaboradora en CreaTECH540º
202 VOTOS
CEO de Audioemotion - Presidente de AERO -
208 VOTOS
Estudiante universitaria de Filosofía

Elisa Escobedo opina...

Tengo la suerte de haber incorporado muchos de los avances tecnológicos en la medida en la que aparecían, por ello soy usuaria digital habitual de un elevado número de herramientas, muy similar o incluso superior al de muchos nativos digitales. También tengo la suerte de tener una hija con la cabeza bien amueblada, y en este asunto ese detalle es relevante. Asisto fascinada a su evolución y cambio de hábitos, algunos me parecen francamente raros, como por ejemplo constatar que en su generación ahora no hablan por teléfono y solo lo hacen por a través de mensajes grabados o texto. Aprendo.

En casa hemos utilizado sistemas que han pretendido estar en el término medio en control y hemos procurado positivar su educación; por ejemplo, mi hija ha trabajado al lado mi escritorio y no sola en su habitación, lo que ha permitido crear un entorno de trabajo amable aunque también común y controlable. También figuro entre sus amigos y contactos en redes sociales, al menos hasta ahora, incluso cuando acaba de cumplir 18 añitos. Le he inculcado criterios de responsabilidad y de reputación digital para que construya su historia con cabeza y evitando riesgos, y hemos comentado abiertamente las noticias que generan el mal uso de la tecnología.

He visto a padres con hijos adolescentes resolver con excesos en el control, invadiendo de modo directo e irrespetuoso todo, o incluso prohibiendo el uso de cualquier ventana al mundo, también he visto lo contrario, es decir, cero control. Ambos escenarios me parece que se dan a partir de un escaso o nulo conocimiento sobre el uso o los riesgos del entorno digital, y una actitud que tampoco muestra ganas de aprender de y para nuestros hijos. En mi opinión como en casi todo, en el término medio consiste la virtud.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Valeria Sivera opina...

Las consecuencias del uso del entorno digital sin el conocimiento de éste pueden llegar a ser nefastas.

Estaremos de acuerdo, entonces, en que nuestros padres, gobernadores y responsables máximos de nuestra educación, deberían introducirnos también en el mundo digital y prevenirnos de sus debidos riesgos.

Aunque, ¿quién sería el encargado de ello si las personas que nos educan no son sabedoras de dicho tema?

El problema que nos acecha es claro: la era digital no es accesible para todos. Los padres, muchas veces, por intentar instruir a sus hijos en el tema tratado, prohíben o proveen demasiada libertad. Y, algo que en principio parece ser un pozo de información y facilidades para todos nosotros, se convierte en un enemigo a combatir.

Un padre, por tanto, no tiene la capacidad de formar a su hijo sobre un dominio desconocido para él. En este caso, y aceptando tal condición, tiene dos opciones: cultivarse y aprender sobre el tema o dejar que otro se ocupe de guiar a sus hijos en dicho terreno.

No obstante, esta era tecnológica es inevitable. Los hijos nacen sabiendo cada vez más, y los padres se ven presionados para instruirse y adaptarse a los constantes cambios y avances tecnológicos. Y aunque éste sea un interminable ciclo vicioso, la educación basada en el uso correcto, moral y moderado de todo lo relacionado con este ámbito, aún sin el conocimiento completo de la nueva tecnología, bastará para asegurar una buena introducción de nuestros hijos a esta era digital.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%
  1. #17
    Eva María

    Hola Elisa, pienso que no es tan sencillo como lo planteas, primero porque más que entornos digitales y estas cosas lo que hay que conocer es cómo funciona la mente de un adolescente y cómo se comportan los adolescentes en grupo . No olvidemos que las redes sociales son eso, redes SOCIALES. El debate es mucho más amplio porque las consecuencias del libre acceso a internet para ellos las estamos viendo ahora. ¿Cuántos padres dicen que no entienden que su hijo que ha sido educado de la manera correcta haga ciertas cosas? Hay que enfocarlo socialmente, no es un problema de reputación social sino de SEGURIDAD personal. Antes veías una cara, a una persona; ahora ves una foto o sólo un whatsap. El tema es mucho más serio que hablar de reputaciones sociales y son cosas que a un adolescente le cuesta. Pero es mi humilde opinión...

  2. #16
    Andrés

    Por añadir más "leña" al debate que se está generando aquí: ¿No será que la generación Silver surfers (esos que empezamos a descubrir redes sociales y demás) tenemos una forma fantástica de decir que damos libertad a los adolescentes pero a su vez de controlarlos?. El móvil con Internet es un océano, y cortar los ingresos como decía Cristina Rodríguez puede parecer que sirve pero no lo hace. Por lo general la prohibición lo que genera es ganas de hacer lo que no te dejan, y además no puedes impedirle en el siglo XXI a una persona el acceso a determinados sitios, ¿no véis que cualquier compañero tiene móvil?. Voto por Elisa Escobedo, aunque lo que dice Valeria es cierto ;) saludos de un silver surfer jajaja

  3. #15
    Cristina Rodriguez

    Yo lamento discrepar con ambas. Me parece que internet es demasiado amplio como para dejar que tus hijos naveguen y descubran cosas por allí sin control más que con tus palabras. Si limitas su navegación del móvil y su tarifa y progresivamente la amplias es muy probable que corras menos riesgos que si dejas libertad altruista.

  4. #14
    Marga Lopez

    Una hija y una madre hablando de este tema en un blog, ¡¡Que interesante!!, que cansada estaba de escuchar opiniones de expertos cuando los mejores expertos son quienes vivimos esta situación. Mucha suerte

  5. #13
    Lorenzo Aguirre

    Me llamo Lorenzo y es la primera que vez que comento aquí, En mi caso tengo dos hijos de 10 y 12 años respectivamente y no es tan sencillo controlar lo que tu hijo puede o no hacer, asi como no es fácil aprender las nuevas tecnologías que ellos manejan. Lo que si creo es que los riesgos o "meteduras de pata" que todos hemos cometido en nuestra infancia (y que nos han servido para aprender) son mucho más peligrosos por internet. Pensamos que los niños tienen madurez, pero no la tienen y es con experiencia como van cogiéndola. Las consecuencias de que la tecnología vaya tan rápido pueden ser muy positivas, pero tiene unos riesgos que no se controlan con prohibiciones sino dialogando, contando las cosas, y siendo más que nunca respetuosos con lo que ellos hacen en su medio que es el móvil. Gran entrada.

  6. #12
    makertan

    Yo la parte de los padres no puedo entrar a valorarla porque no lo soy. Sin embargo he descubierto las cosas de internet porque no me han hecho prohibiciones, porque me han sabido dar libertad. Valeria aporta una parte central al debate, ¿cómo pretendemos saber qué hay que controlar y cómo hay que educar si no conocemos el medio? Y esta pregunta explica también otro tema central (más allá del 3+2 de las universidades), ¿cómo logramos formación de calidad si quienes educan no tienen (en su mayoría) motivación para adaptarse? Creo que para poder entender a las generaciones venideras deberíamos ponernos en su marco y es algo que desgraciadamente no se está haciendo. Un saludo.

  7. #11
    Pedro Javier Mula

    Conocí esta página por un artículo de Facebook y hoy me ha gustado este debate. Mis hijos me han enseñado todo lo que se en todas estas nuevas tecnologías como son Facebook, móviles, tabletas, ordenadores, etc, y les estoy muy agradecido por ello. Estoy de acuerdo con Valeria pero cambiaría el introducir a los hijos en este mundo por introducir a los padres, ya que muchos de nosotros se nos viene encima y se nos hace muy grande todos estos avances de los que estamos perdidos.

  8. #10
    Silvia Dueñas

    Pues yo estoy de acuerdo con Elisa. La solución a como solucionar este avance tecnológico entre nuestras generaciones (padres e hijos) consiste en utilizar el término medio. Así los hijos captarán que nosotros los padres no les suponemos un exceso de control para ellos negativo y nos harán partícipes también de sus avances en estas tecnologías que muchos desconocemos.

  9. #9
    Diego López

    Qué buen debate para esta semana!! Me parece muy acertada la opinión de Valeria. No todos los padres han incorporado muchos de los avances tecnológicos que han ido surgiendo hasta ahora a sus vidas como si que lo ha hecho Elisa, por lo que considero que aquellos que no sean o no estén capacitados para dar la educación digital que hoy en día pueden requerir los hijos, deben dejarla en manos de cualificados para ello y a su vez éstos padres formarse para continuarla.

  10. #8
    David Marconell

    Debate de actualidad, pero como en muchas ocasiones saltamos cuando los problemas saltan y esto es algo que estaba entre nosotros desde hace tiempo. De acuerdo con Valeria, muy buen artículo, y por supuesto de acuerdo con Elisa. Y hay una opinión con el que estoy muy de acuerdo y es la de Goya Román. Si, por supuesto la educación tiene mucho que hacer y un gran recorrido (véase que lleva años haciendo EEUU en este sentido) pero no dejemos todo en manos de colegios, pongámonos la pilas nosotros para educar desde el conocimiento y no desde la ignorancia. Buenos días a todos.

  11. #7
    Bruno Fernández

    Sí, es un problema de educación, estoy de acuerdo. Y de concienciar desde pequeños. Cada vez más vemos a niños enganchados a la tecnología: móviles, consolas, ordenadores ect.... es una cuestión de poner normas en casa que haga concienciar de cuando hay que usarlos y cuando no.

  12. #6
    Rodrigo Andrés

    De acuerdo con Valeria. Desde la educación en los colegios se debería orientar e informar a los niños de los peligros y buenos usos de los dispositivos. De su uso ya se encargan de hacerlo ellos mismos desde que son pequeños :)

  13. #5
    Raquel Díaz

    Gracias por este tipo de debate. Actualmente creo que es una problemática a la que nos enfrentamos los padres cuando nuestros hijos crecen y nos piden su primer móvil. ¿Cuál es la edad recomendada? ¿Hay que limitar las funcionalidades del móvil para proteger su intimidad? ¿Revisarles el teléfono periódicamente o confiar en que harán un buen uso de él? Me parece que es cuestión de poner límites y de educar a nuestros hijos para que hagan un buen uso responsable que no afecte a su intimidad

  14. #4
    Goya Román

    En primer lugar buenas tardes a todos y gracias por leer mis palabras. Los buenos deseos y esperar que la educación en este país amplíe sus materias a las digitales podría suponer años, y seguro que para entonces los jóvenes y adolescentes de hoy, solucionarán estos problemas con sus hijos mejor que nosotros lo hacemos, porque han vivido y se han subido al tren de la tecnología, cosa que a nosotros aun nos cuesta. Sin duda, creo que es algo que nos corresponde a nosotros hacer si queremos dar una solución a corto plazo y queremos educar con criterio, no bajo la prohibición o permisibilidad absoluta que da el desconocimiento y que da lugar a los enfrentamientos y a no saber hablar un mismo idioma que es el digital. No es necesario estudiar un master ni hacer un curso para entender los avances de la tecnología, solo es necesario querer hacerlo y un poco de tiempo. Tenemos todas las herramientas en nuestras manos y os lo dice alguien que lleva poco, muy poco navegando en el mundo de lo digital e investigando como puedo qué es cada cosa y para qué sirve. Bravo por Elisa y por las madres y padres que se preocupan en invertir su tiempo para saber solucionar y hablar el mismo idioma que sus hijos.

  15. #3
    Oscar

    Estoy de acuerdo con Valeria cuando dice: "nuestros padres, gobernadores y responsables máximos de nuestra educación, deberían introducirnos también en el mundo digital y prevenirnos de sus debidos riesgos". Sin lugar a dudas y como también apunta Mariano en su comentario, somos nosotros los máximos responsables si, pero ayuda de la educación de este país!! para nosotros y las generaciones que vienen. De poco sirve solucionar si no atajamos el problema o en este caso la falta de conocimiento. Buen artículo.

  16. #2
    Mariano

    Sin lugar a dudas aquí tiene o debería tener mejor dicho, un papel muy importante la educación en escuelas y universidades. Una educación pública que debería promover el uso de dispositivos digitales en las propias aulas y del mismo modo que se enseñan asignaturas como historia, arte, matemáticas, lengua... también lo hiciesen con las nuevas tecnologías. Tengo dos hijos y por mucho que lo intente, me es imposible llegar a entender muchas de las cosas que hacen en Redes sociales por ejemplo. Imposible! Y si no lo entiendo, cómo puedo darles consejos sobre ello? Si, intento formarme, abrirme una cuenta en facebook e investigar pero no tengo horas en el día para conseguir entender. Esto debería subir mucho más arriba. Muy buenas palabras las de Valeria en su texto. Ojalá esta reflexión fuese la de muchos adolescentes. Tengo la sensación de que esto nos empieza a superar a todos.

  17. #1
    Gracia Ribés

    Es una confrontación de pareceres muy interesantes. Yo también comparto el espacio de trabajo con mi hijo adolescente, me parece que es una forma de compartir el espacio virtual también. Aprendo mucho con él, no os voy a hablar de su pericia -ya se ha convertido en el técnico de la casa, y eso nos enorgullece. Sin embargo hay muchas cosas en las que me consulta y sobre las que con calma le voy haciendo indicaciones. Gracias por vuestras opiniones

Createch540º en tu correo

Createch540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top