Iros, almóndigas, cocretas… ¿debe “ir a misa” todo lo que diga la RAE?

Desde este otoño, la RAE contemplará en el Diccionario de la Real Academia Española (en adelante DRAE) “iros” como una forma más de expresar la segunda persona del plural del imperativo del verbo “ir”. Noticia que nos dejaba en primicia Arturo Pérez Reverte (escritor y miembro de la Real Academia Española) al responder a una duda de dos hermanos acerca de si el imperativo de ir se decía, “iros, íos o idos”.

Y es que, si hay algo en nuestro país que es motivo continuo de referencia es precisamente el DRAE. Cuando la RAE anuncia nuevas palabras admitidas en el diccionario, se genera siempre un debate entre detractores y partidarios de la inclusión de dichas palabras, intensificado en los últimos años con las redes sociales. Sabedor de todo esto, el propio Arturo ofrecía en Twitter la versión oficial de lo que pretende la Real Academia al incluir estas palabras.

Lo que diga la RAE, ¿va a misa?

En España, cuando algo es referencia, e incluso llega a niveles de irrebatible, se utiliza la expresión “va a misa”. Y la RAE, para muchos, lo sigue siendo.

Sin embargo, la lista de palabras incluídas en el diccionario controvertidas en los últimos años ha ascendido. Algunas de las palabras más polémicas son vulgarismos ,-que como tal se especifican en el propio DRAE, como: almóndiga, cocreta, otubre norabuena, toballa, vagamundo, conceto, etc. pero hay muchas más. Y se produce un debate entre los que creen que la Lengua debe ser un ente vivo que evoluciona, y aquellos más puristas que no ven tan claro hasta qué punto deben incluirse palabras mal escritas en un diccionario de referencia para el mundo de habla hispana.

¿Qué criterio debería imperar a vuestro juicio en un diccionario como el DRAE, el uso común o la correcta gramática?, ¿se ha vulgarizado la Lengua y/o el DRAE?

Si un gran número de personas dice (o escribe) algo mal, ¿se debe aceptar?,  y si ése es el caso, ¿se puede reconocer como referencia un diccionario que incluye vulgarismos, o la RAE debería plantearse no aceptar aquello que no esté bien dicho?

En definitiva, ¿dejará de “ir a misa” todo lo que ponga el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española?

¡Esperamos vuestras opiniones del tema de la semana!

  1. #7
    Anónimo

    Triste futuro espera a tan bello idioma, ¡Qué desproposito! Señores de la RAE, Ios o idos a paseo a pensar un poco qué hacer para que la incorrección e ignorancia no cuenten, además, con vuestra honorable justificación y que con ella, muera cualquier mínimo propósito de enmienda.

  2. #6
    Laura Garrido

    Si el trabajo de la RAE consiste en registrar palabras más usadas, estén o no bien dichas... para eso no la veo necesario, hablamos con Google o Wikipedia y que se ocupen ellos. Precisamente la RAE lo que debe ser es una guía. ¿Cómo enseñamos a escribir a jóvenes si la referencia recoge términos que están mal escritos? Ya se que el diccionario de Oxford recoge abreviaciones como Can't o Wanna, pero lo de cocreta es como si mañana en el diccionario inglés escribimos GRÉNITCH (que es como se dice) para poner "Greenwich". Un despropósito... y una patada a la lengua española lo que desde el 2010 lleva haciendo la RAE.

  3. #5
    Valeria Sivera

    Claramente el señor Pérez-Reverte se contradice en sus tweets: primero, dejando claro que se puede hacer uso de "iros" sin complejos. Después, especifica que lo correcto, sin embargo, sigue siendo "idos". Esta misma contradicción se encuentra en la actividad de la RAE. Creen tener que registrar en el diccionario palabras absolutamente incorrectas, que degradan el idioma, cuando lo que debe especificar el diccionario son las palabras y expresiones de cada uno de los tres registros (a saber, estándard, coloquial y culto). No confundamos el registro coloquial-vulgar con la incorrección de palabras y usos ya existentes, y patentados como correctos.

  4. #4
    Clara Alonso

    La RAE debería eliminar las marcas, por su principio ese de "registrar aquello que use la mayoría de la gente aunque las use mal".

  5. #3
    Clara Alonso

    El principio de "la lengua evoluciona" es un poco ambiguo. Si lo llevamos a lo absurdo, podríamos extrapolar esta situación a las multas de tráfico: si una cantidad apreciable de conductores sobrepasa el límite de velocidad en un tramo, se entiende que debería cambiar el límite por el uso de ese tramo ¿no? Creo que hay límites en la recogida de palabras, y si, Anónimo tiene razón; la RAE claramente marca su posición de aceptación, pero la gente usa el DRAE como quiere y no va más allá del está o no recogida esa palabra. Según su propio dogma, y visto que la mayoría no lee las marcas; la RAE debería eliminarlas. Saludos!

  6. #2
    Anónimo

    No deberíamos valorar a la RAE por registrar palabras de uso común pues aún con registro, especifica la forma idónea de uso de palabra, si es palabra en desuso, vulgarismo etc. Incluir las palabras en el DRAE NO es sinónimo de que se admitan como formas correctas... respondiendo a la pregunta, lo que dice la RAE va a misa, pero con su contexto adecuado. Almóndiga está recogida pero la RAE especifica que su uso es un vulgarismo, con lo que NO LO ACEPTA como tal.

  7. #1
    Julián López

    Decía un sabio que si millones de moscas comían mierd*, necesariamente ésta tendría que ser buena. En el caso concreto del "iros" si estoy de acuerdo porque las otras formas no tienen fonía, sin embargo es aberrante ver lo de almóndiga. Entiendo que la lengua mute, pero si es para involucionar quizás deba plantearse la RAE que el principio a regir no debería ser el de "uso" del lenguaje. Sobre todo, en el caso de los vulgarismos. Están vulgarizando su propio diccionario...

Createch540º en tu correo

Createch540º en tu correo

¡No te pierdas ningún contenido!

¡Muchas gracias! Hasta pronto :).

Top