Videojuegos sin fronteras, una herramienta para cambiar el mundo

videojuegos, mundo, fronteras, educación

Mi nombre es una premonición. He estado viviendo y vinculada al mar desde hace muchos años. Los últimos 2O más o menos. O 30…

Estábamos llevando un velero desde Barcelona al Caribe, cuando me toca en mi guardia un novato en la navegación. Francesco, en su viaje de iniciación peregrino marino. Hola grumete, las horas de la guardia son de mañana y tarde, el café tiene que estar listo y como tendremos tiempo, cuéntame, a qué te dedicas?

“Los VG son una poderosa industria que mueve más de 1.163 millones de euros. Más que las industrias de la música y el cine juntas

Hago Videojuegos, me contesta. No me gustan los videojuegos, le digo. Va a ser una travesía interesante. Además del café, prepara una charla sobre violencia y videojuegos. A las 0200 en cubierta. Hay oleaje, así que los peces estarán contentos con la cena extra.

Os cuento esta primera vez, porque fué mi encuentro con el que hoy es mi jefe. Francesco Cavallari me fue contando muchas cosas de los VG. Su paso por Ubisoft y cómo había iniciado un viaje sin destino pero con una meta clara. Hacer que los videojuegos fueran una herramienta para cambiar el mundo.

Los VG son una poderosa industria que mueve más de 1.163 millones de euros. Más que las industrias de la música y el cine juntas. Al final se trata de contar historias y de jugar, porque entonces es cuando nuestro aprendizaje es mayor…

Yo que había dejado de ser una joven promesa en la dirección de programas de televisión, para montar una productora y hacer documentales submarinos… Y venía de plantar corales en una pequeña isla de Indonesia…

Ahí me ganó Francesco. Eso y que se convirtió en un excelente marinero que ya no da de cenar a los peces. Yo me bajé antes del destino previsto, pero al cabo de unos meses, Francesco me llamó y me dijo que me iba a contar una historia que me gustaría. Había dejado UBISOFT y se iba a Burkina Faso, el lugar con la peor conexión de internet, para ver si podía hacer un videojuego.

VIDEOJUEGOS SIN FRONTERAS acababa de nacer. Y yo fui reclutada para empezar a llevar la comunicación y ayudar a este incipiente sueño. Todo, por supuesto, sin un euro en el bolsillo y con cada vez menos reticencias el mundo del VideoJuego. Francesco es muy persuasivo y un gran profesional y sobre todo, es capaz de hacer un videojuego de cualquier cosa, con éxito.

Durante el año pasado, VGWB.org se presentó a una llamada internacional de la NORAD. La agencia de cooperación Noruega, que decidió ser más proactiva y cuidadora con una generación de niñas y niños Sirios atrapados en un conflicto que va por su séptimo año.

Además de las miles de tragedias, había que diseñar una app, que se pudiera jugar sin conexión a internet y que facilitara el proceso de alfabetización a través de un programa curricular de lectura y escritura para edades de cinco a diez años. Un año más tarde, y tras muchos competidores que se quedaron por el camino, Antura y las letras, fue el ganador del concurso.

Si conocen a ONGs que trabajen con árabe parlantes, por favor, pasen el link. Es gratuito y sabemos que ayuda a muchas niñas y niños a paliar la falta de su escolarización y a soportar de una manera mejor el trauma de la guerra. Nos llegan noticias también desde Argelia donde lo están utilizando para ayudar a mujeres a leer y escribir y así poder cambiar sus vidas. Cada vez más mujeres llegan al territorio del VG para cambiarlo y transformar y crear nuevos mundos.

Educación, medicina, simulaciones colectivas, una gran inteligencia colectiva al servicio de la comunidad de VGWB. Una comunidad abierta y que sigue creciendo.

Más de 150 personas en más de 25 países con un ADN común: hacer videojuegos que transformen la sociedad.

Esta es una de las grandezas de los videojuegos. Y esto es por lo que, ahora sí contratada, soy la directora de comunicación de VideoJuegos Sin Fronteras. Navegando por nuevos mapas interactivos con el mejor de los capitanes y una tripulación internacional, multidisciplinar e intergeneracional, de la que me siento orgullosa y aprendo cada día.

Ahora sí creo que los videojuegos pueden cambiar el mundo. Y lo estamos haciendo.

  1. #5
    CarmenElena

    Qué envidia y qué maravilla de proyecto, ¡Felicidades! Sin duda los juegos, en este caso los VG, son una gran herramienta para llegar y traspasar las fronteras en un mundo lleno de obstáculos para llegar a los más necesitados a través de algo tan básico y enriquecedor como el juego. Trabajar para mejorar la humanidad es una pasada... aunque muchas veces se compliquen las cosas, la perseverancia y las ganas de desarrollar un proyecto tan lucrativo, es sin duda un largo trecho, pero con resultados maravillosos. Gran post

  2. #4
    Miguel Álvarez

    "No te preguntes qué puede hacer el mundo por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por el mundo". Me maravillan iniciativas como ésta, mucha suerte y todo mi apoyo a videojuegos sin barreras!!

  3. #3
    Laura Campos

    Buen camino el de los videojuegos para educar. No en vano, hay ONG como Amnistía Internacional o Acnur que ya han explorado estas vías, pero para recaudar fondos (impactando al usuario del primer mundo), no para que la usen los niños / personas desfavorecidas. Bravo por la propuesta y muy de halagar lo que ha hecho Francesco, no es fácil dejar una empresa como Ubisoft para crear VGWB. Os deseo todo el éxito posible.

  4. #2
    Emma Castel

    Genial iniciativa! Y qué mejor manera de ayudar con el idioma de los niños, el juego. Mucho éxito!

  5. #1
    Marcos Andrade

    Mi admiración por proyectos como este. Yo también creo que la gamificación puede ayudar en muchos casos no sólo a dar oportunidades, sino a romper la brecha digital y a descubrir nuevas formas de pensar. Jugar al final es lenguaje universal, ¡mucho ánimo!

Createch540º en tu correo

Createch540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top