Cara a Cara

1 + 1 no siempre es 2: Colaboración estratégica de empresas

“El secreto de mi gran éxito, fue rodearme de personas mejores que yo” – Andrew Carnegie.

En la actualidad, vemos como cada vez más iniciativas, nacen de la colaboración entre empresas. Y datos como que un 54% de las empresas encuestadas en el informe: “Estado actual del b2b en España 2015”, tuviesen actividad b2b, lo demuestran. Que la tecnología sea más accesible, no hace sino potenciar esta tendencia. Al final, la regla es sencilla: aunar esfuerzos ofrece múltiples ventajas.

Sin embargo, en esto de la colaboración estratégica existen barreras, limitaciones y temores que tienen su razón de ser. 

Por lo que es vital saber rodearse de las compañías adecuadas. Aquí la suma de 1 + 1 puede dar un resultado superior a 2 o bien todo lo contrario y darnos negativo.

En este cara a cara, Miguel Montoro y David Marconell, nos contarán cuáles son las ventajas y los inconvenientes de la colaboración entre empresas.

¿Qué pesa más?; ¿las ventajas de asociarse con otras empresas o los posibles riesgos inherentes? ¿Os animáis a contarnos vuestra opinión?

 

Miguel Montoro Ortega opina...

Las empresas a día de hoy, para poder ser competitivas deben intentar perseguir tres estrategias: mejorar la productividad, ser más eficientes y eliminar cargas que no son “core”, es decir: para poder hacer más con menos, es importante la colaboración entre empresas.

En mercados competitivos, donde la velocidad y la inmediatez son clave, la alianza entre empresas ofrece beneficios mutuos a la hora de aprovechar la creatividad, la experiencia y los recursos de otras empresas para conseguir soluciones en menos tiempo — y a un menor coste muchas veces que desarrollarlo— que desarrollarlo “in-house”.

Nuestro objetivo como empresa es poder ofrecer el mejor producto posible a nuestros usuarios y para ello, debemos de aprovecharnos del trabajo que realizan empresas líderes en sus sectores e incorporarlo en nuestra oferta. Es más, en algunos casos podemos asociarnos con nuestros rivales para desarrollar un nuevo producto donde podamos sufragar los costes de i+d, canales de distribución o logística y disfrutar de unos beneficios mutuos en vez de competir entre nosotros.

Resumiendo, la colaboración ya no es sólo una estrategia, es la clave para el éxito empresarial a largo plazo y las empresas que se den cuenta de esto, serán las que tengan éxito en la nueva economía global.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

David Marconell Irisarri opina...

Las asociaciones tanto te pueden ayudar como arruinar un negocio o empresa. Esto pone de manifiesto los riesgos que implica la asociación y la necesidad de elegir con cuidado a tu socio.

Antes de asociarnos debemos preguntarnos:

1) ¿Necesitamos realmente un socio?

2) ¿Cual es el socio adecuado, que es lo que buscamos en el?

Si este análisis lo hacemos mal y elegimos el socio el equivocado, nos exponemos a perder el tiempo, que no vuelve, perder el negocio (falta de apoyo, conocimiento, implicación…) o a ejecutar mal el proyecto, que afectará directamente a tu reputación, que es lo más preciado que se puede tener.

A nivel personal, el riesgo es también altísimo. Si el socio es inadecuado, incompetente, sin ética y con falta de compromiso, el mercado te asociará de esa manera y tu marca personal también quedará en entredicho, y esto es mucho más difícil de solucionar.

Pero no basta con que la persona y la empresa sean las adecuadas, otro factor clave es que las prioridades coincidan en el tiempo. Puedes tenerlo todo a tu favor y que por no estar alineadas, pierdas el proyecto o lo que es peor; tu reputación.

QUIERO DAR MI VOTO A ESTA OPINIÓN

Resultado de la votación

75%
  1. #10
    Adolfo Suárez

    Muy buenos puntos de vista. Si tengo que elegir uno, prefiero el de David.

  2. #9
    Anónimo

    Está claro que ambas opiniones de este cara a cara se complementan!! En tiempos de tantísima competitividad como en el que vivimos, es importante asociarse, y no con cualquiera; Hay que ser cautos y profesionales a la hora de buscar colaboradores y asociarnos para reducir costes y ser más efectivos; ésto podría hacer que el precio final se reduzca en un 20%... De lo contrario podría ser la ruina.

  3. #8
    Anónimo

    El modelo Open Source (quitando a los sectarios de Facebook o Apple),impera desde hace mucho en la industria tecnológica. Conforme más empresas nos sumemos a la colaboración, menores riesgos habrá. Voto a Miguel.

  4. #7
    Juan Salvador

    Estoy absolutamente de acuerdo con lo que expone David Marconell. La suma de variados factores y solo un buen resultado de la misma determina la elegibilidad de un socio adecuado

  5. #6
    Miguel Alvarez

    Decía el bueno de Fibonacci que "es más probable que 2 + 2 esté más cerca de 5 que de 4". Y aunque matemáticamente se puede demostrar que 2+2=5 (con un truco), la realidad, reflejada en la holística de Aristóteles (y recogida por la Gestalt) nos demuestra que el "todo es más que la suma de las partes" como nos realza Miguel. También coincido, el todo puede ser menos que la suma, si no se tienen en cuenta los factores que narra David Marconell. ¡Gran cara a cara!

  6. #5
    Eduardo Madinaveitia

    Por supuesto que 1+1 no siempre son dos. Cuando yo presento mis estudios Vigía y Zenthinela siempre digo que si sumo mis incertidumbres con las tuyas obtenemos una incertidumbre menor que la de cualquiera de los dos (en ese caso 1+1=0,5, por ejemplo). Claro que hay que saber con quién te asocias, alguien que te aporte y a quien aportes. Si alguna de las partes del acuerdo no está satisfecha el acuerdo no durará.

  7. #4
    Marta Arango

    ¡Claro que si! Hay que abrirse, el proteccionismo de gente como Trump no puede traer nada bueno!!!

  8. #3
    Maribel Hernández

    Mi voto es para David, veo más inconvenientes que ventajas a la hora de asociarnos. El ser humano es muy de agrandar los errores y minimizar los aciertos (normalizarlos). Aunque en costes, desarrollo o aprendizaje, es clave hacerlo, cuánta mayor implicación en la asociación, mayores posibilidades de que si algo sale mal, caigas con todo el equipo. Le pasó recientemente a Samsung por derivar su producción de baterías de phablet. Soy de colaborar, pero poco a poco...

  9. #2
    Rafael Sanz

    Yo creo que cada vez más, el riesgo reputacional a nivel empresarial por asociación, tiene más que ver con no asociarse, con no arriesgar etc. que con hacerlo. En casos de autónomos y freelance, el riesgo es muchísimo más alto porque no tienes el apoyo de la marca.

  10. #1
    Julián López

    Muy buen cara a cara. Evidentemente vivimos en la era de la colaboración, eso es un hecho. Pero los riesgos son muy altos... y los beneficios de colaborar deben superar con creces a estos. Pondré otro ejemplo: Pokémon Go, quién se encargó del desarrollo, de la comunicación, de las mejoras etc. fue Niantic, Nintendo sólo puso el nombre y me imagino, que sería precisamente por el famoso riesgo reputacional que como bien cita David, es el más preciado y difícil de recuperar.

  11. Createch540º no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus usuarios y visitantes, y se reserva la eliminación de comentarios fuera de tono o lugar
Createch540º en tu correo

Createch540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top