Lenguaje no verbal: ¿Una nueva asignatura en la escuela?

Una escuela centrada en la escritura.

Tenemos que estar preparados para ver grandes cambios en el sistema educativo en los próximos años. Y los docentes, preparados para llevarlos a cabo. Esto si queremos que la escuela sea de verdad, un espacio donde construir mejores sociedades a base de guiar y fomentar el crecimiento de cada individuo.

Aunque ya estamos iniciando el proceso de cambio, todavía queda mucho para darle la vuelta a la tortilla: pasar de transmitir gran cantidad de información de dudosa utilidad, a desarrollar habilidades de todo tipo, para formar personas en su sentido más amplio: ciudadanos responsables, competentes como profesionales, integrados socialmente, críticos, inteligentes emocionalmente y, en la medida de lo posible, felices.

La escuela tradicional se ha centrado en la enseñanza de la comunicación escrita y formal – y tendrá que seguir en esta tarea – pero esto nada tiene que ver con educar en inteligencia emocional o en habilidades de comunicación, dos hermanas gemelas muy difíciles de separar.

Hasta ahora, se ha relegado la expresión oral, tanto formal como informal, a un discretísimo segundo plano. Al acabar nuestra educación secundaria o universitaria, muchos de nosotros no hemos hecho nunca una exposición en público, ni hemos participado en un debate. Por otro lado tampoco se ha fomentado la práctica de las soft skills, tan necesarias para la vida cotidiana: tener una actitud positiva, escuchar activamente, empatizar, ser asertivo, saber dialogar, saber argumentar o negociar en los pequeños asuntos de cada día.

El sistema educativo presupone que ya sabemos hablar y que hemos aprendido en casa. Así, se margina la expresión oral y, como consecuencia, se ignora la importancia de lo no verbal en la comunicación, que es clave en toda relación presencial y ahora también de cualquier telecomunicación con imágenes. No es extraño que de nuestras escuelas y universidades hayan salido eminentes científicos, valiosos expertos e ilustres escritores con verdaderas carencias en cuanto a su capacidad de comunicación. Porque una cosa es saber hablar, otra saber escribir y otra saber comunicarse.

¿Enseña la escuela lenguaje no verbal?

Realmente, en la escuela siempre se ha enseñado comportamiento no verbal. Aclaro: se ha impuesto, pero pocas veces se ha explicado. Y solo en los últimos tiempos se ha integrado el tema en algunos manuales de lengua como algo complementario, no esencial.

La transmisión de hábitos no verbales se ha realizado tradicionalmente fuera del currículo académico, es decir, en el marco de la normativa de comportamiento. Pongamos ejemplos: subir las escaleras en fila, ponerte de pie al entrar el profesor, levantar la mano para pedir la palabra, sentarte “bien”, son muestras de educación no verbal que, a su vez, lo son de educación en buenas maneras. Pero esto es adiestrar en un modelo de comportamiento no es educar en el uso consciente del código ni tiene nada que ver con dotar al alumno de un criterio para que pueda utilizarlo a su conveniencia.

¿Se enseña lenguaje no verbal en las escuelas?

¿Por qué es necesario educar en comunicación no verbal?

Porque significa aumentar la capacidad de cualquier persona y el nivel general de cultura comunicativa de una sociedad. Veamos cómo:

  • Descifrar los mensajes no verbales de los demás es imprescindible para comprenderles, para empatizar con ellos, para conocer sus intenciones. Hay que explicar a los niños cuáles son las pautas de conducta para una adecuada relación social, familiar, la diferencia entre lo formal y lo informal, etc. Hay que explicarles cómo actuar en el marco de la cultura propia sabiendo que no es la única forma de comportarse válida en el mundo.
  • Además, igual que se estudia geografía universal, historia de las civilizaciones o lenguas extranjeras, habría que dar a conocer la conducta no verbal de otras culturas pues nos ayuda a comprenderlas cuando viajamos o a integrar a los extranjeros que acogemos. Podemos construir desde la escuela, desde niños , una sociedad más igualitaria e integradora.
  • Por otro lado el conocimiento de este complejo sistema nos puede prevenir de intentos de engaño, de relaciones tóxicas, de conflictos absurdos. Y nos puede dar claves para descifrar planes de manipulación a través de campañas publicitarias o propagandísticas.
  • Dominar y estar entrenados en el uso de los códigos no verbales permitirá a los niños ser más eficaces en sus interacciones, más persuasivos; tendrán más posibilidades de éxito en una entrevista de trabajo, en una presentación en público o una negociación.

Pero el estudio del lenguaje no verbal puede ser útil en muchos otros sentidos, no tan obvios como los anteriores. Me interesa mucho resaltar que, por ejemplo, puede ser de importancia capital en la consecución de una auténtica igualdad de oportunidades para cualquier persona sea cual sea su sexo:  contribuiría a construir una sociedad más libre de los estereotipos de género; estaríamos más preparados para superar el eterno rol secundario de la mujer; podríamos trabajar contra la violencia desde las aulas; evitaríamos  situaciones injustas en una sociedad donde todavía se discrimina por la orientación sexual, etc. Para que esto no se quede solo en la teoría vamos a lo práctico:

Podríamos mostrar a las niñas –y también  a los niños, claro – cuáles son los gestos que denotan sumisión y cómo reconocerlos en su propia conducta; cómo detectar las actitudes que las llevan a ocupar espacios poco visibles y de poca proyección profesional; cómo gestionar las indumentarias que las bloquean físicamente y las condicionan emocionalmente; cómo desarrollar la capacidad para descifrar tentativas de abuso o los primeros síntomas del maltrato; cómo utilizar el lenguaje corporal y la voz para transmitir autoridad y liderazgo; y un larguísimo etcétera.

Para una sociedad más sana y humana, hay que educar para la comunicación no violenta desde el primer día de su vida a todos las personas, y esto significa educarles también en comunicación no verbal. En la escuela y en casa, como materia de estudio y, sobretodo, con el ejemplo.

Pero, como siempre, cuando llegamos a este punto de la reflexión, aparecen las preguntas críticas. ¿Quién formará a los docentes, responsables de transmitir conocimiento en nuestro país?

¿Qué gobierno y qué equipo técnico asesor es consciente de la importancia de esta educación no verbal? Y en el caso de que estos políticos y expertos existan ¿tendrán la voluntad de integrar este tema en el currículo? Enseñar lenguaje no verbal es enseñar a descifrar comportamientos humanos y a tomar las riendas de la propia comunicación. Me pregunto si esto interesará alguna vez a quienquiera que ostente el poder.

Una vez más la sociedad le tiene que pedir a la escuela no solo que se ponga al día sino que lidere una educación capaz de provocar cambios culturales profundos y de voluntad universal, hacia una nueva era.

  1. #9
    Teresa Baró Catafau

    Muchas gracias a todos por participar en esta conversación. Mario A: Ya hace años que resulta preocupante el escaso dominio que tienen los alumnos -incluso universitarios- de la escritura, tanto en la forma como en la capacidad de expresar ideas. Creo que forma parte de la tendencia general a ser más permisivos en todo y de no dar importancia a las normas. No me gusta nada, pero creo que es una tendencia que irá a más. Precisamente defiendo que la escuela debe ser un lugar donde se enseña a comunicarnos bien a través de todos los lenguaje posibles. Pilar Man: Es muy probable que los gobernantes no sean los más indicados para decidir cómo tiene que ser el sistema educativo. Y los padres no tenemos por qué estar preparados en todo y sustituir a la escuela. Los padres más atentos y conscientes de la importancia de la comunicación pueden formarse, leer y entrenar sus propias habilidades para poder dar un buen modelo a sus hijos, que es la mejor forma de educar. Rubén Sánchez: Totalmente de acuerdo. Y los padres también somos responsables de esta educación. El lenguaje no verbal tiene mucho que ver con el civismo, las buenas maneras y la cortesía. Y evidentemente con los valores. Cuando respetas a los demás, ¡se nota en tus movimientos! Paloma. Exacto. Como menciono en este post y en el anterior, es necesario entender que nuestro lenguaje no verbal no es universal ni el único válido. Luis Olmos: No puedo estar más de acuerdo. Debería ser una especie de pacto social donde familias, escuela, medios de comunicación y otros, nos enfocáramos en lo realmente esencial de la educación: educar seres humanos. Marketan: Cierto. Se nota mucho de qué país eres cuando se trata de exponer en público o de vender o de relacionarte con los demás. En España, hablamos mucho, mucha tertulia de café, pero nos expresamos muy mal, especialmente en situaciones formales. Marta. Sí, los profesores de lengua siempre han defendido la idea de que todo profesor es profesor de lengua. Y con el lenguaje no verbal pasaría lo mismo. Son competencias que están presentes en cualquier actividad, profesión, acto social, etc. David. Pues sí. Si desarrollamos estas habilidades desde la infancia evitaríamos los fracasos en la adolescencia o en la vida adulta. La timidez, la falta de recursos expresivos, las carencias en un comportamiento sociable... provocan un techo profesional a muchas personas muy competentes técnicamente. El que se da cuenta, tiene que aprenderlo de mayor, con la inversión en tiempo y dinero que esto requiere. Saludos a todos. Teresa

  2. #8
    Mario A.

    Y mientras la sociedad empieza a reconocer el lenguaje no verbal y su importancia, paradójicamente, esta misma sociedad destroza el lenguaje verbal con términos aceptados como Cocreta, Almóndiga asi como con el fallo en el uso de los pretéritos, los imperativos y demás. Un despropósito vamos, y consecuencia en parte, de no educar en ambas cosas a la vez.

  3. #7
    Pilar Man

    Muy bien dicho pero, ¿qué hacemos si estos 'gobernantes' deciden no hacer nada?, ¿podemos enseñar a nuestros hijos comunicación no verbal desde casa?, ¿cómo?

  4. #6
    Rubén Sánchez

    Yo creo que no es sólo el lenguaje no verbal; hay otra cosa que se está perdiendo y que antes si se enseñaba adecuadamente en las escuelas: hablo de valores, hablo de compromiso y hablo de modales y formas. ¿De qué sirve enseñar lenguaje no verbal si olvidamos el "por favor", el "lo siento" o el "buenas tardes"? es un asunto más complejo de lo que parece, aunque el artículo da en el clavo en muchos aspectos

  5. #5
    Paloma

    Gran puntualización Teresa, el lenguaje no verbal de nuestra cultura es importante, pero un mundo cada vez más global; es básico aprender no sólo nuestro lenguaje no verbal, sino el de otras culturas tan dispares como la japonesa, o la cultura india.

  6. #4
    Luis Olmos

    Está bien incidir acerca de la importancia de cambiar la escuela, pero la educación empieza en casa y es un círculo vicioso. Hasta que la mentalidad de muchos padres y madres no cambie respecto a la importancia del lenguaje corporal, gestual y el no verbal; ¿de qué sirven estos cambios si los padres siguen creyendo que lo que importan son las ciencias?, ¿cómo cambiar un sistema si quiénes están dentro, no ven la importancia en los estudios más allá de un futuro profesional? En la calle, hablando de Lenguaje no verbal, de Coaching etc. son muchos los que piensan - y perdón por la expresión - que son "tonterías". Creo que éste es el mayor foco sobre el que centrarnos. Y sobre lo que comentas Teresa, estoy completamente de acuerdo. Un saludo.

  7. #3
    @makertan

    Que los italianos tengan la "fama" de ser buenos vendedores, responde en parte a esto. En su caso; y ya desde pequeños, hacen exámenes orales. No es casualidad que no tengan problemas a la hora de exponer en público, o que gesticulen tan bien. Creo que es muy necesario dar un vuelco a todo este sistema educativo de los años 70, que los profesores no sólo enseñen sino que ayuden a que sean los alumnos los que encuentren soluciones. Y en ese camino del no tratar a los niños como robots, sino dejar que vayan descubriendo y los profesores orientando; está el futuro de la educación. Y no concibo ese futuro sin una educación basada en una comunicación integral en todas las variantes ¡Fantástica reflexión Teresa!

  8. #2
    Marta Gómez

    Creo que la sociedad empieza a ver la importancia de todo esto, el problema está en que quiénes deben ponerlo en marcha no saben (grave) o no quieren (peligroso) ponerlo en marcha. Sólo espero que el día que alguien se atreva de verdad a implantarlo, no lo haga como una asignatura suelta como la religión sino de forma INTEGRADA dentro de todas las asignaturas, porque al final; incluso en matemáticas, debes exponer tus tesis o tus ideas ante un grupo de personas. ¿Tal vez estamos pidiendo demasiado? de llevarlo a cabo, sin duda sería algo disruptor en la enseñanza.

  9. #1
    David

    Es que es exactamente eso; los niños son esponjas y asimilan mejor todo. Estoy convencido que si sabemos desde la infancia comunicarnos en todas las vertientes; nuestro desarrollo profesional y personal habría sido exponencial. Muchas gracias por este post!

Createch540º en tu correo

Createch540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top